Personaje

La imperdible galería de fotos de 5 proyectos de Tapella

El fotógrafo sanjuanino seleccionó una serie de imágenes de sus viajes a Nepal, a África y a Perú. No te las pierdas, algunas son un adelanto exclusivo de sus próximas muestras. Cada galería tiene una explicación realizada por el mismo Esteban.
miércoles, 20 de julio de 2016 · 19:00
El ensayo "El Reino Holi” documenta la vida y cultura de la etnia Ije, ubicados en Benín y Nigeria. Representan uno de los pocos lugares donde aún se conservan prácticas típicas de los antiguos pueblos antropófagos de la región. Ellos se dedican principalmente a la agricultura, aunque la caza y la pesca aún son parte importante de su modo de vida.
 
Emparentado con sus vecinos Yoruba, los Ije tienen identidad propia. Pueblo alegre y cariñoso, de actitud abierta y curiosa, se distinguen de los demás por su fabulosos tatuajes corporales y faciales y sus complejas escarificaciones.
 
Las costas del Golfo de Guinea simbolizan la historia colonial de África. Desde Porto Novo hasta Grand Popó, los portugueses crearon puertos y fuertes ya en el siglo XVI para comerciar con los soberanos locales. Primero el marfil y el oro, más tarde los esclavos de tribus del interior hicieron florecer el comercio triangular entre Europa, África y América.
 
 
 
 


 

Los Incas del Altiplano peruano documenta la forma de vida y cultura de los pueblos indígenas de ese país. Los incas han tenido una presencia continuada de no menos de diez mil años, período en el cual han dejado un gran legado al Perú y al mundo, en distintos ámbitos: económico, social, político y cultural. Legado que ha sido construido por siglos de experiencia y sabiduría ancestral. Su historia refleja la existencia de múltiples civilizaciones creadoras y potentes que han estado presentes en esta tierra a través del tiempo. Los Incas son solo la muestra más conocida de una gran diversidad cultural que sigue viva.

En la actualidad, aun cuando la constitución garantiza la igualdad de derechos para todos los ciudadanos, y de manera específica prohíbe la discriminación fundada en el origen étnico, raza, sexo, idioma, religión, las opiniones o la condición económica y garantiza los derechos de todos los ciudadanos a hablar su lengua, lo cierto es que esta igualdad es formal, pues la desigualdad, exclusión y la discriminación de los Pueblos Indígenas persisten.
 
 
 
 
 
 


Los Mbororo de África del Oeste intenta destacar la capacidad de adaptación y supervivencia de uno de las etnias más golpeadas de Africa. Ellos pertenecen al grupo de los Fulani de Nigeria, quienes viven desde hace más de 30 años escapando de las guerras étnicas de la región. Llegaron a Benin en búsqueda de paz, pastos y agua para sus animales hace unos 5 años, pero siguen orgullosamente aferrados a su modo de vida nómada ancestral. A pesar de profesar el Islam en su vertiente ‘Malikite’, muchos continúan practicando ritos pre-islámicos de los que se enorgullecen.

Los Mbororo, como todos los Fulani, son altos y estilizados, de piel clara, nariz aguileña y pelo ondulado. Si bien son personas reservadas, de pocas palabras, irradian una elegancia natural, actitud y presencia que los destaca entre las demás etnias de la zona. Ellos defienden el cumplimiento de una rigurosa moralidad destacando los valores como la generosidad, la honradez y el respeto hacia los demás.

 

 
 
 
 
Namasté. Nepal resurge entre la tragedia y la esperanza
 
Una de las características más importantes y que enriquece el valor cultural de Nepal es la tremenda variedad étnica diseminada entre los diferentes pueblos que habitan cada rincón del país. Este ensayo ha documentado la vida de los Gurung, el pueblo más afectado por el terremoto que azotó Nepal en el 2015 y dejó más de nueve mil muertos.
 
Ha pasado un año y la ayuda internacional que llegó a cántaros mientras los medios mantuvieron la tragedia en primera hoy se limita a pocas ONGs que, en silencio, intentan acompañar este país en su difícil re-construcción.
 
En los altos valles del distrito de Gorkha y Manang, al pie de los Himalayas, habitan los Gurungs. Ellos cobraron fama internacional por aportar miembros de su comunidad a las tropas de élite británicas conocidas como ‘gurkhas’, caracterizados por su fuerza, resistencia y coraje. Pero, en Nepal, su reputación la tienen bien ganada, ya que fueron los soldados elegidos el ejército en la liberación en los tiempos PrithviNarayan, siglo XVIII. A ellos se les debe la independencia del país. 
 
Actualmente llevan a cabo una actividad económica basada en la agricultura de supervivencia, trabajando en pequeños cultivos desarrollados en laderas de la montaña, donde desarrollan toda una ingeniería para manejar con terrazas las fuertes pendientes. Estos recursos se complementan con la ganadería, dedicándose frecuentemente al pastoreo de ovejas. Valorados por su capacidad de trabajo y nobleza, los Gurungs son la paz materializada, la bondad personificada, que busca desprenderse de las necesidades materiales de esta vida, para seguir libre en las siguientes
 
 
 
 
 

Pertenecer a la Selva es un ensayo sobre la vida y cultura de los Pigmeos Baka, son un pueblo seminómada de cazadores recolectores ubicados históricamente en la selva ecuatorial africana, entre Camerún y el Congo. Ellos son ‘especialistas’ en la selva en todas sus formas. Expertos en el uso medicinal, el vínculo espiritual y las cualidades nutricionales de las plantas y animales que los rodean.

Como otros pueblos pigmeos de África, los Baka protagonizan hoy su peor contienda. La desmedida explotación forestal está reduciendo drásticamente la biodiversidad. La supuesta civilización y su desmedida codicia ponen en riesgo una cultura milenaria al destruir su hábitat.

Su guerra, como su vida, es diferente. Los Baka mantienen su actitud serena y amigable. Su arraigo y predisposición a la integración reflejan la simplicidad de lo más auténtico: una racionalidad ambiental centrada en los derechos colectivos y culturales.  

 

 

 
 
 

 

Comentarios