Hay de todo

Playa Hermosa: los insólitos usos de la última playa pública de San Juan

De la distensión familiar y pesca nocturna a las actividades que escapan a la ley. Amantes que le dan rienda suelta a la pasión, guaridas del delito, vandalismo en 4x4 y “brujerías”. Hay de todo en la cepa del señor.
miércoles, 23 de octubre de 2019 · 10:11

Ullum es uno de los departamentos más elegidos por los sanjuaninos que buscan distenderse un fin de semana, pero como todos saben ya no quedan muchos espacios donde el acceso al público sea totalmente gratuito. Es más, el complejo Playa Hermosa, es el último sitio de índole público que es gratis en mencionado departamento; y los usos por supuesto no siempre se reducen a un picnic familiar o la clásica pesca nocturna.

Para llegar al lugar en auto hay dos caminos, se puede ingresar dando la vuelta por Zonda o bien por Ullum, pero esos no son los únicos accesos, quienes conocen el lugar hablan de otras vías que conducen a diferentes sectores de Playa Hermosa, pero estos caminos no son recomendables si uno juega de visitante.

El sitio es usado con distinto fines. 

Durante el día – y sobre todo los fines de semana – es muy común cruzarse con familias que van a disfrutar del aire libre, con la sombrilla, la parrilla cerca, y algo de música que acompaña una jornada entre quienes corren y nadan en la última parte del dique. Con precaución y en la mayoría de los casos usando algún tipo de calzado porque el suelo esta dinamitado de botellas de vidrio que arrojan quienes visitan en el lugar de noche. Cuando el sol cesa, la historia es otra.

En este sector pretenden construir un polígono de tiro con fines turísticos, pero el asunto está en tratativas. 

Quienes trabajan hace años en el complejo que está en la entrada y en la zona cercana al acceso de los vehículos conocen el ínterin que sorprende y contrasta como si de agua y aceite se tratara. La policía del lugar realiza recorridos habituales por la zona porque quienes delinquen suelen usar esos parajes como guarida anti-ley, pero también están quienes realizan actividades de vandalismo. Uno de los empleados municipales que trabaja en el complejo detalló que vienen personas a robarse elementos del alumbrado público, “viene en 4x4 y saben lo que buscan” dijo el hombre en off the record para evitar represalias. También advirtió que es un trabajo que se realiza en conjunto porque los equipos son pesados y que es muy difícil de atraparlos porque el lugar está completamente a oscuras, por lo tanto, cuando viene un vehículo ajeno advierte su llegada y funciona de campana perfecta para detener el robo. Lo concreto es que el tendido eléctrico todavía no puede instalarse correctamente por este tipo de maniobras imposibilitan su avance.

La iluminación led, es objeto de vandalismo según aseguraron empleados municipales de la zona.

Otros en cambio utilizan el lugar como una “villa cariño” más. Amantes, novios, solteros que terminan una noche perfecta a orillas del rio o casados que escapan a los preceptos de la fidelidad y se entregan a la pasión, “hay de todo” dicen los que saben. Lo insólito es que muchas veces quienes pretenden tener intimidad resultan llamando la atención de manera abrupta por la forma de entregarse al amor; o bien porque se les queda el auto y tienen que salir a pedir ayuda. La policía cuando realiza los recorridos habituales muchas veces tiene que interrogar a estas personas, o llamarles la atención y pedirles que se retiren. Los empleados municipales, oriundos de Zonda o Ullum también conocen al respecto, ellos dicen que “cuando uno quiere saber si le están metiendo los cuernos, no hay que ir a buscar a los ´telos´, hay que venir directo para acá” comentan entre risas.

El lugar no está habilitado para bañarse, no hay guardavida y otras medidas pertinentes. 

Por último, queda hablar de uno de los usos más polémicos, y es el uso de magia negra, conocido en la jerga popular como “brujerías”, “macumbas” o “trabajitos”. Es también este uno de los usos que aseguran que ocurren los lugareños y visitantes constantes de la zona. Rogelio Castro, vecino del lugar que se dedica a la crianza de animales, sostuvo que “a veces cuando llevamos a pastar a los animales se nos hace de noche y a uno lo sorprenden gritos raros que no sabría cómo explicárselos, pero que sin dudar asustan bastante” comenta y agrega que “también es costumbre encontrarse con fotos de una mujer diablo, copas y fotos de personas, pero yo en eso no me meto porque no sé qué pasa si uno los rompe” sentenció.

Descubrimientos como este se dan con frecuencia, en la foto la "brujería" corresponde a Zonda.

El lugar está repleto de historias, y en su conjunto ofrece un paisaje variado que mezcla a familias de día y un público totalmente distinto de noche. A quienes van a pescar en la tranquilidad de la montaña y quienes se enredan en los brazos de un amante. En quienes caminan con animales, patrullan la zona y quienes buscan burlar la ley. En quienes van a compartir con amigos y quienes se ensayan en prácticas oscuras. Todo se vive en el anonimato de una de las playas más alejadas del dique, que por ahora, sigue siendo gratis.La preocupación es que es un lugar que no está habilitado, ya que no tiene bañeros ni contempla ninguna de las medidas de seguridad pertinentes.

 

Comentarios