A 150 AÑOS DEL FALLECIMIENTO

Primeras brevas, la ofrenda de amor de Doña Paula a José Sarmiento

Hoy se cumplen 150 años del fallecimiento de la madre de Domingo F. Sarmiento. Ayer fue el aniversario de nacimiento de José Clemente Sarmiento, el padre del prócer, y se recreó la ceremonia que Doña Paula le rendía para esa fecha: ofrendarle las primeras brevas de la histórica higuera.
martes, 22 de noviembre de 2011 · 11:52

Por Gustavo Martínez
gmartinezpuga@tiempodesanjuan.com

En la casa de Domingo Faustino Sarmiento había una tradicional ceremonia de amor que se repetía cada 21 de noviembre: doña Paula Albarracín apartaba cuidadosamente las primeras brevas de la higuera que le daba sombra a su telar y se las llevaba como un preciado regalo de cumpleaños a amor de su vida, José Clemente Sarmiento, ese hombre de campo con el que contrajo matrimonio cuando ella tenía 28 años y con el que tuvo entre 13 y 15 hijos –no se sabe con precisión-, de los cuales vivieron cinco.

Hoy ese ritual se sigue cumpliendo, bajo el formato de homenaje que cada año rinden las autoridades de la Casa Natal y la Asociación Amigos de la Casa Natal de Sarmiento. Y se eligió el día después del cumpleaños de José Clemente porque se conmemoraron los 150 años del fallecimiento de doña Paula. Por eso descubrieron una placa y le llevaron una ofrenda de flores.

Doña Paula era más grande que José Clemente. Ella nació el 27 de junio de 1774 y él el 21 de noviembre de 1778. Ella falleció el 22 de noviembre de 1861, enviándole bendiciones a su hijo Domingo que no llegó a verla en los últimos días de vida. José Clemente falleció el 22 de diciembre de 1848.

Esa tradicional ceremonia de amor de Doña Paula hacia José Clemente fue reflejada por Domingo F. Sarmiento en su libro Recuerdos de Provincia, donde recuerda que recién después del cumpleaños de su padre el resto de la familia podía comer las brevas. Hoy, las autoridades de la Casa Natal cuidan celosamente esas primeras brevas para respetar esa ceremonia tal cual lo hacía Doña Paula, una mujer clave en la formación del Maestro de América a la que nunca la vida la fue fácil: desde muy chica se quedó sin madre, su padre estaba postrado en una cama y ella crió a sus 14 hermanos.


Comentarios