análisis

Las delicias de la integración departamental

La campeona mundial que puede ser concejal en Chimbas. O la denunciante y el denunciado que pueden quedar en el mismo equipo en Iglesia. Los casos más impactantes de juntar los trapos.
sábado, 12 de septiembre de 2015 · 09:17

LeonelaYúdica es campeona mundial de boxeo, la primera sanjuanina en llegar tan lejos considerando incluso a los caballeros, aunque claro que los actuales son otros tiempos: el también chimbero Víctor Federico Echegaray combatió y perdió dos veces por el título mundial, cuando llegar a disputarlo ya era una gran hazaña y no cosa de todos los días ni había tantas versiones y formatos de campeones mundiales.

Aún antes de conquistar su cetro, Leonela comenzó a militar en política y a mostrar sus simpatías en una familia peronista. Y para el momento en que llenó elCantoni defendiendo el título, ya era candidata a concejal chimbera por la lista encabezada por Fabián Gramajo, la que finalmente le ganó la interna a Carlos Mañé.

Resulta que ese gesto de la campeona nacido justamente como eso, un gesto, terminó siendo un acontecimiento de tipo político con alguna posible resonancia. Es que Leonela fue inscripta como candidata a concejal en el puesto número 9, muy lejos de los lugares expectantes, y ahora, resultado puntos y consecuencias asumidas, el carácter testimonial del respaldo de la campeona puede pasar al terreno de los hechos.

Qué será lo que ocurra es una respuesta que no está al alcance de nadie y apenas será orejeada en la noche profunda del 25 de octubre, resultado en mano y ganas también. Es que Chimbas elige a 10 concejales porque se trata de un departamento de los más grandes, y si se computan los resultados de las Paso, el oficialismo podría ocupar 8 de esas bancas en el caso en que se reproduzca las cifras sumadas las de las tres listas.

Para eso debe pasar mucha agua por debajo del puente, innumerables intangibles que nadie puede responder con certeza. Los números fríos de la cita del 9 de agosto indican que la lista encabezada por Gramajo obtuvo 15.943 votos, la de Mañé sacó 13.003 y la del senador Godoy 3.154. Es decir, más de 32.000 votos para el Frente para la Victoria. El basualdismo obtuvo más de 6.000 votos (2.332, 2.660 y 1.058 para las listas amarilla, azul y violeta respectivamente) y el macrismo obtuvo algo más de 4.500 votos (3.261 la lista de Mauricio Camacho y 1.259 la de Raverta). A estos números, el oficialismo del FpV puede plantearse la posibilidad de obtener 8 bancas contra una para cada una de los otros dos frentes. Es decir, con Leonela pegando en el palo.

Claro que hay un pequeño detalle: la cuenta del FpV es sumando las tres expresiones que la integraron en una interna que aún hoy sigue supurando pus. Y uno puede caer fácilmente en la tentación de sumar, aunque eso no es un indicio seguro, apenas probable. Para que se pueda realizar algo parecido a esa suma es necesario paz y liderazgo. Lo segundo existe en Gioja y Uñac, lo primero está más en duda. A favor tienen que han podido sacar la foto de ganadores y perdedores juntos, señal ineludible de que el oficialismo provincial no está dispuesto a dejar nada en el camino y que disputarán de manera encarnizada hasta el último concejal. También, el gesto de madurez del propio Mañé –perdedor de una disputa en que le iba buena parte de la vida política- y que no dudó en encolumnarse. Hay células más rebeldes, como los piqueteros de Carlos Gómez, pero nada que no se pueda remontar.

En contra está lo reñido que aparece la aritmética de la política. Mientras la primera tiende a ejercer apenas un cálculo de números, la segunda aconseja un camino distinto: estas sumas suelen evaporarse si no se las lubrica adecuadamente. Pero atención que los otros dos frentes opositores también tienen que sumar para reforzar el número, ahí está el misterio.

Cuestión es que salga el tiro para donde salga, estará dando vueltas la posibilidad de la campeona de subirse no al ring sino al Concejo Deliberante. Le surgió la chance por obra y gracia del resultado importante del FpV en Chimbas –suma de por medio, está dicho- pero además por el gesto de los adversarios internos. Es que la integración de listas de concejales se realiza en proporciones de 80-20 entre los que ganan y los que pierden, y en el caso chimbero el primer postulante a concejal de la lista de Mañé –que cayó derrotada- es precisamente Carlos Gómez. El piquetero decidió no integrar la lista porque considera que debe estar con su formación inicial; Federico Caroprese, el siguiente postulante, lo siguió.

