No se fía

Almacenes sanjuaninos: sin reducción del IVA, falta de reposición y la crisis de los barrios

La libreta de fiado quedó en el pasado, las góndolas están casi vacías y el descuento IVA casi no se consigue. Estar detrás de un mostrador en medio de un período de recesión económica no es una tarea fácil y quienes más lo sufren dan su testimonio.
jueves, 29 de agosto de 2019 · 18:46

Por Pablo Amado

Los almaceneros son quienes pudieron ver cómo en estos últimos años el consumo y el poder adquisitivo de sus clientes fueron cayendo en picada. La libreta de los fiados ya casi que no existe y las góndolas muchas veces acusan escasez de productos. La crisis empujó a que varios comerciantes cerraran su lugar de trabajo, pero al mismo tiempo sigue siendo la opción elegida para quienes buscan una alternativa para combatir el desempleo o la falta de oportunidades.

Tiempo de San Juan realizó un relevamiento en los barrios donde los almaceneros cuentan cómo es estar detrás de un mostrador en medio de un período de recesión económica, inflación, devaluación de la moneda y políticas económicas nacionales que muchas veces se quedan en los grandes supermercados y no traspasan las finanzas barriales.

Una de esos comerciantes es Marcela de Pérez, que es jubilada y trabaja mañana, tarde y noche junto a su familia para mantener su local funcionando,  con la esperanza de que la reactivación de los negocios llegue en algún momento. “La verdad es que está tan terrible que antes tenía mucha más mercadería  pero ahora tengo que comprar todo día por medio por que no se puede, cuesta muchísimo reponer y las ventas no se reactivan, nosotros no podemos dejar de trabajar porque es lo único que tenemos pero está realmente muy difícil” sostuvo mientras mostraba las góndolas vacías.

Otra de sus colegas que tiene un almacén más grande sostiene que “las ventas han bajado estrepitosamente, nos veníamos acomodando pero cuando fue esto de la suba del dólar se fue a pique muchísimo, el principal problema es cuando uno tiene que reponer, porque no sé si ves las estanterías que están muy peladas, yo pensaba en reponer cuando se pase esta locura pero parece que no tiene fin” sostuvo María Verón de Carnes Cerezeto, quien además agregó que “acá los precios cuidados o sin IVA nunca llegaron, yo por ejemplo comparo los precios de la leche que en el supermercado está a 42 pesos y yo la tengo a 65 porque ese es el margen que me da la marca, por eso creo que eso al negocio chiquito no llega, al supermercado tal vez si” afirmó la comerciante.

Lucas Solís es un joven comerciante a cargo del almacén Mi Sol, él por su parte afirmó que “estamos con lo justo, nos alcanza solo para pagarle a los empleados pero no ganamos nada, estamos viendo cómo se puede sobrevivir con lo que se puede”. Un colega que se encuentra al otro lado del departamento Capital comentó que para sobrevivir “nosotros hacemos economía de guerra, no vamos al cine, no salimos a pasear, yo tengo 81 años y trabajo, todos los día me levanto a las 6 de la mañana para ir a la feria y trabajo, porque es la única manera que se sale de esta crisis, es trabajando” afirmó Julio un jubilado que se aflige porque a pesar de la edad tiene que seguir poniéndole el hombro a la difícil situación.

En ese sentido, también fueron varios los comerciantes que afirmaron que el fiado no dejan de pedirlo pero que se ven imposibilitados a aaceptar, así mismo también se incrementó la cantidad de gente que pide alimentos. En las panaderías se terminan regalando a fin del día sus facturas, o verdulerías que hacen bolsones más económicos con lo que va quedando. "Hablamos de alimentos de primera necesidad. Y el comerciante termina haciendo un rol social fundamental" afirmó otro de los trabajadores consultados.

Por otra parte y en relación a las medidas anunciadas por el presidente Mauricio Macri para paliar los efectos de la crisis, uno de los más importantes es tal vez la quita de la alícuota IVA a ciertos alimentos. En este sentido los almaceneros sanjuaninos cuentan su versión de la realidad: “No nos han bajado el IVA, estamos buscando precios por todos lados pero acá hay mucha picardía porque muchos mayoristas se hacen los sonsos con el IVA y no te lo descuentan, yo en mi caso tengo algunos productos casi como en el supermercado pero para ser sinceros las ventas han caído muchísimo porque claramente no hay plata” sostuvo Arturo Salas de Almacén Don Arturo, y agregó que “con esto se nota muchísimo que a la gente no le alcanza, yo antes cerraba a las 12 de la noche y ahora estoy cerrando a las 10 de la noche porque aquí no queda nadie”.

La inflación alta y la caída del consumo les generó a los almacenes graves perjuicios en los últimos años, pero su suerte no aparece reflejada en las estadísticas del INDEC, que sólo miden los volúmenes de venta de las grandes superficies. La despensa tradicional es un formato que muchas veces fue dado por muerto, pero sobrevive a la expansión de los hipermercados, los shoppings y las compras por internet, y ahora se ve amenazado por otros factores que ponen en jaque su funcionamiento.

Galería de fotos

Comentarios