Transporte

Se demoró la entrega de licencias a taxis por los cambios en Tránsito

Son 200 nuevas y 80 que están en desuso actualmente las que se tienen que adjudicar. Se retrasó la reglamentación de la ley que dispone la entrega por las renuncias sucesivas en el área de gobierno. Por Natalia Caballero.
martes, 04 de agosto de 2015 · 08:52
Por Natalia Caballero

En diciembre se aprobó en la Cámara de Diputados una ley para adjudicar 200 nuevas licencias para taxis y para resucitar 80 que se encontraban en desuso por incumplimientos de quienes las usaban. Estas nuevas autorizaciones venían a descomprimir la demanda de licencias que existe en la provincia. A ocho meses de la aprobación, aún la legislación no se pone en vigencia porque según revelaron fuentes de la secretaría de Servicios Públicos los sucesivos cambios en la dirección de Tránsito y Transporte demoraron algunos detalles que se tienen que ajustar en la normativa. 

La ley aprobada por los legisladores autorizó la creación de 200 licencias nuevas, todas para taxis. Las otras 80 existen, pero los propietarios de los autos las perdieron por no cumplir con las exigencias propias de un adjudicatario. "Son 280 nuevas licencias que nos van ayudar a descomprimir la cantidad de truchos que hay en la calle, que son competencia desleal para nosotros”, comentó el secretario general de UPADA, Víctor Carbajal. 

Según informaron fuentes ministeriales, todo se demoró tras el alejamiento de José Luis Gambina, quien se encontraba en la dirección de Tránsito y Transporte. La retirada del funcionario contribuyó a retrasar aún más la definición de una serie de detalles que se van a implementar en la ley por decreto. 

El objetivo es que cada licencia se licite, que los postulantes que resulten beneficiarios cumplan con ciertos requisitos como tener una familia a cargo, no tener un trabajo fijo, ser propietario de un vehículo y no tener otra licencia de taxi en sus manos.

También está en veremos regular la venta de licencias, operación que se hace pero que no cuenta con respaldo de la ley. La idea es que haya un marco normativo que estipule cómo se tienen que dar las transacciones, evitando el monopolio del negocio. 

En la actualidad hay 1.000 licencias de taxis y 398 de remis. Las nuevas serían de taxis, los autos pintados de blanco y amarillo, que tienen paradas asignadas en distintos puntos del microcentro sanjuanino. 
Pantallazo del negocio

Hay dos formas de manejar un taxi legal: ya sea teniendo coche y licencia propia o teniendo un auto y alquilando la licencia. Cada una cuesta alrededor de $100.000 y a pesar de que no se pueden vender hay empresarios que atesoran más de 100.

Los propietarios de licencia y coche pueden ser choferes de su propio vehículo o alquilarlo durante doce horas a otro chofer. El monto mínimo del alquiler es determinado en base al modelo del auto, al combustible que utiliza, entre otras características. Se calcula que cada móvil autorizado genera fuentes de trabajo para dos personas. En total, son 2.796 personas las que dependen del negocio. 

El dueño de auto y licencia debe abonar por una frecuencia a la remisera en la que se desempeña, un seguro especial para taxis, una vez al mes la desinfección y cada seis meses debe realizar la inspección técnica en talleres habilitados. Si el propietario del auto no cuenta con licencia, debe pagar además por su utilización. 
Además de todos los gastos anteriores, hay que adicionarle los costos que demandan la reparación de los vehículos cuando se rompen, por eso es de suma importancia que los propietarios ahorren una suma fija mensualmente para hacerle frente a estos costos.

Aparte de los taxistas legales, se mueven en paralelo los ilegales. Gracias a filmaciones en las principales avenidas que realizó el gremio UPADA (Unión de Propietarios de Autos de Alquiler) se puede calcular que hay en circulación aproximadamente 1.200 remises truchos. Los móviles ilegales trabajan en zonas céntricas y se manejan generalmente con la toma de pasajes en la vía pública. De igual modo se han detectado remiseras que no están autorizadas por Tránsito y Transporte y que aceptan autos sin licencia para trabajar. 

Los remises ilegales generalmente trabajan en la zona de la Terminal de Ómnibus, en la sucursal del banco San Juan de calle Las Heras y en la puerta de un conocido supermercado ubicado sobre General Acha a metros de Laprida. Estos son los tres puntos en donde hay una mayor cantidad de móviles truchos trabajando. 

Los truchos se dividen en dos: aquellos que trabajan en una remisera y que en la puerta de su auto tienen un número de licencia que los habilitaría a trabajar pero que en realidad es el número de una licencia melliza porque la verdadera está en manos de un propietario que nada tiene que ver con ese auto. Hay casos detectados de licencias mellizas y hasta trillizas. Y están también quienes no exhiben ningún número de licencias en sus puertas y circulan por las calles.

En el último año hubo un crecimiento de la cantidad de remises truchos. El cierre del emprendimiento minero Pascua-Lama tuvo mucho que ver ya que los despedidos usaron parte del dinero de las indemnizaciones en la compra de vehículos que pusieron a trabajar como remises a pesar de no tener licencias. 

CIFRAS
200 licencias nuevas son las que se van a adjudicar según indica una ley aprobada en diciembre pasado. 
80 licencias que quedaron en desuso serán re adjudicadas de acuerdo a lo estipulado por la legislación que aún no está reglamentada. 

Galería de fotos

Comentarios