Dragonetti, un personaje clave que pasó de ser indagado a ampliar sus negocios

sábado, 05 de septiembre de 2015 · 09:24


Hugo Dragonetti fue el hombre cuya figura de algún modo sintetiza los vaivenes políticos y económicos de los diques: Llegó con Panedile desde el día uno, protagonizó algunos pasos de comedia en torno al manejo del fondo fiduciario, fue denunciado e indagado por una presunta estafa y finalmente pudo pasar el tembladeral y retomar la construcción hasta el final.
El coctel explosivo de la época fue el carácter volcánico del entonces gobernador Avelín sumado al alto perfil del empresario y la crisis galopante que se comenzaba a vivir mientras desviaban el río. En un programa de televisión que por entonces dominaba el rating sanjuanino llamado "Pecados Capitales” y conducido por Alejandro Chighizola, Dragonetti sorprendió a todos en marzo del 2002 proponiendo prestar el fondo fiduciario a la provincia para que pagara los 4 sueldos atrasados. Fue, dijo, un gesto por el cumpleaños de Avelín.
Los que estaban allí y los que lo miraban por televisión no lo podían creer. Pensaban que no lo estaba diciendo en serio, pero sí. Era parte de la extraña relación del empresario con el gobernador, quien un día le pedía ambulancias que hacían falta y al otro día debía soportar manifestaciones fuertes.
Como cuando Dragonetti encabezó la marcha de la UOCRA a las puertas de Casa de Gobierno, que debió ser disipada por la policía con balas de goma. No son pocos los que sospecharon en esa época que el empresario le estaba tirando al gobierno con los trabajadores desocupados para obligarlo a no frenar los desembolsos del subsidio, contrapuntos que eran muy usuales en los días de mayor agitación. Y que se cobraron al ministro más enfrentado con Panedile, García, de Obras Públicas.
Luego Dragonetti debió enfrentar un proceso político en Diputados y un capítulo judicial en Tribunales. De ambos consiguió salir indemne, hasta que volvió la negociación para retomar las obras. Allí fue cuando se produjo lo que más llamó la atención: que se mantuviera en pie. Lo contó el propio Dragonetti en Tiempo de San Juan: "Recuerdo que en New York el presidente Kirchner y el gobernador Gioja estuvieron en una conferencia del Consejo de las Américas, del cual soy miembro, y en ese momento pedí hablar con Kirchner y cuando me recibió me dijo: ‘Vos venís a hablar por Los Caracoles? Anda preparate porque la vas a seguir a la obra’. No me dijo nada más y siguió camino. Yo volví esperanzado y así fue. Se armó una mesa de negociación y los conflictos se solucionaron”.
No le fue mal a Dragonetti en San Juan. Porque poco tiempo después, resultaría su empresa también adjudicataria de otra obra insignia: el Teatro del Bicentenario, con un costo de U$S 280 millones que se pretende inaugurar este mismo año.
 

Comentarios