viernes 2 de diciembre 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Tiempo de San Juan. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
La Rosca

El bloquismo en Capital, al borde del "quiebre" por el tironeo entre sectores y un peronismo que "mete ficha"

Hay varios nombres para competir. Ya expresaron sus intenciones. Sin embargo, la pulseada está entre dos espacios. La irrupción del Frente Renovador.

Por Fernando Ortiz 25 de septiembre de 2022 - 12:10

La lectura de la ley de lemas -Sistema de Participación Abierta y Democrática (Sipad)- es bastante sencilla. Por lema, hay tantos candidatos como sean necesarios. Es un instrumento que sirve para que las diferentes expresiones internas de un frente político puedan presentarse a elecciones y no restar votos, sino sumarlos. Así está pensada la estrategia en el Frente de Todos. El conflicto lo generan los tirones entre aspirantes, previo a definir bajo qué lema jugarán y qué apoyos tienen. Este es el caso del bloquismo, particularmente en Capital, donde hay tantos anotados con pretensiones. También está la irrupción del Frente Renovador.

El Partido Bloquista es el segundo más grande de San Juan. Tiene 28.948 afiliados según la Cámara Nacional Electoral. Es el principal aliado del justicialismo y sostiene tres intendencias: Iglesia, con Jorge Espejo; Angaco, con Carlos Maza Pezé; y Zonda, con Miguel Atampiz. Ahora van por la expansión territorial. El presidente del Comité Central, el subsecretario de Unidad de Gobernación Luis Rueda, lo hizo saber aún antes de la sanción de la ley de lemas. Es más, los referentes partidarios le pidieron que encabece una lista como candidato a gobernador y dispute contra Sergio Uñac o su sucesor. Es una cuestión que todavía no se define. Hay un límite a las aspiraciones cantonistas: sí o sí deben tener candidatos a intendente en, al menos, diez departamentos.

Hay divergencia en la posibilidad de colocar un pretendiente al sillón de Sarmiento. El ala optimismo argumentó que durante las elecciones internas pasadas, hubo armados en nueve departamentos. “Con disciplina, podemos llegar a los 10 y más también”, comentaron. No obstante, desde el entorno de Rueda deslizaron que “en algunos estamos bien, en otros no” y, aunque no dudaron del envión que tomó el partido, son cautelosos. Tienen algunas seguridades. Por ejemplo, es un hecho que habrá candidatos en Rivadavia - concejal Walter Vázquez-, Chimbas -diputado Andrés Chanampa-, Sarmiento - concejal Silvia Cabrera-, y Santa Lucía, con Juan Sancassani.

El dispositivo de proclamación estuvo ejemplificado con el santaluceño. Rueda trasladó el partido completo a la sede del distrito que gobierna Juan José Orrego, de Juntos por el Cambio, para instalar a Sancassani, que competirá con la oposición, pero también con el representante del peronismo, ya sea el titular de Junta Departamental, Lucio González, u otro que surja, como el concejal Marcelo Cerdera. Santa Lucía fue el primero de la gira del partido de la estrella. Esta semana seguirán con Ullum, informaron autoridades bloquistas. Pero, todo indica, que para Capital falta mucho.

La Ciudad es un territorio que el bloquismo gobernó en varias ocasiones. La última vez, en 2003, estuvo al mando -el ahora disidente- Enrique Conti. Luego recuperaron el protagonismo los justicialistas: dos veces Marcelo Lima -actualmente cortista-, una vez Franco Aranda -que perdió la reelección y abrió la sede el Frente Renovador en San Juan- y el jefe comunal Emilio Baistrocchi, que buscará revalidar sus credenciales. La interna peronista suma como protagonistas al asesor Letrado de Gobierno, Carlos Lorenzo, y al representante de Lealtad Justicialista, diputado Leonardo Gioja.

En tanto, la interna bloquista tiene más contendientes, que en definitiva se agrupan en sectores bien definidos. Según altas fuentes partidarias, en el primer sector figura el concejal Alfredo Nardi, que está “en veremos”. Ya le expresó a Rueda que no quiere competir contra Baistrocchi, a quien considera su jefe político. Prefiere ir dentro del sublema del actual intendente. Naturalmente, consensuará con el timonel cantonista sobre su futuro. Es la parte del cantonismo que elige ser funcional a la conducción municipal. En la vereda de enfrente está su correligionario de banca, Jorge Godoy. El edil está en la línea de un bloquismo orgánico que presente sí o sí un aspirante. De hecho, aunque no lo expresó públicamente, se sabe que está trabajando para estar en la consideración. También hay mediciones informales que lo colocan como el segundo más conocido en la Capital, sólo después de Graciela Caselles.

623459jpg.webp
A la derecha, el concejal bloquista Jorge Godoy.

A la derecha, el concejal bloquista Jorge Godoy.

Godoy es uno de los más contestatarios a la gestión de Baistrocchi. Es recordada la jugada que hizo a principio de año y que casi deja sin quórum una sesión del Deliberante porque no estaba claro el sistema de participación en el viaje a Chile que hizo una delegación del cuerpo y a la cual no fueron invitados los dos concejales del partido centenario. Fuentes cercanas a Godoy esgrimen una razón de historia reciente para que el bloquismo juegue en soledad. La única vez que no hubo acuerdo y dejaron las filas de la alianza, el peronismo perdió bancas.

