EL OFICIALISMO

Tres fotos, un mensaje hacia adentro y una mano a la oposición

El inédito periplo del gobernador en los tres municipios del eje Este-Oeste, empezando por su heredero político. Detalles exclusivos.
domingo, 31 de mayo de 2020 · 10:35

Aunque los intendentes estaban avisados, la presencia de Sergio Uñac en los palacios municipales de Capital, Santa Lucía y Rivadavia el jueves pasado generó efecto sorpresa hacia afuera. Más allá del contenido de las reuniones, quedaron las tres fotos como huella política. Inéditas, por tratarse de visitas a domicilio como no habían ocurrido en los cuatro años anteriores.

El gobernador ha recorrido los 19 municipios durante su primera gestión y ha compartido escenarios con los jefes comunales respectivos, pero siempre hubo actos protocolares de por medio, desde inauguraciones hasta aniversarios, fiestas patronales o fechas patrias. Esta vez fue política en el más amplio espectro.

Difícilmente haya hablado Uñac con Emilio Baistrocchi algo diferente a lo que conversan cotidianamente, tratándose del intendente más identificado con Casa de Gobierno y señalado como el heredero natural para el eventual relevo en Libertador y Paula. Sin embargo, esa imagen invertida, donde el jefe comunal oficia de anfitrión obliga a reparar de una manera diferente en la postal.

Desde el entorno de Baistrocchi analizaron que la visita se resumió en la foto, pero también sirvió para “el apuntalamiento del funcionariado”. Fue estimulante para “la tropa” tener el contacto cara a cara con Uñac, que habitualmente no existe. Mucho menos en un contexto de intimidad, en una reunión con pocas personas presentes. Para los equipos de Capital fue una cuota de valoración simbólica. “Con el gobernador no estás todos los días”, sintetizó la fuente.

Lo primero fue la institucionalidad. De hecho, fue lo que se comunicó oficialmente hacia afuera una vez terminado el encuentro. El agradecimiento del gobernador hacia los municipales por la prestación de servicios esenciales como la recolección de residuos domiciliarios, por ejemplo. Pero también hubo una cuestión política reconocida off the record.

“En esta situación se ha portado mejor la oposición que los propios nuestros”, se quejó un alto dirigente del uñaquismo, en sintonía con Baistrocchi. El intendente dijo en Radio Sarmiento que no tiene pruebas pero sí la certeza de que hay un resabio de la interna peronista agitando el malestar. Sin llegar tan lejos, el vicegobernador Roberto Gattoni planteó en Canal 13 la necesidad de investigar el origen de los posteos en redes sociales, que multiplicaron datos falsos con clara intención de dañar la imagen del gobernador.

Desde el interior del municipio, el mismo dirigente oficialista aclaró que nadie minimiza la protesta de la gente. Pero aún así advierten acciones deliberadas, como capturas de pantalla de medios de comunicación cuyos títulos fueron adulterados, aumentando la cantidad de casos positivos de Covid-19. Las maniobras no requieren más explicación que lo evidente.

Por lo tanto, la recepción de Uñac en la Municipalidad de Capital tuvo también una dimensión de respaldo hacia la figura del conductor. Desde ese punto de vista, la visita generó rédito de ida y vuelta. Es uno de los distritos difíciles para el justicialismo. El pocitano ganó holgadamente la reelección y Baistrocchi barrió con los opositores en los comicios provinciales del 2 de junio, pero dos meses después el peronismo cayó en las primarias presidenciales en esa jurisdicción. La tendencia se mantuvo en las generales de octubre. 

La buena convivencia entre oficialismo y oposición en el Concejo Deliberante ha sido destacada por Baistrocchi. Las dificultades propias de la cuarentena pudieron sobrellevarse de mejor manera sin ruidos políticos en el recinto legislativo. La presencia del gobernador también se lució como un gesto de reconocimiento hacia esa racionalidad.

