Práctica ilegal

Los cuidamotos se adueñaron del Centro Cívico

Cobran $2 por usar el estacionamiento público ubicado en Avenida España, entre Libertador y Rivadavia, y el que está en Las Heras y Rivadavia. Por Gustavo Martínez.
sábado, 31 de marzo de 2012 · 13:34


Por Gustavo Martínez
gmartinezpuga@tiempodesanjuan.com
A simple vista, parecen oficiales. Pero no lo son. Es que no tienen el tradicional aspecto de un cuidacoches. Los cuidamotos que se adueñaron del estacionamiento público de motos ubicado en los costados Este y Oeste del Centro Cívico, están loockeados con chalecos color naranja que en algún momento pertenecieron a una empresa de máquinas pesadas. Incluso, uno de ellos usa un pantalón de trabajo azul oscuro con bolsillos a los costados de sus piernas y una remera azul oscura debajo del chaleco y, a simple vista, da la sensación de ser un custodio oficial. Cobran 2 pesos por “cuidar” la moto a quien la deja en esos espacios públicos, una práctica ilegal que el Código de Faltas sanciona hasta con días de arresto, según la modificación que se le incorporó hace tres años, cuando empezó a regir el sistema de estacionamiento controlado (ECO) en la ciudad por el cual el municipio de la Capital cobra por estacionar los autos y con el que se espantó del microcentro a los cuidacoches.
Pero estos cuidamotos, que a simple vista son cuatro, se las arreglaron para seguir lucrando con el temor del que deja su vehículo en la vía pública. Dos están ubicados en la Avenida España, entre Libertador y Rivadavia; y otros dos –un hombre y una mujer mayor- están en Las Heras y Rivadavia.
Por Avenida España, uno abarca la primera cuadra, es decir, hasta Laprida; y el otro hasta Rivadavia. En el costado Oeste de esa avenida están los carteles y los separadores que indican que ese es el lugar habilitado oficialmente para dejar las motos. Incluso, muchos de los que van a trabajar o a realizar un trámite al principal edificio público de la provincia, también lo hacen en bicicleta y aprovechan para usar ese estacionamiento. A estos últimos los cuidamotos les piden su “voluntad” a la hora de cobrarles.
La situación es distinta para el que va en moto: desde las 7 de la mañana y hasta las dos de la tarde, tanto por Las Heras como por España. Estos sujetos se paran firmes en la calle y hasta “ordenan” el estacionamiento de las motos, indicándoles a sus conductores dónde las tienen que ir acomodando.
Así ellos también “aprovechan” más el espacio público destinado para ese fin, ya que logran amontonar en forma apretada los cientos de motos que a diario llegan a ese estacionamiento municipal.
Y, al dejar la moto, le “informan” a su dueño que deberán abonar 2 pesos al retirarla. El negocio es redondo si se tiene en cuenta que, a simple vista, este medio contabilizó una mañana 220 motos estacionadas en esos dos puntos.
Sólo unos pocos propietarios tienen el coraje de enfrentar un mal momento y negarse a pagarle al cuidamoto al momento de retirar su vehículo.
Es que estos sujetos se paran al costado del vehículo cuando los van a retirar y se imponen con su presencia al pago.
Ante la consulta de Tiempo de San Juan, las autoridades del municipio de la Capital dijeron desconocer la presencia de estos cuidamotos en el Centro Cívico.
Estos no son los primeros cuidamotos de la ciudad, pero sí uno de los pocos que hacen ese trabajo en el lugar más concurrido de la Capital. Los primeros cuidamotos aparecieron en los últimos días de febrero de 2009, cuando empezó a funcionar el estacionamiento pago en la ciudad. Pero, en ese momento, el municipio los combatió.

“Alto impacto”
El 2 de marzo último, el ECO cumplió sus primeros tres años de vida. Ese día del 2009 se empezó a cobrar por estacionar en un sector de la Ciudad. Para este aniversario, el coordinador del gabinete capitalino y de este sistema, Juan Sánchez, informó públicamente que “el Centro Cívico es un lugar de alto impacto en el estacionamiento y la extensión del sistema pago a ese lugar está siendo evaluado para implementarse”.
Hasta el momento el ECO no llegó a las calles que rodean al principal edificio público de la provincia, el cual tiene un flujo diario, en promedio, de unas 10.000 personas.
Sánchez evaluó como “exitoso” el estacionamiento controlado e informó que actualmente abarca a 81 manzanas de la Ciudad. También remarcó que “democratizó el espacio público, por la rotación que permite de los espacios para estacionar y porque se terminó con el problema de los lavacoches en la Ciudad”.