De lo nuestro

Una historia singular: conocé a la sanjuanina que rompe barreras con la inclusión

Cintia Riado fusionó el treaking con el arte de sanar. Creó la fundación Poli Poli para ayudar a chicos con discapacidad. Los resultados terapéuticos son asombrosos. Conoce la historia de una sanjuanina que sueña con convertir el mundo en un lugar mejor. Por Pablo Amado.
sábado, 18 de mayo de 2019 · 17:19

Todo comenzó con una simple idea . Llevar a la montaña a un grupo de chicos con discapacidad para que disfruten del aire libre con familiares y amigos. La idea fue creciendo, explorando una nueva visión de ver el mundo.  Y lo que fue una salida momentánea de vacaciones de invierno, hoy se convirtió en un proyecto de muchas personas que apuestan al fomento de un mundo mejor. Con la inclusión como bandera para romper estructuras y prejuicios de lo que puede o no puede hacer una persona con discapacidad. 
Específicamente fue en invierno de 2016, cuando la fonoaudióloga Cintia Ridao tuvo la idea de hacer trekking con chicos con discapacidad y sus familias. "La primera salida fue con un grupo de padres y chicos a la montaña, en ese momento yo trabajaba en el centro de rehabilitación Andalue, y fueron ellos y un grupo de padres los que se animaron a confiar en mi para hacer esta primer salida, que por suerte salió muy bien" comenta la especialista encargada de animar los chicos con discapacidad en el uso del lenguaje. Ella misma cuenta los comienzos de Poli Poli, un desafío inclusivo. 

 

Aquella primera salida fue un gran estímulo para incentivar a los padres que no se animaban a sacar a sus hijos a otras actividades que no fueran las que se daban en el centro de rehabilitación. Incluso este prejuicio aparece muy marcado en la actualidad, pero es precisamente con este tipo de iniciativas que los mitos se van derribando. "Se empezaron a sumar amigos, y amigos de amigos que me acompañaron buscando guías de montaña y en su momento se hizo el trekking inclusivo en Lomas de Las Tapias y de ahí en más nos encaminamos" cuenta la fundadora de Poli Poli y agrega que " en verano tuvimos que hacer otras actividades, entonces nos animamos a llevar a los chicos que le tenían miedo al agua a que  manejan ellos mismos el kayak o saltaran a los gomones sin problemas, siempre con los papás al lado porque acá el acompañamiento de la familia es vital”, afirmó.

Foto cortesía Poli Poli

¿En que puede modificar la vida este tipo de salidas para chicos con discapacidad que se animan a diferentes actividades deportivas y recreativas? Según Cintia Ridao "los logros son asombrosos, hay chicos que han recuperado la confianza en si mismos, otros con problemas de autismo que se animan a comunicarse más, como así también estas salidas le modifica la vida a los padres, que dejan de preocuparse por las cuestiones lógicas que trae aparejado la discapacidad y empiezan a disfrutar un poco más " sostiene la especialista en cuestiones de la voz y agrega que "el concepto de discapacidad lo tenemos que ampliar, porque somos todos discapacitados en algo, en algún área, todos tenemos una falencia que no necesariamente tiene que ser física o psicológica, creo que esto nos hace entender un poco más y ver que no somos tan diferentes como habitualmente pensamos" afirma. 

También iniciaron actividades sociales y fueron al teatro, al cine, organizaron fiestas, asados  y reuniones varias. El grupo va creciendo y se va afianzando en cada salida. De hecho hace relativamente poco, el impulso de los intengrantes de Poli Poli hizo que ganaran el primer premio de la ExpoSolidaria, organizada por el Ministerio de Gobierno de la Provincia. Donde la fundación compitió con otras 42 ONG que presentaron proyectos, de las cuales ocho fueron preseleccionadas y entre esas los sanjuaninos votaron a los mejores a través de redes sociales para definir los tres premios mayores y las cinco menciones. El proyecto ganador consistía en construir bicisillas que son bicicletas a las que se les suma adelante una silla de ruedas para que los chicos que no pueden caminar tengan la experiencia de sentir el viento en la cara al pasear en bicicletas. Y en un aspecto más general, que nada es imposible cuando hay voluntad de cambiar la realidad que nos toca. 

Comentarios