Intensas negociaciones

Licencias docentes, en el ojo de la tormenta

Es un tema que los gremios de los maestros retomarán en paritarias esta semana. Negocian a contrarreloj y se prevé que sí o sí cambie el sistema este mes con la firma de un acuerdo. La traba: las licencias por largo tratamiento y el funcionamiento de la Junta Médica.
lunes, 06 de febrero de 2012 · 09:31

Por Miriam Walter
mwalter@tiempodesanjuan.com

Los gremios docentes y el gobierno local retomarán desde el 13 de febrero próximo la paritaria que dejaron caliente el 28 de diciembre, por la que se intenta cambiar nuevamente el régimen de licencias de todos los maestros titulares y suplentes de gestión pública en la provincia. Si bien ya hay conversaciones avanzadas en extender los permisos para los casos de maternidad, paternidad y cuidado de familiar enfermo, hay puntos conflictivos, planteados por UDAP, el sindicato de representación mayoritaria: las licencias por largo tratamiento (conocidas como “6h”), a las que consideran muy cortas y que dejan a la deriva al docente al terminarse;  y el funcionamiento de la Junta Médica que aplica los permisos, a la cual le achacan diferencias de criterio para aplicar la normativa en detrimento de los pedidos de los trabajadores, como así también maltratos.

Por ahora, ambas partes se muestran cautelosas de los resultados, que se buscan raudamente para firmar este mes, porque necesitan cerrar esta paritaria para iniciar la de salarios antes de que empiecen las clases en pocos días, el 28 de febrero. Tanto el secretario adjunto de UDAP, Luis Lucero, como la ministra de Educación, Cristina Díaz, dijeron a Tiempo de San Juan que hay mucho diálogo y que esperan llegar a un consenso en el ámbito de negociación, donde también participan los gremios UDA y AMET y donde las decisiones tienen peso de ley.

“Queremos recuperar derechos perdidos y hay otros que deben actualizarse”, dijo Lucero sobre las licencias docentes. Estas se rigen por la ley  6694, que sufrió ya varias modificaciones. “Sobre todo en los ’90 cuando se cercenaron los derechos de los docentes suplentes en particular. Los suplentes por  un tiempo no podían embarazarse ni enfermarse porque  perdían el cargo”, agregó el sindicalista. Hoy las licencias del magisterio son tema nuevamente, sobre todo a la luz de que las licencias para la administración pública -que se rigen por otra ley (la 6698)- han cambiado en los últimos dos años otorgando más días a los estatales en ciertos casos.

¿Qué busca UDAP? Llevar la licencia por maternidad a 120 días corridos cuando hoy es de 90 días; la de paternidad a 3 días hábiles cuando hoy es por sólo 1 día; la de cuidado de enfermos directos a cargo a 30 días hábiles cuando hoy  es de 20 días hábiles, y para la de lactancia materna, contemplar los casos de escuelas con jornada completa.


Hasta aquí parece sencillo. Pero la licencia por largo tratamiento se presenta como un asunto complejo en la mesa de negociaciones. Se trata del permiso que tiene motivaciones muy amplias, desde enfermedades oncológicas hasta cálculos en la vesícula y casos de estrés crónico. Este permiso se otorga hasta por un año con goce de haberes al 100 % y es prorrogable por 1 año más con sueldo al 50 %.  UDAP quiere que se extiendan estos permisos en el primer caso a 2 años con 100 % de goce de haberes, con serias quejas de por medio. Es una licencia acumulable, es decir que por el mismo diagnóstico se pueden dar primero unos meses y luego más, intercaladamente, hasta cumplir con el techo que fija la normativa.

Según  Lucero, hay problemas en la práctica con las licencias de largo tratamiento, que ellos también plantean y que pretenden que se solucionen en esta instancia paritaria –aunque lleva varios años de arrastre-es que cuando un docente va a la Junta Médica -que depende del Ministerio de Salud- con un cuadro para 6h, le otorgan el permiso “pero no especifican el diagnóstico, entonces hay casos en que alguien sufrió una operación y se le dio todo el permiso y después va a pedir más días porque de esa operación devino un cuadro de estrés, y no se la dan, pese a que es otro el diagnóstico que motiva el pedido y quedan en un abandono total, sin sueldo”.  Hay casos que la Junta Médica envía a la “Comisión Médica 26” que depende de la Nación y que es quien define si el estatal está en condiciones de trabajar o no, otorgando el retiro por invalidez con un mínimo del 66 %. 


Por otro lado, Lucero dijo que han pedido la presencia en la paritaria del ministro de Salud, Oscar Balverdi, para exponerle más complicaciones con la Junta Médica, con quien el gremio se ha enfrentado varias veces, sobre todo en 2011 acusando vía solicitadas al ente de injusticias. “Cuando el médico de cabecera da 5 días, en la Junta seguro dan menos. Allá dicen que los docentes piden permiso y después se van a Cancún, pero por el gremio no ha venido nadie con casos así”, ironizó el sindicalista. “Nosotros no defendemos lo indefendible, y acá hay muchísimas denuncias sobre maltratos en la Junta y muchos apelan las resoluciones directamente en la Justicia”, agregó.

Además, el gremio quiere que se mejore la aplicación de los criterios de la misma normativa en diferentes sedes de la Junta, es decir, que ven diferencias en las resoluciones de la central y de los departamentos alejados. “Por ejemplo, Caucete extiende certificados sólo por un día cualquiera sea el caso, vayas quebrado o no, en cambio en Jáchal dan licencias por tratamientos de hasta 45 días”, graficó Lucero.

Otro reclamo de UDAP es  que “los médicos de la Junta Médica no hacen los estudios pertinentes porque no hay consultorios adecuados, atienden en una oficina”, dijo el sindicalista, aludiendo al edificio que funciona en Central y Catamarca.
  
Consultada sobre el tema, la ministra Díaz dijo que está esperando un informe de Salud Pública para analizar los reclamos gremiales. No quiso opinar mucho, sólo se limitó a decir que “seguro habrá acuerdo, porque todo se consigue con el diálogo”.

¿Y los sueldos?

Terminar la paritaria por las licencias es fundamental para iniciar la nueva paritaria que tratará el aumento salarial. El problema que emerge todos los años es que para negociar salarios en la provincia, deben esperar que se fije el piso salarial a nivel nacional, por lo que en San Juan están atados a tiempos riesgosos, ya que las negociaciones nacionales siempre se cierran cuando las provincias están al borde de empezar las clases, lo que localmente se prevé este año para el 28 de febrero. Por ahora, hay cautela en UDAP y evitan hablar de paro. Desde UDA, Roberto Rosa también se mostró reservado con el futuro de las conversaciones y ni siquiera le pareció prudente hablar de porcentajes. En CTERA a nivel nacional están hablando de un crecimiento de un 28 % aproximadamente en el piso, que hoy es de casi $2.400 y lo quieren llevar a $3.000, de manera que ningún maestro que recién se inicia en la actividad gane por debajo de esa cifra.


Comentarios