En 2007, Lima incluyó a tres representantes cantonistas y obtuvo siete concejales. En 2011, integró a dos y obtuvo siete concejales. Lo mismo hizo el actual intendente y también ganó siete concejales. Pero eso no ocurrió con Aranda en 2015. En ese momento, el bloquismo estaba dividido. El grueso de militancia se abstuvo de protagonizar la campaña para los comicios generales, pues habían respaldado a Dante Elizondo en las primarias. ¿Qué pasó? Metió sólo cinco concejales. Desde el círculo íntimo de Godoy dicen "tenemos, sí o sí, dos o tres bancas en el Deliberante, eso nos lo garantiza nuestro propio caudal de votos". Quienes respaldan ese pensamiento, sumaron el ejemplo de la Alianza en 1999. "El bloquismo llevó un sublema de concejales y obtuvo siete, seis de la lista que encabezó Pedro Rizo, y uno del radicalismo, José Valentín", apuntaron.

No obstante, no hay claridad en el escenario capitalino. A principio del 2022, Graciela Caselles afirmó que será candidata. Inicialmente, la estrategia para edificar el armado propio estuvo anclada a su histórica relación son sectores de la sociedad civil, particularmente los que están especializados en las labores con personas con discapacidad. También con viejos amigos del bloquismo, ex correligionarios que participaron de la gestión de Javier Caselles, en la década de 1990. Sumado a lo estrictamente partidario, con los presidentes de los comités de las cuatro distritos internos de Capital - principalmente Concepción y Trinidad, "de la línea nuestra"- y hasta levantando puentes con el ex intendente Enrique Conti, quien no participó de las actividades que se vienen haciendo, pero envió representantes. La diputada tiene un "gran respeto" por la figura del dirigente que ahora engrosa las filas de JxC y dijo quiere "charlar y construir".

El panorama se empantanó cuando la diputada nacional empezó a coquetear con el Frente Renovador, que en San Juan conduce Franco Aranda. Hubo algunas idas y vueltas, hasta que se concretó una foto formal. Causó malestar en el bloquismo porque -por estas horas- la dirigente cocina la candidatura al calor de ambas hornallas: massismo y bloquismo. La pregunta que se hacen puertas adentro del partido de Leopoldo Bravo es cómo va a conciliar ambas expresiones. Porque, de momento, Aranda piensa en ir por fuera del Frente de Todos. "Si el FR apoya a Graciela y ella va por el bloquismo, no hay problema", respondió una fuente de jerarquía del Partido Bloquista. Pero, si no es así, "ella misma modificó la Carta Orgánica para que quienes no cumplen los lineamientos de la conducción sean expulsados". Es la primera vez que a Caselles le remarcan eso.

f1280x720-272240_403915_5050.jpg
Franco Aranda con Graciela Caselles en un acto del Frente Renovador de San Juan.

Franco Aranda con Graciela Caselles en un acto del Frente Renovador de San Juan.

Asimismo, hay un lote de pretendientes al Palacio Municipal de calle Caseros. El más significativo es Wbaldino Acosta, por su estirpe. Su padre -homónimo- fue vicegobernador de la provincia. Hay buenos recuerdos de su manera de hacer política. Pero los correligionarios no olvidan su procedencia partidaria. Militó en el Pro durante años y hasta jugó como precandidato a intendente de la Capital. "Está pintado de amarillo", dicen los críticos a su postulación. El empresario es presidente de la Cámara de Perforistas de San Juan, tiene el nombre y el perfil profesional que varios consideran importante para disputar en la Ciudad. Pero nada más. Otro interesado es Darío Maratta, otro apellido ilustre. Es hijo de Juan Gilberto Maratta, que acude a las reuniones de comité para defender la candidatura.

A lo mencionado anteriormente, hay que añadirle la pica que tienen algunos peronistas. Hay un sector -cuyas manifestaciones públicas hizo el diputado Walberto Allende- que espera un mano a mano con un lema o sublema bloquista. "Le puede ser muy útil al frente que compita el bloquismo", dijo en declaraciones radiales. Parece un comentario inocente, pero quienes transitan los pasillos y los cafés aseguran que integra a una facción del justicialismo que está con ganas de "contarle las costillas" a su principal socio electoral.

Tiempo de San Juan

Suplementos

Contenido especial

Temas
Seguí leyendo

Dejá tu comentario

LO QUE SE LEE AHORA
super paritaria docente: cuanto consiguio ctera

Las Más Leídas

Ella es Brisa Selena Rodríguez, la única mayor de este robo piraña en Chimbas.
Los Gramajo, asadores a mil grados en La Curva video
Estos son los barrios que construirá el IPV en San Juan durante 2023
Pasó siete meses preso acusado de violar a una chica sanjuanina y fue declarado inocente
Un sanjuanino hizo la previa del partido de Argentina y murió infartado

Te Puede Interesar