sábado 13 de abril 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Tiempo de San Juan. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Desde las entrañas

La vida dentro de los muros del Penal de Chimbas

En un recorrido único, Tiempo de San Juan te muestra lo que nunca nadie vio de la cárcel. Detrás del paredón de la Benavídez, un mundo entero coexiste y, como pocas veces, abre sus puertas. Entrá y conocelo.

Por Luz Ochoa

¿Qué sabemos los sanjuaninos del Servicio Penitenciario, más bien conocido como el Penal de Chimbas? Sin miedo a errar, el concepto que una mayoría tiene es que es el lugar a dónde van a parar los delincuentes que cumplen condena, que de vez en cuando se producen revueltas entre los internos y que algún que otro recluso decide no regresar al cabo de una salida transitoria, por lo que es declarado prófugo.

Más allá de la idea general, poco se sabe de su día a día, su funcionamiento, la gente que allí trabaja y las miles de historias que se esconden detrás de los muros que separan a la cárcel de la comunidad. Sin embargo, en esta oportunidad, Tiempo de San Juan accedió a un recorrido único por el predio ubicado en Av. Benavídez, en el que surgen nuevas perspectivas sobre la prisión en sí y los agentes que la componen.

Previo al ingreso y a modo de misión de la visita, para luego contar, dos interrogantes habían sido planteados por quién escribe: cómo viven los presos sanjuaninos y cómo es para los penitenciarios custodiarlos. Afortunadamente, la experiencia resultó tan enriquecedora que las respuestas fueron muchas más de las esperadas y dieron cuenta de una parte de la realidad que allí transcurre a diario.

eaadea6e-251f-4ec7-a197-2a6e448b736a.jpg
Plaza de Armas del Servicio Penitenciario

Plaza de Armas del Servicio Penitenciario

Una ciudad llamada cárcel

Ni bien las murallas son atravesadas, lo primero que se deja ver es una mini ciudad en actividad y máxima seguridad en cada rincón. Es una cálida mañana de verano y las altas temperaturas todavía no se hacen sentir, aunque con el curso de las horas, el calor comienza a pesar en el pavimento de sus calles, en los hierros de las torres de control y en las garitas de cada pabellón.

bd046801-e0c4-4dfe-9808-8c6e0e8dbdab.jpg

Edificios de dos pisos se dejan ver a lo largo y lo ancho del lugar, separados en cuatro sectores. Son los pabellones donde los presos duermen y pasan buena parte del tiempo. Allí permanecen en sus celdas, conectadas entre sí, mientras son custodiados por los penitenciarios.

Afuera, espacios verdes para la actividad deportiva, una huerta, una escuela, un centro sanitario, oficinas administrativas y las instalaciones de los talleres rodean a los pabellones, lo mismo que el escenario principal como lo es -desde lo institucional- la Plaza de Armas, situada en el corazón del Servicio Penitenciario, donde una bandera argentina de gran tamaño flamea en lo más alto del mástil.

b13c3182-fc43-45cc-8348-14d907ea1c1f.jpg

A pesar de las custodias dispuestas en sitios específicos, con uniformados armados y en constante vigilancia, el movimiento es permanente por las calles internas. Ya sean los camiones de recolección de residuos, como los móviles que trasladan a los reos de un punto a otro, o los mismos efectivos que se mueven de aquí para allá, en patrullas o a pie, la circulación se percibe en todo momento.

483779ae-1b40-4e22-8ad6-3a296eeddfce.jpg

Similar a lo que las películas reflejan de un campo militar, sin los cuerpos de entrenamiento, el orden y la coordinación entre sus actores se pueden ver, al igual que la cordialidad y el respeto en el trato de los colegas: no hay ni un solo uniformado que pase por al lado que no salude y ofrezca buenos días. (¿Tan mal estaremos por estos tiempos que la amabilidad llame la atención?)

