En Rivadavia

Apuesta por la aventura

El municipio de Rivadavia es uno de los pocos departamentos en la provincia que, por intermedio de sus políticas y en conjunto con las instituciones deportivas, incentiva la actividad del deporte aventura a través del espacio para el kayak, el triatlón y el andinismo.
lunes, 06 de febrero de 2012 · 09:18

Por Luz Ochoa
Especial para Tiempo de San Juan

El deporte aventura es una de las actividades que más explotación podría llegar a tener en una provincia como San Juan, trazada por diversos ríos y por grandes montañas que crean un escenario natural único. Es por ello que en Rivadavia decidieron aprovechar al máximo la geografía y mixturan deporte, naturaleza y turismo.

La Municipalidad de Rivadavia le posibilitó el espacio al Kayak Club San Juan para practicar la disciplina extrema en la zona del Río San Juan, ubicada al sur del paredón del Dique de Ullum. Allí, se creó una ola artificial, la única en la provincia y en el país, la  segunda en Sudamérica. Según cuenta el presidente del club kayakista, Mauricio Caif, competidores de todo el continente vienen a probarla.

“Gracias al gobernador José Luis Gioja y al director de Hidráulica, Jorge Millón, nosotros hoy contamos con un lugar excepcional para poder desarrollar el kayak. Fue una obra muy importante la que se hizo”, manifiesta Caif, en referencia a la ola artificial. Y explica: “Durante el invierno pasado, cuando no había agua en el río, se crearon las condiciones ideales para lograrlo. Las máquinas modificaron el terreno del cauce y pusieron obstáculos de hormigón en diferentes niveles, lo que dio lugar al movimiento del agua”.

A pesar de algunos desencuentros con la nueva gestión de la municipalidad, Kayak Club San Juan llegó al acuerdo de tener la concesión del lugar y sólo los socios con seguros pueden acceder al territorio de práctica. “Queremos que el deporte se difunda, que la gente se acerque a conocer y que se enamore del kayak”, dice el presidente. De todas formas, el inicio de la disciplina se realiza en una pileta: “Para quienes quieran comenzar con la actividad, tienen que saber que siempre el primer paso es en una piscina”.

Por otra parte, en la pileta del camping El Pinar, un equipo de la Asociación Sanjuanina de Triatlón, Duatlón y Pruebas Combinadas efectúa sus entrenamientos, ya que el lugar cuenta con la infraestructura necesaria para poder realizar esa actividad.

Ahí está uno de los natatorios más importantes de San Juan, por su gran tamaño, inaugurado recientemente, el cual resultó ideal para el ejercicio del grupo de atletas que ponen a prueba sus habilidades físicas y que son el ejemplo para los chicos que asisten allí a las colonias de verano.

Desde el 25 de enero último, a cambio de la prestación del espacio, estos deportistas colaboran con los chicos que veranean en las colonias, realizan exhibiciones e invitan a que se animen a la práctica. Con el lugar propicio para la acción, los atletas de alto rendimiento contagian la adrenalina a los más pequeños, explicó Jorge Montaño, director de Deportes municipal.

En cuanto a los proyectos para el futuro, el andinismo es la práctica extrema en vista. En este caso, la intendenta Ana María López de Herrera se contactó con el ministro de Turismo Dante Elizondo para explotar la zona de La Quebrada. A su vez, Elizondo habló con el presidente del Club Andino Mercedario, Eduardo González, para acordar. El plan apunta a combinar turismo y deporte aventura.

“La idea sería que la gente pueda practicar tirolesa, parapente y trekking”, expone la intendenta. En caso de accidentes, cuenta que se está instruyendo a un equipo de rescate que trabajaría simultáneamente con el servicio de emergencias del hospital Marcial Quiroga.
 
Por su parte, el presidente del Club Andino Mercedario afirma que los proyectos a concretar con Turismo tienen relación con la creación de un parque aéreo. El mismo contaría con todos los elementos de prevención y con la instrucción de personal especializado. “Queremos, además de que se conozca el deporte, que las personas aprendan. En una provincia con tanta montaña, es indispensable que se sepan manejar. Por lo menos, deben tener el conocimiento mínimo”, declara González.

Ríos, montañas y sol son el paisaje que regala la naturaleza, que admiran, que disfrutan todos. El deporte aventura es un vínculo, una llave que abre las puertas del asombro con los escenarios imponentes de San Juan. Es el aprovechamiento, el disfrute de los recursos en su máxima expresión. ¿Qué mejor que la combinación de ambos?

Apasionados por el agua en acción

Kayak Club San Juan, afiliado a la Confederación Argentina de Canotaje, tiene tan sólo dos años de vida. Sin embargo, en ese poco tiempo alcanzó grandes cosas. En principio, el club contaba únicamente con sus tres pioneros, entre ellos el presidente Mauricio Caif. Hoy reúne alrededor de sesenta asociados de distintas edades. A fines de 2011, la institución tuvo la oportunidad de organizar el primer campeonato sudamericano de freestyle en el país, al cual concurrieron los mejores kayakistas. Además, dos deportistas del club  fueron los únicos representantes argentinos en el mundial pasado en Alemania. Hoy, con ánimos de seguir creciendo y alcanzar nuevas metas, su objetivo principal, según revela su máximo dirigente, es traer el mundial a la provincia en el 2013.

Enseñando la cultura de la montaña

El Club Andino Mercedario es la institución de escaladores con más historia y tradición en la provincia. Allí, convergen personas de diferentes edades cuya meta es adentrarse en la aventura de escalar cerros y poner a prueba su resistencia. Según explica su presidente, Eduardo González, es la única escuela que cuenta con profesionales especializados y de altísimo nivel. Con más de cincuenta socios, cada año, el club realiza sus escaladas deportivas y visitan el Cerro Blanco, La Quebrada de Zonda, entre otros lugares. Posee un equipo de rescate, compuesto por los mejores rescatistas de San Juan y se encuentran al servicio de la comunidad. “Cada vez que se pierde alguien, nos llaman a nosotros”, cuenta González. El presidente revela, también, que su labor va más allá de la práctica del deporte, que tienen el fin de educar la cultura de la montaña.