Agenda cultural

El Mató en San Juan: el indie que se comió el estereotipo del rock

La banda que surgió en La Plata volvió a San Juan con la gira del último disco. Canciones tristes, chicas lindas y un final con un clímax inolvidable; fueron algunos de los ingredientes de la odisea del amor que dejó El mató a un Policía Motorizado en San Juan.
viernes, 09 de agosto de 2019 · 12:51

Por Pablo Amado / Fotos Gabriel Iturrieta 

El rock nunca esquivó al mundo de la moda y los estereotipos siempre fueron un condicionante que los músicos se vieron obligados a seguir. Al menos si querían llegar a figurar en la plana de los diarios y revistas que venden la cultura en los puestos de la esquina. O llenar un recital. O venderte una remerita.  Pero si te podes a pensar… ¿Dónde está escrito el modelo a seguir? ¿Dónde dice que el “rockstar” tiene que ser un falco limado que se queda en el camarín con las mal llamadas groupies, que se vuelve una especie exclusiva que llega al aeropuerto rodeado de histeria, con lentes negros que ocultan la resaca de la noche anterior y que se inventan cuan mito y leyenda de su historia? El rock cambio y las bandas que surgieron en el under se encargaron de darle vuelta a una página más de la historia del rock.

Uno de estos casos es El Mató a un policía Motorizado, que anoche estuvo en San Juan en un show para quienes aprecian las canciones melancólicas, la distorsión eléctrica,  el aura stoner de un bajo, las guitarras eléctricas que bailan en la sutileza y una batería que por momentos te hace acordar a los temas como In the Air Tonight, del gran Phill Collins. Una banda que no es lo mismo si la escuchas camino al laburo mientras vas en el bondi, o caminas por el parque cuando el cielo esta nublado, estos tipos en vivo despliegan una verdadera odisea al amor.

Para que contarles del repertorio, que de por si fue una muestra extensa de la discografía de El Mató. Nunca se vieron tantos abrazos, besos y miradas que invitaban a seguir la noche en cualquier lado. Una noche donde la melancolía y la depresión sin épica fueron la excusa perfecta para perderse en un sonido que te dejaba tabulando o como dicen los gallegos, te dejaba flipando. Esta música que nació del under de La Plata y que ahora se escucha hasta en la sopa, en San Juan tiene seguidores que saben todo, que piden temas desde el primero al último disco y que obviamente te van a pedir un tema más hasta que corten las luces.

Estereotipos rotos son Santiago Motorizado Barrionueve (bajo y voz), Guillermo (Willy) Doctora Muerte Ruiz Díaz (batería), Mánuel Pantro Puto Sanchez Viamonte (guitarra), Gustavo Niño Elefante Monsalvo (guitarra) y Agustín Chatrán Chatrán Spasoff (teclados). Tímidos en público, un tanto introvertidos y cultores del perfil bajo.
A pesar del éxito rotundo que tienen como una de las bandas más importantes de la escena del rock argento, todavía viven en La Plata. En la ciudad que crecieron, estudiaron y mutaron de banda en banda hasta llegar a El Mató.  

El viejo manual decía que los rockeros además de ser talentosos, tenían que ser facheros. Por suerte eso ahora es diferente. Gente como el gigante de Joey Ramone cambió todo. El tipo era un poco duro de movimientos, tenía el pelo largo tapándole la cara, era feo y alto. Esta persona fue un modelo a seguir cuando Santiago lo vio en un recital. En una entrevista con el periodista Sebastián Ramos, el cantante de El Mató dijo que ver a Joey Ramone  “era como ver a alguien  se salía del estándar rockero. Tenía la misma esencia del rock, pero hecho por un outsider, que quizá no encajaba con el típico perfil de performer de rock. Y yo era un poco así, por eso me sentí identificado", decía varios años atrás, cuando las luces mediáticas comenzaban a posarse sobre la banda que ya lleva varios años de carrera.

 

Comentarios