Cuestión de fe

El que promete paga

Cientos de fieles realizaron colas en las escalinatas del templo de Deolinda Correa, muchos se hicieron presentes para pedirle, pero otros para cumplirle. Tiempo de San Juan te cuenta tres historias.
martes, 01 de mayo de 2012 · 16:24
Durante el fin de semana el predio de la Difunta Correa se vio invadido por peregrinos que buscan pedir y agradecer a la mujer que intercede ante los deseos. Hay promesas que llevan más de 10 años y otras con menos de 1 año.

Esteban Morales realiza todos los años, el recorrido desde la localidad de San Martín, Mendoza, hasta la Difunta Correa. Desde hace 17 años que realiza el recorrido de 3 días, los primeros años fueron para cumplir una promesa que le hizo a Deolinda, pero el señor reconoce que desde hace 10 años que “lo hago por agradecimiento”.

Éste año viajo junto a Norberto Pitón y Ceferino Montenegro, su familia realizó el recorrido en camión y lo esperó en el predio, con todo listo para que se sentara a comer.

Diego Asenjo, aunque no lo parezca tiene 18 años, el año pasado le realizó un pedido muy particular a la Difunta, “el poder tener la oportunidad de realizar una terapia con hormonas del crecimiento”.

Dos meses después de realizar el pedido, le avisaron a Diego que podía empezar con la tan necesaria terapia, es por ello que decidió ir con toda su familia a cumplir la promesa que había realizado por su salud.

El pequeño que Cabalgó
En éste caso el promesante es el tío Sebastián Ambrosi, quien lleva varios años realizando el viaje desde La Valle, Mendoza, hasta San Juan para ver a Deolinda Correa. En ésta ocasión vino acompañado por su sobrinito Facundo Nicolás, de 5 añitos, quien realizó por primera vez el viaje de peregrinación de 2 días en Marucha, su caballo.

Toda la familia Ambrosi/Mancilla acompaño, con emoción, a los jinetes. Por ser el primer viaje del pequeño a ésta provincia en lomo de caballo.

Comentarios