464f742b-aaa5-4414-9e49-69427e874459.jpg

Un pabellón por dentro

Si bien esta cronista y el fotógrafo que participaron de la excursión tuvieron la posibilidad de entrar a un pabellón, por leyes vigentes -según explicaron- no se pudieron obtener imágenes desde las entrañas, puesto que no está permitido fotografiar a los presos. Sin embargo, el paso por dicho lugar dejó apreciaciones y sensaciones que merecen ser compartidas.

Luego de cruzar la primera guardia en la entrada del pabellón de los presos federales, varios metros hay que caminar hasta llegar al ingreso del edificio. Allí, puertas metálicas y de gran porte se abren para dar paso a los "intrusos" que, a diferencia del resto, lucen ropa de civil.

580dcbc8-fae8-4ba4-b1ba-05d0f0ab20d6.jpg
Ingreso al pabellón de los presos federales

Ingreso al pabellón de los presos federales

Un grupo de jefes y oficiales aguardan en la entrada del lugar para acompañar y cuidar que nada fuera de lo habitual ocurra durante el recorrido por la construcción con una disposición semicircular. Es que alrededor de la guardia principal se sitúan los pasillos con las celdas enfrentadas entre sí en hilera. Todo ello está blindado con una doble reja que desnuda la profundidad de la prisión.

Los calabozos donde se encuentran los Espartanos (internos del programa de rugby inclusivo) son los de mejores condiciones por la limpieza y el orden que se observa. Algunos advierten la extraña presencia, pero continúan con lo suyo. Por su parte, el resto de las celdas se muestran más sucias, con restos de basura en el suelo, pero como si eso a nadie de quienes transitan por allí le importara.

Marcando presencia y observando sin disimulo, algunos reclusos se apoyan en las rejas y esperan ser saludados por la comitiva que pasa por al lado. Basta con un simple "hola" para que de inmediato respondan del mismo modo. No obstante, aunque todo se desarrolle con tranquilidad, el clima de tensión se palpa mientras los penitenciarios escoltan y ofrecen explicaciones para descomprimir.

A pesar de que no se trata del pabellón de homicidas, puesto que una parte importante que lo compone terminó tras las rejas por causas de drogas, el ambiente se percibe espeso cada vez que la mirada apunta hacia el interior de las celdas. Y resulta, en un punto, entendible: ¿a quién le gusta ser observado cuál objeto en exhibición? Y más por desconocidos.

Para el final del recorrido, en el que también habían puestos de guardia, lo único que queda son las salas de comunicación donde los internos pueden hablar con sus abogados o defensores oficiales. Un blindex separa uno y otro lado, de modo que el preso no pueda mantener contacto físico con quien ejerce su defensa y, así, evitar que un conflicto escale a mayores.

Confesiones de dos penitenciarios

Cuando los penitenciarios hablan, el orgullo por las tareas que cumplen queda en evidencia y es que, a pesar de las malas experiencias que les tocó vivir como custodios de presos, dicen amar lo que hacen por sobre todas las cosas. Con la vocación a flor de piel, dos efectivos de alto rango cuentan sus vivencias, regalan nuevas perspectivas y hasta se emocionan.

Vanesa Maldonado lleva 13 años trabajando en el Servicio Penitenciario y actualmente se desempeña en la División Monitoreo, donde a través de cámaras de seguridad controla cada movimiento allí dentro. Su mayor experiencia fue en la guardia del sector de las mujeres, en la que arrancó como celadora hasta ser la coordinadora.

ea16b9d1-6459-44c8-9b43-e8fb4abbda00.jpg
Vanesa Maldonado y César Alfredo Carrizo, junto al director del Penal Adriel Fernández (izquierda)

Vanesa Maldonado y César Alfredo Carrizo, junto al director del Penal Adriel Fernández (izquierda)

Si bien reconoce que al principio sintió temor, con el paso del tiempo se acostumbró a lidiar con las presiones de la labor. "Sentía muchos miedos porque estamos en una cárcel y hasta hoy, cada vez que entro, me persigno y siempre le pido a Dios que me proteja. Quiero volver a mi casa porque tengo 6 hijos y quiero sacar una guardia sin novedad", confiesa.

