Economía

Turismo interno: qué se debaten los intendentes de los departamentos turísticos para habilitarlo

Por el momento, la decisión es esperar. Uno quiere que decida la Provincia. Qué hay en juego en cada comuna.
miércoles, 21 de octubre de 2020 · 22:47

La decisión de habilitar el turismo interno en los departamentos alejados es por estos días una de las preocupaciones que ronda en la cabeza de los intendentes de Jáchal, Calingasta, Iglesia y Valle Fértil. En el intento de apertura de principios de octubre solo recogió el guante el jefe comunal calingastino Jorge Castañeda. Hubo manifestaciones vecinales en contra de la decisión. Finalmente la apertura no se dio porque se detectaron los primeros positivos en la comuna. 

En Paren las Rotativas, el periodista Daniel Tejada contó que la intención del Ejecutivo provincial sería delegarle a los departamentos las decisiones sobre la apertura o no del turismo interno. El 22 de octubre está prevista una reunión entre las autoridades del Ministerio de Turismo y los caciques para informarles las últimas novedades. Lo que se juega cada departamento -Valle Fértil no está incluido porque el intendente Omar Ortiz no contestó los llamados de este medio-. 

Jáchal

En la comuna son 80 los prestadores turísticos, de los cuales no todos viven de esta actividad en forma exclusiva. El intendente Miguel Vega dijo que el tema está en evaluación, que siempre estuvo en la agenda, pero que considera que habría que esperar. 

El funcionario aseguró que a principios de octubre tomaron la determinación de no abrir luego de hablar con la comunidad y con los mismos prestadores, quienes en su mayoría manifestó que no estaban dispuestos a la apertura. "Nos parecía que había que esperar un poco, que se vayan habilitando otras actividades, ver cómo evolucionaba la situación sanitaria de la provincia, de los prestadores directos un 80% nos dijo que no iban a prestar el servicio. Esto nos ayudó a tomar una decisión, como así también lo que nos decían los vecinos", dijo Vega. 

Ahora esperan las indicaciones de la Ministra, pero en el departamento -el único que no registra casos hasta el momento- se toman la apertura con mucha cautela. Para decidir qué va a pasar con el turismo, esperarán las indicaciones provinciales. De igual modo, Vega sabe que en su comuna el turismo no es una actividad económica de cabecera como lo es para otros departamentos. 

El jefe comunal dijo que en caso de que se abra no saben si será redituable en un inicio el turismo y para esto recurrió a un ejemplo de la semana pasada. Contó que para el Día de la Madre no hubo casi circulación de gente y menos ingresos de los esperados. 

Calingasta

Para el departamento, el turismo es la actividad económica más importante. Dependen de forma directa 530 familias y de forma indirecta casi el mismo número. Impulsado por este hecho el intendente Jorge Castañeda decidió abrir el turismo interno en octubre pero después hizo marcha atrás porque explotaron los primeros casos en la comuna. Ahora el jefe comunal quiere que la decisión se tome en forma centralizada. 

"En el departamento la decisión tomada es en favor del turismo interno pero va a depender del estatus sanitario, de cómo ven los que saben cómo va a evolucionar lo que sucede con la enfermedad. Lo más importante para tomar una decisión es que se abra el turismo cuando los equipos de salud lo recomienden, no solo en Calingasta sino en todos los departamentos", apuntó. 

A principios de octubre, cuando fue el único que decidió abrir, dice que sintió que se quedó un "poco solo" y sin el acompañamiento de los pares. En aquella oportunidad contaban con el apoyo del sector pero hubo manifestaciones vecinales en contra, sobre todo de la gente de Villa Calingasta, localidad que no es tan turística como Barreal.

"El turismo no es una actividad para ricos, hay algunos que tienen grandes espaldas pero en general son pequeños emprendimientos. Si abrimos, los controles se profundizarán", añadió. 

Iglesia

"Me parece que en este momento hay que parar, hacer una pausa y esperar". La frase es del intendente Jorge Espejo, quien prefiere usar el freno de mano antes que liberar el turismo en el departamento. En Iglesia son 170 los operadores turísticos directos, no todos se dedican exclusivamente al rubro y si bien hay muchos paralizados, hay un importante número de prestadores que tienen sus emprendimientos ocupados por personal de Veladero, de la empresa Filo del Sol, de Josemaría y por las empresas de energía renovable que están instalando paneles solares. 

A principios del mes decidieron no abrir tras una serie de reuniones con los operadores y la comunidad. De igual modo, Espejo sabe que si bien el turismo es importante en la comuna no es su plato fuerte. La minería es el gran bastón que sostiene al departamento, que gracias a la suba del precio del oro ha recibido jugosas regalías. 

Si bien el 22 habrá una reunión con las autoridades del Ministerio de Turismo, por el momento Espejo prefiere hacer una pausa y esperar el comportamiento de la enfermedad. "Además en el departamento tenemos cinco casos, hay que ver", cerró. 

 

Comentarios