Personaje- Juan Marcet

La escuela que es una joyita

Conocé cómo es la labor de la prestigiosa Escuela de Ingeniería de Caminos de Montaña de la Universidad Nacional de San Juan.
miércoles, 02 de septiembre de 2015 · 08:44

"Tenemos más de 1.000 kilómetros de proyectos hechos en el país”, resume Juan Marcet la labor de la prestigiosa Escuela de Ingeniería de Caminos de Montaña de la Universidad Nacional de San Juan, que ha sido cuna de profesores fundamentales –ya fallecidos- como Alfonso de la Torre quien la fundó en 1984, Alberto Graffigna y Carla Bruschi de Cardinali.  De la Torre era un eximio ingeniero en el país y de eso se valió para crear primero el Curso de Perfeccionamiento en Caminos de Montaña que fue base de la Escuela de Ingeniería de Caminos.

En los primeros meses Marcet estuvo sólo con Alfonso de la Torre y hoy forman el equipo de docentes de excelencia que capacitan a un grupo selecto de alumnos. En el país además de San Juan hay otro centro formador en la materia en Buenos Aires pero no tiene la parte práctica de hacer el proyecto y resolver problemas en el terreno, lo que cautiva a los profesionales que llegan desde otras provincias e incluso desde otros países de Latinoamérica a estudiar en este centro sanjuanino.

La consulta a la Escuela de Ingeniería de Caminos es una herramienta valiosa de la que se han valido muchas gestiones para engendrar vías de comunicación en San Juan. La institución tiene 3 ejes de trabajo: ofrece un curso en Ingeniería de caminos para graduados en ingeniería civil que hace varios años es una carrera de posgrado acreditada en CONEAU, está la maestría en Ingeniería Vial y el doctorado en Ingeniería Civil; tiene la obligación de hacer investigación y mantener un banco bibliográfico en la materia actualizado, explica Marcet.

La Escuela viene trabajando, contratada a través de la Fundación de la UNSJ, con vialidades provinciales y nacionales, haciendo proyectos íntegros de carreteras y otras obras viales. Con esos fondos sustentan el funcionamiento de la institución, ofrecen becas e incorporan tecnología. Ha hecho proyectos en Santa Cruz, Chubut, La Rioja, Neuquén, entre otras y Marcet participó en todos, casi siempre como responsable. 

"En la Escuela hay muchas líneas de investigación pero uno de los fuertes es el desarrollo de sistemas informáticos para diseñar caminos, donde uno puede representar los terrenos donde uno puede proyectar sobre una imagen tridimensional y si hay cosas que no le gustan las puede reenfocar. Antes era muy distinto, había que ir siempre al terreno y un gasto de tiempo y dinero enormes”, analiza.  

Sobre cuál es el camino que les resultó más difícil de proyectar, Marcet contesta: "’Este que terminamos es el más difícil’, decíamos siempre. Y la 150 entre Huaco-Ischigualasto es el más difícil que hemos hecho, por la topografía, porque había que tener un poco de audacia para proyectar los túneles y para no agredir la naturaleza en una zona cercana a Ischigualasto. Nos llevó varios años hacerlo, y lo hicimos dos veces. El primero no había financiamiento para hacerlo y luego lo mejoramos y se reproyectó con túneles y puentes. También es el más hermoso que hemos hecho”.


Comentarios