íntimamente

La ex Reina extraña sus días sobre los patines

La ex reina del sol y actual co-conductora del programa “DQE” habló sobre temas que le causan mucha satisfacción. Aparte del amor al periodismo, expresó que todavía tiene un cariño latente por el patinaje artístico y por el diseño de indumentaria.
martes, 10 de abril de 2012 · 09:50
Esas cosas que se dejan de hacer por diversos compromisos de la vida, entre ellas el estudio o el trabajo, hacen que en algún punto se tenga ganas de retomarlo. Ana Paula Zabala vivió esto al término de la escuela y comienzos de la vida universitaria. Su gran pasión es el periodismo pero además reveló otra actividad que la hizo mejor como persona.

“El periodismo es mi máxima pasión y algo que me gusta mucho pero no estoy haciendo es el patinaje artístico”, dijo con un tono triste. Contó que lo practicó durante 12 y 13 años empezando a muy temprana edad, tan temprana que su único recuerdo son los relatos de su familia. “Desde muy chiquita pasaba los canales y me quedaba viendo las competencias de patinaje artístico”, afirmó.

Su comienzo en la práctica de este deporte fue bastante insólito, “un día mi hermano se fue a cortar el pelo y resulta que el peluquero era profesor de patinaje artístico, y ahí me dijo que me acercara al club para empezar a practicar”. Sus comienzos se dieron en Santa Lucía y luego comenzó a practicar en el Banco Hispano. Destaca lo difícil que es cambiarse de club ya que todo tiene su precio, en este caso el coste del pase. Pero más allá de lo monetario, “en un deporte individual como el patinaje artístico es muy fuerte la relación que se logra entre compañeras y conocidas del club”, según el relato de la ex–reina del sol.

Ana Paula habla de lo metódico y ordenado que es el patinaje, “no importa si te caes 30 veces, te tenés que volver a levantar y hacerlo sin miedo a caerte”. Para la ex reina del sol se trata de un deporte que determina mucho la fortaleza mental y ella lo refleja en el esfuerzo cotidiano.
Después de tantos años de práctica y competiciones, a los 17 años tuvo que abandonar esa actividad debido a la enorme exigencia académica que traía la vida universitaria. Sus tiempos se acortaron y el compromiso de una vida con planes a futuro, determinaron el fin de una preciada época. “El entrenamiento era en las mañanas, en las tardes e incluso en las noches”, comentó Ana Paula.

Muchas veces a los patinadores artísticos se los relaciona con otra actividad deportiva, los rollers, pero para la entrevistada no es lo mismo. “El que camina, corre o maneja un auto por la noche en el parque habrá visto a los fanáticos de los rollers recorriendo las calles. Pero es una actividad muy peligrosa teniendo en cuenta que no hay un lugar público para hacerlo”. “Por eso en San Juan se complica mucho andar en rollers porque si hay que pagar 200 pesos en una club para dar unas vueltas, te hace dudar si practicarlo o no”, afirmó la conductora de televisión.

De todas maneras, lejos de la práctica del patín Ana Paula asegura que su fuente de felicidad radica en poder estudiar lo que le gusta y poder estar trabajando de lo que ella quiere. Por ahora eso basta.

Comentarios