ELECCIONES 2019

Suman a dos viejos conocedores para reimpulsar Agua Negra

Fueron funcionarios de primera línea del área de relaciones exteriores hasta 2015 y ahora integran los equipos técnicos de Fernández-Fernández.
domingo, 25 de agosto de 2019 · 09:05

Por Daniel Tejada
Canal 13 San Juan

La semana posterior a las primarias presidenciales, más allá de la euforia, tuvo otro efecto en el Frente de Todos y fue la activación inmediata de los equipos técnicos a nivel nacional, para la eventual asunción del poder el próximo 10 de diciembre. En esos días hubo una serie de encuentros que tuvieron al paso de Agua Negra como tema de agenda, involucrando a dos viejos conocedores del proyecto del túnel. Uno muy cercano a Cristina Fernández de Kirchner y el otro, a Alberto Fernández.

Una fuente del espacio identificó a los exfuncionarios involucrados: el exministro de Relaciones Exteriores Jorge Taiana y el exembajador Jorge Argüello. El primero integra el Instituto Patria, la usina política de CFK. El segundo es amigo personal de Alberto. Ambos son mencionados por la prensa porteña como candidatos para encabezar la Cancillería Argentina en el próximo gobierno. Tienen entre sí una aceitada relación y lo que digan tiene y tendrá peso dentro del espacio. Ahí radica la apuesta estratégica de ponerles en el temario el maltratado proyecto del Corredor Bioceánico Porto Alegre-Coquimbo.

El compromiso que firmó  Alberto con el gobernador Sergio Uñac en ocasión del cierre de campaña, el 7 de agosto en Rosario, incluyó Agua Negra, como también el apoyo a la economía regional y la realización de obras viales y ferroviarias. Sin embargo, un pacto semejante fue suscripto el mismo día con referentes de 19 provincias, cada una con sus prioridades y preocupaciones. En la cruzada que queda por delante hacia las elecciones del 27 de octubre, habrá un nuevo empujón sanjuanino para poner en valor frente a la ciudadanía la palabra empeñada.

El exsenador Ruperto Godoy lo habló con Argüello personalmente. Para el referente albertista el tema no es extraño en absoluto. Conoce la cordillera sanjuanina porque integró la primera columna de expedicionarios del cruce sanmartiniano que se llevó a cabo en febrero de 2005, cuando las condiciones del acampe eran bastante más rústicas que las actuales. Lo hizo en su carácter de presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados de Nación. 

Vale mencionar una digresión anecdótica, relevante por lo pintoresca. Junto a Argüello vinieron también otros  legisladores nacionales, como Alicia Castro, luego embajadora en Venezuela, y   Federico Pinedo, referente insoslayable del PRO en el Congreso. Fueron días de camaradería y reflexión sobre la epopeya del Ejército de los Andes, coronados con el encuentro argentino-chileno en el límite del Valle Hermoso. Una imborrable experiencia que alude nítidamente a la integración binacional pendiente.

La propuesta que le pusieron sobre la mesa a Argüello en esta oportunidad consiste en armar un desembarco en San Juan con la bandera de Agua Negra, en contexto de campaña presidencial. No esperar que venga nuevamente Alberto –lo hará llegado el momento- sino descentralizar las acciones y bajar al territorio con una comisión específica sobre el proyecto del túnel. La idea involucra también a Taiana, un referente en materia de relaciones exteriores. 

Traer a las dos cabezas del “think tank” albertista y cristinista en política internacional tendría rendimiento positivo de doble vía. Por un lado, para San Juan significaría tematizar con Agua Negra cuando Buenos Aires y Santiago le dieron la espalda al proyecto. Por el otro, para la campaña del Frente de Todos representaría estrechar lazos con un electorado que acompañó con el 54% de los votos en las primarias del 11 de agosto, acentuando la brecha con el Frente Juntos por el Cambio.

Agua Negra cayó en un punto muerto desde marzo de 2018, cuando el gobierno central de Chile, a cargo de Sebastián Piñera, objetó los costos adicionales que pudieran surgir de la obra e incluso llegara a sugerir la relocalización del túnel como medida extrema. Ambas cuestiones fueron rechazadas en reiteradas ocasiones tanto por el gobierno regional de Coquimbo como por la provincia de San Juan. Sin embargo, la parálisis se extendió hasta el límite de la desesperación.

El  ministro de Infraestructura Julio Ortiz Andino renovó su expectativa en la próxima reunión de la Entidad Binacional Túnel de Agua Negra (EBITAN), prevista para mediados de septiembre. “Todos los riesgos están incluidos en los costos del túnel”, dijo en una entrevista que luego fue título de tapa del semanario Tiempo, que circuló el pasado viernes 23 de agosto en Coquimbo. 

En el desarrollo de la entrevista, el funcionario sanjuanino fue consultado sobre la posibilidad de que el proyecto se pueda reactivar con el cambio de mando en Argentina. Para el medio chileno, la relación política de Uñac con Fernández es un factor político trascendente para considerar. Sin embargo, Ortiz Andino contestó que el actual gobierno, a cargo de Mauricio Macri, siempre manifestó vocación por avanzar en la obra, a punto tal de que el financiamiento con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) se confirmó apenas comenzaba la administración de Cambiemos. Para el sanjuanino, la razón de la pausa se originó directamente en La Moneda.

Más allá de los argumentos técnicos y financieros, está claro que Agua Negra requiere de mucha política todavía. Fernández ha reconocido la necesidad de incrementar las vías de comunicación andina con los puertos del Pacífico y sus referentes en materia de relaciones exteriores tienen conocimiento de todos los antecedentes. La pregunta que persiste en el fondo es cómo recibirá Piñera un cambio en la Casa Rosada, tras haber hecho explícita su recíproca afinidad con Macri.

Más de

Comentarios