En esta línea se inscribieron las dos visitas restantes, ese mismo día, tanto a Santa Lucía como a Rivadavia, territorios esquivos para el PJ y administrados por Juan José Orrego y Fabián Martín respectivamente. La ministra de Gobierno, Fabiola Aubone, les había anticipado en las reuniones del Comité de Emergencia Covid-19 que Uñac comenzaría esta ronda sin distinción partidaria.

Cada intendente tuvo libertad para armar su propia agenda. Era una ocasión especial. En el caso de Martín, nunca había recibido a Uñac en el edificio municipal en los cuatro años anteriores. Hubo invitaciones pero no habían podido concretarlo. Para el encuentro, el rivadaviense convocó a su equipo más cercano, incluido el diputado departamental, los cuatro secretarios y el presidente del Concejo Deliberante.

A lo largo de unos 45 o 50 minutos, hablaron de los controles de precios, de las caminatas saludables y del resto de las actividades deportivas habilitadas en cuarentena, más el control a comercios para que mantengan el protocolo. También abordaron la situación financiera de la provincia y el municipio. 

En ese punto, Martín le pidió a Uñac que habilite los desembolsos del Fondo de Desarrollo Regional (Fodere) que es la única alternativa que les queda a los departamentos para pensar en obras. El jefe comunal estimó que hasta fin de año esa reserva sumará unos 400 millones de pesos, de los cuales a Rivadavia le corresponderá el 7,25%. Si con mucho esfuerzo y sacrificando ahorros están logrando el pago de salarios y de proveedores, la inversión en infraestructura se torna inviable sin el aporte adicional de la provincia. El gobernador le dio la garantía de que contará con esos recursos en no más de 20 o 30 días.

La provincia ya transfirió unos 100 millones de pesos del Fodere al comenzar la cuarentena, con libertad para aplicarlos a gastos sociales e insumos como barbijos para la prestación de servicios esenciales. Pero fue apenas un adelanto. Queda el grueso del fondo, exclusivo para obras públicas, que podría significar el despegue para la comprometida situación financiera de las comunas.

Aunque se trate de fuerzas políticas diferentes, para Martín la visita del gobernador tuvo un significado similar al de Baistrocchi. Representó la oportunidad de que el equipo de funcionarios de primera línea del municipio tuviera un encuentro cara a cara con Uñac. Nunca antes había sucedido algo similar.

Entonces, desde lo político la visita también sumó puntos a la relación. El gobernador y el intendente acordaron tiempo atrás que no habría interferencias en la gestión de uno y otro. La pandemia reforzó ese entendimiento de no agresión. “Si hay que hacer alguna observación la vamos a hacer, pero en la medida en que podamos colaborar vamos a hacerlo también”, sintetizó Martín. Es la línea de acción liderada por Marcelo Orrego, quien el martes 21 de abril se reunió con Uñac, en Casa de Gobierno, para ponerse a disposición en tiempos difíciles.

Desde ese punto de vista, la tesitura de Martín y de su colega santaluceño Juan José Orrego es similar a la de otros referentes del Frente Juntos por el Cambio a escala nacional, como el jefe de Gobierno Porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales. Son dirigentes de la oposición con responsabilidad de gestionar y para ello no pueden prescindir de la ayuda de Nación. Alberto Fernández fue muy receptivo de ambos, logrando incluso que lo acompañen en la propuesta a los bonistas.

En el entorno de Martín trazan la comparación sin falso pudor. Si Rodríguez Larreta y Morales están comportándose de ese modo, en San Juan también hay razones para abonar el diálogo a pesar de las diferencias. Y a pesar de los cuestionamientos que puedan hacer quienes ejercen la oposición desde un teclado.

El desembarco de Uñac, nuevamente generó rédito en doble sentido. Para los intendentes quedó más que claro. Para él mismo, las fotos dejaron constancia de iniciativa política y apertura al diálogo. Un gesto de reciprocidad y de apoyo explícito también, para superar el punto más incómodo de la cuarentena.

Comentarios