¿Dónde está Melisa?

La monarquía del Sol en jaque

Sin querer, la Virreina del Sol le robó protagonismo a la Reina. En las últimas presentaciones públicas estuvo al lado del gobernador repartiendo sonrisas y recepcionando visitas destacadas de la provincia. En otras palabras ejerciendo de anfitriona. Ya tenía un antecedente.
sábado, 19 de mayo de 2012 · 11:28


Por Ernestina Muñoz
CANAL 13

Si esto fuera política, la relevancia que tomó la Virreina del Sol en los últimos tiempos habría hecho alterar a más de un colaborador de Melisa Sánchez, la Reina. Carolina Auger estuvo presente en la apertura de la Feria Internacional de Artesanías, en la Cabalgata de la Fe y en la gala de Soñando por cantar, televisado para toda la Argentina.
¿Melisa? En la Fiesta del Surubí y la Feria del Libro, a kilómetros y kilómetros de la mirada popular, que juzga y elige guiándose por criterios tan sencillos como la calidez y la presencia; además de la belleza. Si sólo por eso fuera, cabe recordar que ambas sanjuaninas quedaron virtualmente empatadas por el voto del jurado en la noche de cierre de la Fiesta Nacional del Sol. Fue el operativo de mensajes de texto y de Internet los que hicieron la diferencia para darle la victoria a la rawsina.
Tanto las homologaron desde la organización, que hasta volvieron rubia a la hoy reina. De seguir así, cerca de los actos masivos de gobierno, Auger será la reina de corazones. Es más desenvuelta que Melisa y no temió en subirse a un caballo o a un escenario para representar a la provincia, aunque más no sea dando la bienvenida a las visitas invitadas por gobierno.
Pero afortunadamente esto no es política, aunque tienen algunas señas, como lo demuestra el encarnizado interés de asociaciones feministas por abolir los requisitos para preseleccionar candidatas argumentando que son discriminatorios de la media de mujeres sanjuaninas. A esto las autoridades contestan que la elección de la reina tiene los mismos parámetros que los de un concurso de belleza. Pero hay una intención de volverlo política de Estado con una ley que rija para preservar la fiesta popular.
Sin embargo, con esa sonrisa amplia, Carolina Auger hace saber desde el principio que no hay que temer por un “golpe de estado”. Si todavía conserva el apodo de Pipina, sobrenombre que le pusieron en su familia desde chiquita en Sarmiento. Recién han pasado 3 meses desde la coronación y resta ver qué cartas se juegan el resto del reinado.


 

 

Comentarios