galería

Chau Costa Magna, el hit gasolero de las fiestas 

La playa no estaba habilitada, pero los sanjuaninos iban igual en masa. Por los peligros, prohibirán el ingreso hasta que esté en condiciones.
domingo, 30 de diciembre de 2018 · 09:22

Costa Magna, la que para muchos es la playa más linda del dique lleva un buen tiempo abandonada y sus estructuras están muy dañadas, pero eso no evitó que en las últimas semanas se volviera a llenar de visitantes. La playa ullunera volvió a llenarse de agua con el aumento del nivel del dique y eso atrajo a jóvenes y familias. En Navidad el lugar se convirtió en un hervidero de gente y vehículos, para riesgo de todos.

Es que a pesar de la buena noticia del revivir de un clásico, todos los que decidieron pasar por el lugar terminaron expuestos al peligro que significa estar a la orilla del Dique de Ullum sin zona boyada, personal de seguridad, ingresos seguros y sin guardavidas. Estas condiciones se deben a que el lugar no estaba concesionado a nadie, no está habilitado y los que entraron lo hicieron de forma ilegal.

Después de un fin de semana de locura, cuando se acumularon hasta unos 60 vehículos según testigos, Recursos Energéticos y Nautica intervendrán antes de Año Nuevo para impedir el ingreso. Esto se debe a que las condiciones del lugar hacen que no sea posible bañarse ni moverse en el predio con seguridad. Durante los últimos días hubo incluso vehículos que se quedaron varados en zonas donde la arena hacía casi imposible la circulación.

Consultado por Tiempo de San Juan, Antonio Soler el titular de Recursos Energéticos explicó que el lugar se encuentra en condiciones muy peligrosas, sobre todo para los que quieren bañarse. “Luego de la baja en el nivel del dique, creció mucha vegetación en las orillas, que además siempre fueron muy barrosas”, explicó el funcionario.

Restos de un asado hecho por los visitantes en una zona que no está preparada y hasta puede ser peligrosa. 

En la actualidad los visitantes ingresan por terrenos privados y se bañan en las orillas sin ningún tipo de seguridad mientras algunos vehículos circulan por la orilla y hay embarcaciones pequeñas o medianas que están en el agua. Esto sumado a que no hay ningún tipo de control sobre la ingesta de alcohol en las orillas, puede terminar en caldo de cultivo para accidentes, lo que llevó a las autoridades a tomar cartas en el asunto y en los próximos días habrá personal impidiendo el ingreso al conocido predio.

De todas formas, esto no será el cierre definitivo de Costa Magna, ya que casi de inmediato al cierre empezarán con obras para volver al lugar más seguro. “Cerramos una resolución que es un permiso precario para brindar una pequeña oferta turística y sobre todo seguridad en el lugar”, comentó Soler. Esto significa que nuevamente un privado se hará cargo de las obras de recuperación y mantenimiento del predio, para que a mediados de enero pueda abrir sus puertas nuevamente.

El objetivo es que la empresa que tome la responsabilidad se encargue en un principio de la seguridad del lugar, luego, esperan, podrán empezar a habilitar zonas para que los sanjuaninos disfruten del predio. “Para que la playa esté aprobada hay que hacer un trabajo importante, porque el deterioro durante los últimos años fue muy profundo”, explicó Soler. Aun así, confían en que el lugar se recuperará luego de ser el más afectado por la sequía.

Costa Magna, un lugar privilegiado pero difícil

De todas las playas del dique, las de Costa Magna son de las más conocidas, sobre todo por la arena y el poco declive del agua, que permite avanzar bastante antes de que la profundidad sea peligrosa. Esto está dado por el lugar que ocupa el predio en la cuenca: protegido de las corrientes y en una zona de declive suave. 

La contracara de estas ventajas, es que la zona donde está ubicado el predio fue de las primeras en quedarse sin acceso al agua cuando bajó el nivel del dique durante los años de sequía. Con apenas un metro menos de agua, la orilla se retira hasta 100 metros en Costa Magna, y durante el proceso de sequía que comenzó en 2002 y se agravó en 2010, hubo varios metros de baja en el nivel del Dique. 

Esto hizo que en 2015 quien estaba alquilando el predio dejara de hacerlo y luego la empresa que concesionaba también dejara de hacerlo. Así fue como Costa Magna quedó abandonado durante años y las estructuras comenzaron a dañarse. Recién este 27 de diciembre Recursos Energéticos volvió a entregarle los derechos de explotación a la empresa Carmona, que será la encargada de revivir el clásico y controlar que no haya visitantes mientras siga siendo inseguro. 

Comentarios