Además de preocuparse por los suyos que esperan puertas afuera del muro, la protagonista señala que el interés también está adentro, en sus compañeros. "Siempre está ese miedo, adrenalina, de que les pueda pasar algo. Es imposible no pasar nervios o angustia por ellos. Es que pese a estar preparados, cuando llega el momento de crisis no sabés qué puede pasar y rogamos que salga todo bien, que nadie salga lastimado", expresa.

Aunque vivió tantas cosas dentro de la prisión, las de máxima tensión son las que la marcaron como aquella vez que una presidiaria tomó de rehén a su propio hijo. "Siendo madre, me marcó mucho. Tuve que actuar con mucha precaución por el menor y pensar bien las decisiones que iba a tomar. Por suerte me salió bien", cuenta quien asegura que nadie está habilitado para juzgar a los otros.

Tal parece y a diferencia de lo que muchos podrían elucubrar, los penitenciarios desarrollan niveles de empatía sorprendentes y por las funciones que cumplen reluce su costado más humano. "Cuando una escucha las historias de las internas y la vida que tuvieron, el sufrimiento que han pasado, te das cuenta del por qué llegaron a delinquir y por qué están acá", explica.

César Alfredo Carrizo es auxiliar de jefatura y se encamina a cumplir las bodas de plata dentro de la unidad carcelaria. A sus 59 años manifiesta que la mitad de su vida trabajó dentro de los muros y por tanto la experiencia lo avala. El hombre que es hoy dista con aquel joven treintañero que le costó involucrarse en sus inicios. No obstante, indica: "Con el tiempo, uno se acostumbra a la labor. Pasé por todos los puestos y en cada lugar aprendí algo".

Ante la consulta de que si es posible que custodio y reo entablen una relación cercana, el penitenciario de larga trayectoria responde que no hablaría de vínculo afectuoso, sino más bien de un intercambio respetuoso en el que quien ejerce el poder tiene en clara su función como asistente. "Hay que estar pendientes de las necesidades que tienen, estamos para eso para tratar de ayudarlos en el contexto de encierro que tienen", destaca.

Padre de familia admite de su entorno desconoce aquello con lo que debe lidiar a diario y eso es por una decisión que él mismo adoptó. Es que relata que ingresó al Penal en años complicados, a fines de los '90, cuando había motines y disturbios a cada rato, por lo que se acostumbró a hablar poco de lo que sucedía puertas adentro y de la adrenalina que se siente cada vez que ingresa.

Para bien de todos, asevera que los tiempos han cambiado y que los mecanismos evolucionaron para mejor. "Antes no se preveían ciertas cosas que ahora sí. Es todo más seguro para los internos y nosotros", revela quien se sorprende por la emoción que lo invade al tratar de describir qué significa ser penitenciario. "Uno entra acá buscando un trabajo, pero con los años uno se hace diferente y encuentra mucho más. Descubre valores como la lealtad y la honestidad", concluye.

Talleres, la herramienta del mañana

En total funcionan entre 14 y 17 talleres dentro del Penal y están destinados a enseñar oficios a los internos para que el día que recuperen la libertad tengan la posibilidad de reinsertarse en la sociedad. Los mismos dependen de la División de Infraestructura y Laborterapia, que analiza y define qué reclusos acceden a ellos, dependiendo de sus aptitudes y comportamientos detrás de las rejas.

4fe12e3f-bf75-447b-a28f-2afb3f42709b.jpg

Cada taller tiene a sus maestros que son penitenciarios especializados en la materia y dos veces por día imparten sus conocimientos, de mañana y de tarde para grupos de 20 reclusos, aproximadamente. Es que en una población de 1833 reos, a pesar de las actividades propuestas, el control debe prevalecer por encima de todo y por tanto las cantidades que asisten a los cursos son reducidas.

