"La elección nacional de octubre será más sencilla"

domingo, 20 de septiembre de 2015 · 12:49
El ministro de Justicia, Julio Alak, tiene a su cargo la organización de las elecciones a nivel nacional. Estrenó su rol en las PASO del 9 de agosto, ya que hasta este año la función de llevar adelante los comicios era competencia del Ministerio del Interior y Transporte, a cargo de Florencio Randazzo. En su condición de funcionario responsable de los comicios nacionales, Alak suele reunirse con los apoderados partidarios de las fuerzas que compiten en las urnas. Como la atención está puesta en Tucumán, a partir de la expectativa depositada en lo que resuelvan los miembros de la Suprema Corte de la provincia (ver página 6), el ministro descuenta que esta semana los temas electorales estarán otra vez al tope de la agenda. 

En el inicio del diálogo con Tiempo Argentino, Alak –abogado graduado en la Universidad Nacional de La Plata y docente de Derecho Público en esa casa de estudios– busca transmitir certeza y tranquilidad. "Lo primero que hay que saber es que la elección nacional de octubre será mucho más sencilla que la de agosto. Va a haber casi un 70% menos de candidaturas en juego porque ya se produjo el proceso de depuración y selección interna", anticipa.

En la jornada del 9 de agosto, entrada la noche, Alak y el director nacional electoral, Alejandro Tullio, aparecieron en televisión para difundir los primeros datos del escrutinio provisorio. Aquella elección, sobre todo en las provincias donde también se elegían cargos locales, se caracterizó por la gran cantidad de boletas electorales que ya de por sí eran bastante largas. Como responsable del Ejecutivo en materia organizativa, Alak estuvo atento a lo que sucedía en cada una de los 24 distritos electorales. A cada jurisdicción, se sabe, le corresponde un juez federal con competencia electoral: cada uno de esos magistrados es la máxima autoridad judicial en el terreno. Por encima de ellos está la Cámara Nacional Electoral, que hace unos días dispuso que el 25 de octubre se habilite un cuarto oscuro adicional, o "suplementario", en cada uno de los centros de votación. Se supone que esa medida, solicitada tras una ronda de consultas, impedirá el faltante de boletas al garantizar una reserva para cada fuerza política.  

A pesar de todo lo que se escribió o se escuchó en los medios, Alak no tarda en hacer una aclaración al referirse a las Primarias. "Lo primero que hay que recordar es que en las PASO no hubo ninguna denuncia formal de ningún partido de la oposición sobre fraude. En ningún lugar del país. Los 24 jueces federales con competencia electoral no recibieron ninguna denuncia formal, de ningún partido político, denunciando irregularidades o fraude en las elecciones nacionales de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias", asegura. "Ese antecedente, y el hecho de que en octubre habrá un 70% menos de candidaturas en juego, porque no olvidemos que en las PASO había partidos que llevaban dos o tres candidatos a gobernador y dos o tres candidatos a presidente, convertirán a la próxima elección en una elección mucho más sencilla para el votante. Que no haya dudas: está garantizada la organización, la seguridad y la fiscalización jurídica. Tenemos 96 mil efectivos de las Fuerzas Armadas y de Seguridad, tenemos 200 mil presidentes y vicepresidentes de mesa designados por la justicia, tenemos 24 jueces federales con competencia electoral tras 30 años de experiencia democrática continua", subraya. 

Alak sigue con atención la controversia legal que se abrió tras la decisión de la sala I de la Cámara en lo Contencioso Administrativo de Tucumán, que resolvió anular la competencia por gobernador y otros cargos provinciales. Por un ordenamiento básico del federalismo, la realización de esos comicios –como en toda elección local– es potestad exclusiva del Estado y la justicia de la provincia. "Yo puedo formular mis apreciaciones como un simple ciudadano, por haber escuchado los argumentos de las partes y haber visto los escritos presentados", desliza Alak, quien sin embargo no deja de reconocer "la gravedad institucional" que adquirió la controversia tras el discutido fallo de la Cámara en lo Contencioso Administrativo tucumana. Su posición, que coincide con la de buena parte de los juristas y también con la de otros funcionarios nacionales que se especializan en temas legales, es que según la Constitución de la provincia de Tucumán aquella Cámara se pronunció en una cuestión para la que no tenía competencia.

"La Constitución de Tucumán establece claramente que el poder público que tiene que llevar adelante el proceso electoral en la provincia es la Junta Electoral provincial. Y cuando la Constitución otorga facultades a un poder, excluye esa misma facultad a otros poderes. Y en Tucumán, la Constitución provincial atribuye explícitamente el poder de conducir el proceso electoral provincial a la Junta Electoral de la provincia. Eso significa, por lo tanto, que la Cámara Contencioso Administrativa carecía de competencias para intervenir en el proceso electoral. Y, además (la sentencia que anuló las elecciones provinciales, realizadas el 23 de agosto), es ilícita. No tiene fundamento normativo. Porque se basa en artículos que no prevén los Códigos Electorales y las normas electorales para decretar la nulidad de un proceso electoral", se explayó el ministro de Justicia.

En sintonía con este último planteo de Alak, el diario tucumano La Gaceta publicó ayer una columna de opinión en la que recordó que una de las condiciones necesarias para dictar la nulidad de un comicio es que previamente se haya anulado al menos el 50% de las urnas. En las elecciones tucumanas del 23 de agosto, sin embargo, el porcentaje de urnas observadas orilló el 15% de las urnas, y más de la mitad de esas irregularidades correspondió a la interna salvaje del Frente para la Victoria, que se potenció por el uso de los llamados "acoples". Ayer, sin abandonar la prudencia por su función a cargo de los comicios nacionales, Alak no negó la gravedad y el carácter inédito de la anulación judicial de un comicio. "Desde el retorno de la democracia no ha habido una injerencia de este tipo. Esto hay que resolverlo en función del Estado de Derecho, en función de la estabilidad del sistema democrático. Fundamentalmente, en función del respeto a la voluntad popular", advirtió. 

 

Fuente: Infonews

Comentarios