Tendencia: Parkour

Cuerpos al límite

Es una disciplina que consiste en desplazarse de un punto a otro usando principalmente las habilidades del cuerpo humano. Quiénes y dónde se practica en la provincia.
viernes, 29 de junio de 2012 · 17:57

Superar obstáculos que se presenten en el recorrido, tales como vallas, muros, paredes, e incluso árboles, con una sola herramienta: un fuerte entrenamiento físico. Esa disciplina se la conoce como Parkour y tiene sus adeptos en la provincia.

El Parque de Mayo, el Centro de Convenciones, el Centro Cultural Amadeo Contre Grand, entre otros, son los lugares que los sanjuaninos eligen todos los fines de semanas para entrenar y demostrar sus habilidades.

“En lo personal lo tomo como un método de entrenamiento de estilo libre, en el que pones de manifiesto todas tus capacidades físicas y mentales”, comenta Alejandro Cerdá, de 25 años, estudiante de educación física y artes marciales. Es el entrenador de “Black Jumper”, un grupo de jóvenes sanjuaninos dedicados al Parkour. Al mismo tiempo, Alejandro, asegura que lo considera como un estilo de vida en el cual los jóvenes aprenden a ser valientes y estar preparados para un eventual riesgo. “Pasé por un momento muy importante en mi vida, algo que me llevó a considerar el esfuerzo físico como un aspecto importante en mi vida”, agrega Alejandro (ver nota aparte).

San Juan, en su totalidad, se lo podría considerar como una pista de entrenamiento de Parkour, ya que los jóvenes pueden practicar esta disciplina en cualquier punto de la provincia. “Black Jumper” (grupo de Parkour) usa frecuentemente el Parque y sus alrededores. Las escaleras del centro cultural Amadeo Conte Grand, el monumento a San Martín, el Centro de Convenciones de la provincia en donde los chicos utilizan sus paredes para realizar morteros (saltos) hacia atrás, y los puentes del Parque de Mayo (por donde circulaba el tren de fantasía), se utilizan para algunos saltos.

Es común que la adhesión de los jóvenes a estas disciplinas comience por videos o comentarios de amigos. Es el caso de Joel Bernal, un joven estudiante de 14 años. “Viendo videos en Youtube encontré uno que decía Parkour y me empezó a gustar”. El gusto de Joel no quedó ahí e inmediatamente comenzó a buscar por la red social Facebook a chicos en San Juan que lo practicaran. Así fue como se encontró con sus actuales compañeros y amigos.
Riesgos

Para esta disciplina los chicos no usan elementos de seguridad (rodilleras, cascos, coderas, entre otros) ya que estos imposibilitarían el buen movimiento del cuerpo.

Raspones, esguinces y hasta quebraduras son algunos de los riesgos que se corren, pero los chicos no parecen temerles. “Hemos sufrido un par de caídas, pero nada grave hasta el momento. Además sabemos cuáles son nuestros límites”, comenta Oscar Aballay, de 14 años. “Nos entrenamos para evitar las caídas, vemos las alturas y los riesgos”, agrega Joel.

En cuanto a la altura de los saltos varía de acuerdo a los lugares. Con frecuencia se utilizan las escalinatas del Centro Cultural Amadeo Conte Grand. En este lugar los chicos pueden realizar saltos (con o sin punto de apoyo) de hasta 3 metros de altura, dando un giro por el aire (ver fotos). Tomando una distancia para obtener velocidad, los jóvenes pueden tomar las barras de las escaleras y saltar hacia la vereda en donde, al caer, ruedan y se ponen de pie, por ejemplo. Algo más complejo, también tomando cierta velocidad, es caminar en forma horizontal por las paredes de este edificio (fotos).

“Mis padres me dicen que me cuide”, comenta Martín Tobares, de 15 años. “Yo me cuido, pero mis padres están acostumbrados a verme saltar por las paredes y en el patio de mi casa”, agrega Martín.

Alejandro Cerda, el entrenador del grupo, asegura que él se ve como un miembro más y no como una figura de autoridad. “Supongo que ellos me ven como un profe porque soy el que más tiempo lleva practicando Parkour”. Siguen sus consejos, indicaciones, y sobre todo procura la seguridad de los chicos. “Todos son muy buenos chicos y sus padres deben estar orgullosos”, afirma Alejandro.

Sea por realizar una actividad recreativa, o por sentir la adrenalina de un salto con obstáculos, son cada vez más los sanjuaninos que optan por este estilo de vida.

DESTACADO
El término parkour es de origen francés, proviene de "parcours" que significa "recorrido". “Les parcours du combattant" eran recorridos de obstáculos para entrenamiento de militares y en algunos casos para los bomberos.

Como de película
Cuando Alejandro Cerda tenía 16 años un incendio lo llevó a considerar al entrenamiento físico como una parte esencial de su vida.
Alejandro presenciaba el incendio de una casa. Una mujer desesperada gritaba por su hijo que aún se encontraba en la vivienda que poco a poco se iba derrumbando. Los bomberos  comenzaron a apagar el fuego para poder ingresar y rescatar a ese pequeño que había quedado atrapado. Alejandro, en su momento estudiante de artes marciales, siguió sus instintos y decidió ingresar por su cuenta para rescatar a un bebé. Con la dificultad que esto implicaba, pudo encontrar al pequeño y logró sacarlo. “Fue ahí cuando me di cuenta que todo lo que había entrenado había dado sus resultados. Pero al mismo tiempo sentí que me faltaba entrenamiento, tal vez por lo joven que era. De todas maneras decidí entrenar más y más, por si el destino me vuelve a poner una prueba semejante”. Estas es la historia de Alejandro, un héroe local y hoy entrenador de Parkour.

Comentarios