6a858465-d0aa-47e6-848e-fe267320c539.jpg

Metalúrgica, carpintería, albañilería, plomería, mantenimiento de instalaciones, peluquería, mecánica, bicicletería, alfarería, panadería y actividades en lo textil se desarrollan en los talleres que no sólo sirven de herramienta para que los presos se integren a la sociedad, sino que ayudan a incorporar hábitos que muchos internos jamás tuvieron.

6af7d3a0-0ef8-47bb-b94c-6b05d4fc8b04.jpg

Según explicó el jefe de talleres, Marcelo Tobares, el 70% de los internos que acuden a los cursos nunca antes trabajó, por lo que además de conocimientos imponen disciplina y hábito. "Aprenden a cumplir un horario, a levantarse temprano, a respetar ciertas normas de trabajo y a saber de lo capaces que son de hacer", argumenta el coordinador.

d1eb79e4-efb3-49ad-b85e-39c26a5f8bca.jpg

Funcionan de lunes a viernes y sirven, también, para descomprimir la superpoblación que hoy tiene el Penal de más del doble de presos que su capacidad. Es que acorde comentan quienes están a cargo de los diferentes talleres, mientras más ocupados estén, en menos líos se meten. "Esto es como una vecindad y, si los vecinos están pendientes unos de otros, empiezan los problemas. En cambio, si cada uno está en lo suyo, los intereses no chocan", advierten.

8da6bb70-36fe-43ed-8a5a-e5f8382d2bb7.jpg

En una suerte de apertura a la comunidad, el Servicio Penitenciario ofrece mano de obra y presenta un gran potencial en actividades económicas. Por ejemplo, internos que se formaron en albañilería fueron contratados por la empresa que está ampliando la infraestructura carcelaria, como así también una firma gastronómica compró delantales que fueron confeccionados por reclusas.

9a6a5ef2-ea61-4400-a485-d66b8fc6f412.jpg
El curso de peluquería es bridado por Lucas Centeno y Agustín Videla, coiffeurs profesionales

El curso de peluquería es bridado por Lucas Centeno y Agustín Videla, coiffeurs profesionales

El abanico de posibilidades es enorme y por ello se hace necesaria la articulación de los organismos, tanto para la explotación económica como para la tarea solidaria que también allí se ejerce. Es que del mismo modo en que la bloquera que allí funciona y es operada por presos fabrica bancos de plazas que son donados a uniones vecinales, la panadería que antes elaboraba el pan para los reclusos hace tortas para regalar a niños en tratamientos oncológicos.

materiales.jpg
Parte de las obras que se realizan dentro del Penal

Parte de las obras que se realizan dentro del Penal

Los encargados de cada taller que fue visitado por el tour de Tiempo hicieron hincapié en el alcance de sus actividades, no sólo en el impacto en la vida de los presos, sino también en la comunidad y en el funcionamiento de la propia cárcel.

90a6ea12-f358-4670-b40f-0b50dba02bf3.jpg
El taller de bicicletería reformó un rodado de competencia para una persona con discapacidad totalmente gratis

El taller de bicicletería reformó un rodado de competencia para una persona con discapacidad totalmente gratis

El mantenimiento del lugar al igual que el de sus artefactos corre por cuenta, muchas veces, de los reos especializados. Ya sea reponer una instalación eléctrica o armar una moto que era chatarra, todo es posible si hay capacitación, materia prima, mano de obra y tiempo.

f8b1a95d-f967-4b2c-a8fe-0f0c72a29ec7.jpg
Jefe de infraestructura y laboraterapia Alcaide Aballay Gustavo, en el  medio ayudante mayor tobares Marcelo jefe de talleres y al lado Ayte de 5 Robledo Gabriel encargado del taller de bicicleteria  mecanica de motos

Jefe de infraestructura y laboraterapia Alcaide Aballay Gustavo, en el medio ayudante mayor tobares Marcelo jefe de talleres y al lado Ayte de 5 Robledo Gabriel encargado del taller de bicicleteria mecanica de motos

Cambio de imagen y apertura a la comunidad

Adriel Fernández es el director del Servicio Penitenciario y, a poco de haber asumido en el cargo, advierte que sus metas son a largo plazo. Es que según asevera, el objetivo principal es no sólo que los condenados cumplan con el castigo de privarlos de libertad, sino transformar sus vidas.