Eso determinó que ahora Leonela aparezca en el puesto 9 y de titular, lejos de las chances con expectativas pero para nada excluida. La pregunta lógica es qué haría la campeona si le tocara asumir ahora, o eventualmente ante alguna ausencia de los titulares que ingresen. Porque sería una actividad importante la de representar a su pueblo en el Deliberante, sumado a hacerlo en el ring.

Podría seguir los pasos de la verdadera forjadora del boxeo femenino y su conexión con la política: Marcela "Tigresa” Acuña. Con ella arrancaron las piñas con el rímel y ella también hace carrera política: primero con CFK, luego con Sergio Massa, primero concejal de Tres de Febrerojunto a Hugo Curto y ahora como postulante a intendente.

Leonela recién arranca con el box, es joven y tiene futuro. Viene de familia trabajadora, ella misma lo es: mañana y tarde en una fiambrería, y a la noche a entrenar duro, siempre así aun siendo campeona. Su tío, entrenador y guía se llama Daniel Alcaraz y el día de gloria de Leonela –cuando derrotó por puntos a la dura estadounidense Douglas- festejó con su sobrina y pupila hasta las 3 de la mañana porque la pelea se extendió hasta las 2, pero a las 7 de la mañana siguiente ya estaba pegando ladrillos en su trabajo de albañil.

Lo de Leonela concejal puede ser como no ser, se abre una chance algo más firme en el futuro porque si entran 7 u 8 del FpV ella estaría como suplente. Ocurre con Chimbas lo que sucede en los distritos donde una fuerza –en este caso el FpV- ha hecho una elección de muy amplia diferencia y puede pensar en ocupar la mayoría o todas las bancas parlamentarias que se distribuyen por sistema D`Hont. Y donde, justamente por eso, cobra sentido el ingreso de las minorías en las listas: donde hay resultados más apretados, esa integración es sólo testimonial porque los perdedores ocupan los últimos peldaños.

Otro caso es Iglesia. Allí se da un caso análogo pero a la inversa, porque en Chimbas puede quedar en la gatera Leonela para ser concejal como consecuencia del corrimiento de Gómez, y en Iglesia se puede integrar una lista complicada por una incorporación. Justamente en este mix de 80-20 entre ganadores y perdedores, en el departamento minero quedó la minoría en manos del PJ, que irrumplió de manera decidida dentro del FpV en medio del amplio dominio bloquista.

Resulta que los peronistas consiguieron hacer una cabecera de playa en los dominios de Mauro Marinero y, lejos de renunciar a su cupo ganado en las urnas, lo quieren usar. Les toca el lugar número 5 de una lista de concejales también de 5, pero calculan que si se reproduce el resultado de las Paso es posible que el oficialismo coseche todos los concejales, divididos en este caso con 4 para la gente deMarinero y uno para el PJ. La lista de Mauro y Marcelo Marinero sacó 2.536 votos. Mientras que la del peronista Riveros tuvo 1.610, lo que hace junto a los 60 del candidato de Godoy unos 4.200 votos. Contra los más de 500 de basualdismo encabezado por Tino Anes (283 una lista y 261) la otra, está dando una disputa por el lugar 5. Si es que, dicho esto por enésima vez, las sumas se terminan concretando en el cuarto oscuro en tendencia aproximada a como las imaginaron los que hicieron los frentes.

El asunto es que la primera postulante peronista a ingresar en el puesto 5 es María Eugenia Trigo, quien ya fue concejal y en esa función denunció a Mauro Marinero ante la justicia por fraude a la administración pública. Mauro fue intendente bloquista por dos gestiones entre 1991 y 1999, luego volvió al Ejecutivo iglesiano como interventor en 2006 designado por José Luis Gioja, y luego encadenó otros dos mandatos entre 2007 y 2014. En el medio, y durante la gestión de Allegui –el último peronista-, Trigo denunció a Marinero ante la justicia penal. Fue un episodio judicial recordado en el departamento porque el juez de Instrucción lo procesó y lo mandó a juicio y la Sala III lo condenó, pero fue la Corte la que lo terminó exculpando por vicios procesales. El abogado defensor de Marinero fue el actual juez de instrucción Pablo Flores.

Ahora, Trigo es candidata en la misma lista que el Mauro encabezada por el hombre fuerte del intendente y postulante a presidir el Concejo, Gustavo Deguer. Y hasta puede entrar Trigo si los bloquistas y los peronistas hacen suficiente fuerza juntos. Pero atención que el otro candidato que puede pelearle el lugar a Trigo responde al también bloquista Tino Anes, en la lista basualdista. ¿A quién preferirán los hombres del intendente?

 

 

Comentarios