opinión-veladero

Escribe Daniel Bosque: ¿Y si falla, qué hacemos?

miércoles, 16 de septiembre de 2015 · 12:39

El hecho ocurrió este fin de semana y por lo que son las comunicaciones y la interactividad de este momento del planeta, se filtró desde el silencio de la empresa y ganó las redes sociales en una provincia en la que, desde que comenzó la gran minería, precisamente con esta mina, el consenso hacia la actividad ha sido creciente.

El que pega primero pega dos veces y Barrick ha dejado pasar demasiado tiempo para dar explicaciones puntillosas, técnicas y ambientales de que lo ocurrido no pone en riesgo a la salud de iglesianos y jachalleros, a la flora y a la fauna.

Al cierre de esta edición de Mining Press, los escuetos comunicados de la minera y las declaraciones respaldatorias del gobierno sanjuanino en sus diversos estamentos, no parecen suficientes ni recíprocos con la magnitud de esta crisis.

Crisis, sí, crisis. Si no es una instancia crítica en términos medioambientales ésta sí lo es en el impacto en la imagen, comunicación y reputación de la empresa.

Los manuales de contingencia, algunos de los cuales adornan los despachos de las mineras en todo el mundo, incluso en San Juan, y los media coaching  sobre situaciones límites aconsejan proactividad, explicaciones acabadas, ejercicios divulgativos de lo científico y lo técnico en pos de conseguir el bien más preciado: la tranquilidad de la población.

La minera afectada y los funcionarios sanjuaninos, de José Luis Gioja para abajo, se abocaron ayer a mensajes de responsabilidad. En la operación de la mina, por el lado de la empresa, y en el contralor de la actividad del capital privado, desde la esfera oficial.

Mucho menos de lo que esperaba el público en una jornada tensa en la que la que facebook y twitter lucieron repletos de descalificaciones y epítetos contra Barrick, Veladero y todo lo que sonara a "minería a cielo abierto” en San Juan y en la Argentina. Las redes sociales han sido de nuevo esta vez, como ocurrió sin ir más lejos en el affaire de La Ciénaga en la misma Jáchal, en Mendoza o en Chubut, la herramienta de la anti minería que conoce muy bien cómo propagar pánico e intranquilidad entre los ciudadanos de a pie con la alarma ecológica y sanitaria.

La prensa argentina, mejor dicho de Buenos Aires amanece hoy con esta noticia, sin el debido contrapeso de argumentos irrefutables desde la minería. Basta con googlear para ver todo lo que han sostenido, en power point, pdf y docs, diversos analistas y académicos sobre el temido cianuro en la minería y en la industria argentina y mundial. Ayer y hasta ahora sólo habían aparecido acotadas explicaciones desde el responsable de la Policía Minera, Marcelo Ghiglione, y desde el Colegio Argentino de Ingenieros de Minas (CADIM). Gusto a poco han tenido las réplicas mineras. Y como la aldea es global e instantánea

Tras los despachos de Bloomberg, Reuters y otras informadoras mundiales, Barrick perdia el 2% del valor de sus ya devaluadas acciones.El derrame en la remota mina de un remoto país puede ser leído como una consecuencia de duro ajuste que se autoimpuso el holding, decían los analistas de Toronto y New York. Desmentir que el accidente es consecuencia del low cost adoptado será otra tarea por estas horas del gigante canadiense.

Todo esto ocurre en época electoral y en un país de estados de ánimos crispados como la Argentina. Es improbable que Gioja y el FPV vayan a perder las elecciones, como quisieran sus relegados opositores, por este accidente.

Pero el derrame de ayer y la forma en que está manejando Barrick y el entorno minero a este evento sólo pueden traer descrédito para la industria minera argentina en su conjunto.

Como rezan las cédulas judiciales: quedan ustedes debidamente notificados.

Comentarios