La Iglesia militante

Cristianismo y Revolución

domingo, 27 de mayo de 2012 · 18:41
Según la periodista Olga Wornat, la revista Cristianismo y Revolución apareció en septiembre de 1966, con una fuerte impronta ideológica siempre próxima a Montoneros. Era material de lectura obligado de la Juventud Peronista, sin importar su fe.

En mayo de 1969, bajo el título “Curas se juegan en San Juan”, un manifiesto de puño y letra de algunos sacerdotes identificados con el movimiento del Tercer Mundo ocupó la página 3 por completo. Era plena dictadura de Juan Carlos Onganía.

“Los sacerdotes firmantes, conscientes de la realidad actual imperante en nuestra provincia, que en mucho difiere del panorama alentador de la situación comunitaria sanjuanina, trazado por el señor gobernador en sus declaraciones a la prensa en Alta Gracia, nos dirigimos a la opinión pública para expresar lo siguiente”, comenzaron el texto, aludiendo en primer lugar a la situación laboral.

“En San Juan existe una deplorable situación de justicia que como pastores sentimos la urgencia de denunciar. Este estado de cosas está caracterizado por: a) Cesantías cada vez más numerosas de trabajadores de la administración pública y de empresas privadas”, expusieron en una larga lista de puntos críticos.

Además hicieron referencia al estado de mordaza: “f) Consideramos como violatorio de la paz y de las personas el clima de inseguridad, de miedo y de amenaza explícita o velada que se ha instaurado en San Juan”.

Se identificaron rápidamente con el movimiento latinoamericano: “e) No pretendemos hacer demagogia. Nuestra intención es ponernos al lado de los que sufren, tienen hambre y se encuentran esclavizados por el miedo y la impotencia. Así lo hizo Jesús. Y en la medida de nuestras posibilidades tenemos la voluntad de asumir nuestro compromiso como lo pide la Iglesia en América Latina”.

Firmaron: Martín Illanes, párroco de Villa Marini; Pablo López Soler, párroco de Concepción; Teodoro Marchetti, párroco de Marquezado; Antonio Ricardo Maggi, párroco de Trinidad; José Ramón Manrique, párroco de Albardón; Juan Godoy, párroco de 25 de Mayo; Marcial Cabón, párroco de Jáchal; Miguel Pellón, Jáchal; Fermín Fernández, Jáchal; Orlando Martín, de la capilla de Capitán Lazo; Víctor Hugo Falanti, capellán del colegio La Inmaculada; Federico Maggio, párroco de la Catedral; Alejandro Blanco, párroco de La Merced, y Eliseo González, párroco de Santa Lucía.

Comentarios