HOMENAJE

Las maestras sanjuaninas que se destacaron en el mundo

La Asociación Amigos Casa Natal de Sarmiento realizará el viernes próximo el primer homenaje a maestras sanjuaninas que se destacaron en cargos trascendentales en distintas partes del planeta.
martes, 22 de noviembre de 2011 · 12:57

Por Gustavo Martínez
gmartinezpuga@tiempodesanjuan.com

Durante años Velia Sumay de Suárez, la vicepresidenta segunda de la Asociación Amigos Casa Natal de Sarmiento se dedicó a recortar y guardar todo tipo de información ligada a la actividad cultural de los sanjuaninos a nivel nacional y mundial. Pero las historias de Beatriz Ana Bosque, Ana María Zárate de González y Gisela Waisman la impulsaron a presentar un proyecto para que se le rindiera un homenaje a estas tres maestras sanjuaninas que se destacaron por su labor en diferentes lugares del mundo.

“Bosque se recibió de maestra en el Colegio Santa Rosa de Lima, Zárate de González fue elegida Maestra del Año en Nueva York y Waisman integra la planta permanente de docentes en la Universidad de Estocolmo, en Suecia. Todas estas instancias me movilizaron a presentar un proyecto para dignificar la labor de estas tres docentes sanjuaninas. Todas las socias de la asociación buscaron información, las contactamos y organizamos el homenaje”, explicó Velia Sumay.

El homenaje será el viernes 25, a las 18.30, en la Casa Natal. Las organizadoras invitaron a todo el cuerpo directivo y docente de las escuelas en las que estudiaron las sanjuaninas. También a la Banda de Música de la Policía de San Juan y hasta una docente de séptimo grado de Ana María Zárate de González. Dos de las maestras recibirán una plaqueta y, en el caso de Waisman, la recibirán sus padres porque ella participará vía teleconferencia.

De Santa Rosa a veedora internacional

“Este es el primer homenaje que me rinden en mi provincia. Voy a viajar para estar presente. Es algo que no me esperaba”, comentó a Tiempo de San Juan Ana Beatriz Bosque, quien se recibió de maestra en el Colegio Santa Rosa de Lima y terminó siendo una veedora internacional en misiones humanitarias y electorales de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea.
Para llegar hasta esos puestos, empezó por salir de la provincia para estudiar Abogacía y Escribanía en Córdoba. Regresó como profesional a la provincia y alcanzó a ejercer durante un año. Luego viajó a España para realizar un posgrado en Derecho Internacional. Su carrera académica la llevó a viajar a Suiza, donde empezó a participar en misiones de paz de la ONU. Empezó a ser contratada para trabajar en zonas de conflicto y se especializó en misiones electorales.
Actualmente tiene 59 años y eligió establecerse en Mendoza por la educación de su único hijo y allí disfruta su vida en familia junto a su esposo noruego, quien era su supervisor en una misión en el desierto de Sahara. Desde allí sigue ejerciendo su trabajo cuando los organismos internacionales la contratan para alguna misión.
Tras haber participado en momentos históricos del mundo, como las elecciones que consagraron a Nelson Mandela“, Bosque cuenta que “las experiencias que tuve en Africa y en Haití fueron las más intensas. Volví a Haití en el 2010 y la última vez estuve entre marzo y abril último para participar en la segunda vuelta de las elecciones. Allí vivimos hechos de violencia física contra la base en la que estábamos. Pero es entendible, porque el pueblo se enojó mucho por el sufrimiento que le hicieron pasar. Es gente muy buena, muy cálida, y ahora están más tranquilos”.

De la Normal Sarmiento a Estocolmo

Gisela Waisman se crió en la cuna de los maestros: hizo sus estudios primarios y secundarios en la Escuela Normal de Maestros Domingo F. Sarmiento. Pero a sus 17 años agarró un vuelo propio que hoy, a los 43, la ubica en el plantel permanente de profesores de la Universidad de Estocolmo, en Suecia. Este es el primer homenaje que le rendirán a esta sanjuanina que se doctoró con cuatro de los ocho profesores que son jurado de los premio Nóbel.
Desde ese país, en el que además echó raíces cuando conoció a su actual marido –un economista que trabaja en el departamento de estado de Suecia- y en el que nacieron sus dos hijos, este viernes participará en una videoconferencia para recibir el homenaje que le rendirán desde la Casa de Sarmiento.
A la Universidad de Estocolmo se llega por recomendaciones académicas. A Gisela Waisman se le abrió una puerta por el doctorado que cursó en Londres, después de recibirse como licenciada en Economía en la Universidad Nacional de Cuyo en Mendoza y trabajar para el ministerio de Economía de la Nación.
A pesar de sus estrechos vínculos en Europa, Waisman viaja todos los años a San Juan para pasar las fiestas junto a sus padres, que viven en el barrio Residencial, en Desamparados. “Este es el primer homenaje que le van hacer en la provincia. Está muy contenta y agradecida”, comentó su madre, Gloria, quien el viernes recibirá la plaqueta de distinción a su hija junto a su esposo José.
Para su doctorado, Waisman motorizó una realidad que ella vivió en sus dos mundos, el sudamericano y el europeo: la discriminación y la corrupción. En una visita que hizo en el 2008, la sanjuanina contó que “Me llamaba mucho la atención que la Argentina siempre estaba mal ubicada en los ranking de corrupción. Y países como Suecia siempre están entre los menos corruptos. Entonces me puse a buscar las causas y en eso basé el trabajo”.

De la San Martín a Nueva York

Ana María Zárate llegó a ser grande en Nueva York, en Estados Unidos, una de las ciudades más competitivas del mundo. Pero esta docente sanjuanina que cursó sus estudios primarios en la escuela Angel Domingo Rojas y se recibió de maestra en la Escuela Normal San Martín en 1968 exportó al país del norte una herramienta clave para destacarse entre la multitud: “Allá todo es tecnología y se olvidan del trato personal”, reza en su reseña, una enseñanza que heredó de Domingo F. Sarmiento.
Zárate nació en Rawson y, a pesar de haber estado en la cúspide del país más desarrollado del mundo, optó por volver a su barrio natal y hoy en día sigue viviendo sobre la calle Loreto en el barrio Marcó. Incluso, nunca corto su vínculo con la docencia sanjuanina: aún mantiene una cálida relación con su maestra de séptimo grado, Victorina Sanatore de Pacci, a quien iban a invitar al homenaje de Zárate.
Hace 40 años se fue a vivir a Estados Unidos con su esposo cuando recién se casó. Y allá empezó a ejercer la docencia en el Saint Martin of Tour School, un colegio católico donde enseñó español a chicos desde cuarto a octavo año. El 27 de diciembre de 2005 fue elegida como la Maestra del Año en Nueva York por la empresa Berlitz Incorporation, quien tiene el aval del gobierno estadounidense para contratar a docentes que trabajan en aquel país.
Ganar ese premio no fue fácil, ya que participaron más de 800 docentes del populoso estado. Además del honor del premio, a Zárate le dieron 1.000 dólares en forma simbólica, la nombraron supervisora escolar y la candidatura para representar a Nueva York en la elección de la Maestra del Año en el 2006.
Ahora Zárate se jubiló y, a pesar de tener todas las puertas abiertas para seguir viviendo en Estados Unidos, optó por regresar  y vivir en Rawson. En declaraciones periodísticas hechas cuando le otorgaron el premio, Zárate remarcó que “en San Juan hay un excelente nivel de maestras, pero la sociedad no las valora”.