"E 90% de las personas que ingresan son analfabetas, no terminaron sus estudios y por circunstancias de la vida terminaron acá. Representan estadísticas que no están en ninguna comunidad sanjuanina, se observa cierta marginalidad social. Entonces por eso ponemos el foco en la educación formal y no formal, en el deporte también, para lograr su reincorporación social", expone el funcionario.

Si bien las expectativas están puestas en mejorar el sistema, Fernández reconoce que los conflictos siempre van a darse. "El 10% o menos es la cantidad de internos que participan en hechos de violencia. Nosotros tenemos una respuesta frente a esos eventos para resguardar la seguridad del predio y garantizar la integridad física de las personas que trabajan en el Servicio y del resto de los interno", reconoce.

El dato alentador, según declara, el 90% de los reclusos respeta la convivencia, respeta los reglamentos de la institución. "Con esas personas tenemos que poder seguir brindando alternativas para que sigan en esa senda y para que cuando tengan la oportunidad de salir sean ciudadanos de bien", sentencia.

Tomó las riendas del Penal cuando se cumplieron los 100 años de antigüedad del lugar y desde entonces comenta que la experiencia ha sido positiva. "Tal vez llegué en el momento justo en el que la institución está en un punto de inflexión para transformar verdaderamente la tarea que acá se realiza", señala.

Lo que se busca, aduce, que quien cumple una pena no solo no vuelva a reincidir, sino que salga con valores que sean de gran aporte para la sociedad. "Tenemos 300 personas que se capacitan en nuestros talleres, el objetivo es llegar a marzo con 1.000 reclusos formándose", sostiene Fernández que adelanta que se inaugurarán nuevos cursos como de cerámica, entre otras actividades.

Lo que el sistema penitenciario ofrece es la capacitación de los internos y, según lo expone Fernández, es la sociedad la que se va a ver beneficiada con la mano de obra con oportunidades de trabajo. "Este año vamos a hacer foco en eso, en que la persona que está en un taller luego pueda desempeñar esa tarea, mediante un empleador o por su propia cuenta", manifiesta y cierra: "Vamos a ir abriéndonos de a poco a la comunidad".

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Freel%2FCnKRc7Uv9tj%2F%3Figshid%3DNTdlMDg3MTY%3D&access_token=EAAGZAH4sEtVABAADmZBU2CgoWWLVCltt8jOIy9puaOv1bSfKb9WWMCAXtUjZBpr0UJyr0rFIQpeXTE280xApmVB4VAoRTNkqeHqYPW2J4KZBon04s9vrxjMFBwkeUk6QMIGgacd4xXI3WZAH6XuGCiB9as7k9cWXYqy5iZAsMeiAZDZD
https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Freel%2FCnKR95AsoYp%2F%3Figshid%3DNTdlMDg3MTY%3D&access_token=EAAGZAH4sEtVABAADmZBU2CgoWWLVCltt8jOIy9puaOv1bSfKb9WWMCAXtUjZBpr0UJyr0rFIQpeXTE280xApmVB4VAoRTNkqeHqYPW2J4KZBon04s9vrxjMFBwkeUk6QMIGgacd4xXI3WZAH6XuGCiB9as7k9cWXYqy5iZAsMeiAZDZD

Tiempo de San Juan

Suplementos

Contenido especial

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

LO QUE SE LEE AHORA
ya podes votar al primer eliminado de gran hermano san juan video

Las Más Leídas

Un reconocido ciclista sanjuanino, protagonista de un violento choque en Capital
Encuentran muerto a un hombre en su casa de Capital y hay sospechas por la escena
La jubilación mínima que paga ANSES se vería incrementada en mayo y junio.
Tras la polémica por los bots, ¿cayeron los precios en los supermercados de San Juan?
En un mes, denunciaron a más de 300 médicos sanjuaninos por cobrar plus al recibir OSP

Te Puede Interesar