Bajo el ojo de los visitantes

Las “sanjuanineadas”, vistas desde afuera

Un grupo de 8 estudiantes de intercambio del Rotary Club opinaron sobre la cultura local. La mayoría de ellos lleva ocho meses en la provincia. Se animaron a hablar de todo lo que les llamó la atención, desde la siesta hasta el talento de los sanjuaninos a la hora de bailar.
jueves, 12 de abril de 2012 · 07:43
Un grupo de jóvenes entusiastas se reunieron en el Patio Alvear para intercambiar experiencias sobre su estadía en San Juan, todos pertenecen al Rotary Club. Excepto Hugo Lawrence, proveniente de Nueva Zelanda que realizó el viaje de intercambio con Coined, un programa de intercambios estudiantiles parecido al Rotary. También asistieron a esta cumbre multicultural dos sanjuaninos que partirán en agosto a sus destinos de intercambio.

La siesta es la primera “sanjuanineada” que surgió en la charla entre los visitantes extranjeros, obviamente les costó y mucho adaptarse a esta metodología cultural. “Al principio no entendí por qué se iban  mis ‘padres’ a dormir después de comer, en los primeros días me costó mucho pero cuando después de dormir mi primera siesta comprendí lo bueno que es”, explicó la alemana Lionie Männich mientras todos asentían con la cabeza.

Más allá de los hábitos siesteros, otra de las características que mejor deja parados a los sanjuaninos es la simpatía y atención. Gracias a ello Blake Austin, de Estados Unidos, y Lynn Van Den Herrewegen, de Bélgica, decidieron probar suerte en los pagos locales. “Me llamó la atención cómo era la forma de ser de un argentino que estuvo de intercambio en Washington, es por eso que decidí  que Argentina debía ser mi destino… aquí descubrí que aquí todos son igual de sociables”, comentó el estadounidense.

La alemana Lionie y la sueca Andrea Standelmann, enfatizaron el calor y contención de los sanjuaninos a la hora de encontrarse con gente de otras nacionalidades, a diferencia de sus países en donde el trato es más distante. “Nos ayudaron a sentirnos contenidos, para no extrañar tanto nuestros seres queridos” dijo Lionie. A lo que Lynn agregó, “son extremadamente curiosos y peguntan muchísimo por nuestra cultura, me hace sentir como una embajadora internacional”.

A la hora de hablar sobre las culturas grupales la danesa Sigrid Moller se mostró emocionada por la diferencia con su país, “aquí hay mucha vida nocturna, en casa no somos de juntarnos de noche… en cambio aquí es muy importante, me gusta porque hay muchas actividades grupales y salidas nocturnas”. Acto seguido todos fueron como un coro cantando al mismo tiempo al momento de responder ¿cuáles son los mejores boliches? “Willy Cuba y Mamadera” respondieron todos con confianza y entre risas.

Sobre el tema de los flirteos, las reacciones estuvieron divididas. Hugo Lawrence resaltó que la sanjuanina es más difícil que la neozelandesa, “las chicas de donde vengo son más decididas a la hora de estar con un muchacho… yo aquí no tengo suerte”. Caso contrario para las chicas que tildaron de “despiertos” a los locales, “una comienza a bailar con ellos y al comenzar a hablar dicen ‘pico…pico’, intentamos de tranquilizarlos pero ellos insisten”, explicó la belga mientras sus amigas se reían.

Lo que más sorprendió al grupo es que en un momento de silencio fue un suave “aquí los hombres saben bailar”, dicho por la austriaca Angela Kaser. Automáticamente las caras de las chicas se iluminaron, “sí, aquí sí que saben bailar” recalcaron entre todas. El lado triste de la historia es que Blake y Hugo no pudieron defenderse, “ellos saben bailar… nosotros debemos aprender”, comentó un tanto desconsolado el neozelandés.

Todos los jóvenes coincidieron en que lo primero que harán al llegar a sus lugares de origen es enseñarles a sus amigos los insultos locales, dormir la siesta, tomar mate, hacer empanadas y asado. Además de llevar mates y alfajores, estos últimos, un bocado que se convirtió en adicción.

Los locales que hacen la valija

Paula Rojas e Iván Pompolo son los sanjuaninos que viajarán en agosto a conocer a sus nuevas familias del Rotary Club. Ambos tuvieron que rendir un examen junto a otros 14 chicos, en Mendoza.

Para Paula el trato con Sigrid fue un poco más íntimo. Porque es su guía de costumbres ya que Dinamarca será su destino en 4 meses. Iván irá a Estados Unidos y realiza bromas contantes con Blake, con respecto a su futuro como estudiante en ese país.

Comentarios