Los secretos de la campaña peronista rumbo al balotaje

Un grupo de instructores capacitó a la militancia de toda la provincia en una semana, para saber con precisión qué decir a la gente hasta el 22 de noviembre. Un cambio rotundo de estrategia. Por Daniel Tejada- Canal 13 San Juan.
lunes, 09 de noviembre de 2015 · 06:59
Por Daniel Tejada
Canal 13 San Juan

Militar de otra forma. Esa es la instrucción que por estos días está bajando el peronismo a sus bases, ahora con el foco puesto en Daniel Scioli, sin el calor del combate municipal o provincial, que se llevó la mayor parte de la energía hasta el 25 de octubre.

Muy en confianza, reconocen que la batalla por la Casa Rosada quedó relegada a un plano secundario en la campaña de la primera vuelta. Los valores holgados obtenidos en las primarias y la presunción de que todo se resolvía en la general, permitieron cierto nivel de relajación.

Pero la tranquilidad se rompió abruptamente en la madrugada del lunes 26 de octubre, cuando finalmente empezó la carga del escrutinio provisorio y los valores dejaron a Scioli a poco más de 2 puntos de Mauricio Macri. Clima de derrota en el Luna Park y fiesta con globos y baile en Costa Salguero, para rematar la velada.

"El militante de base, a lo de Scioli lo venía tocando de oído. No esperábamos este escenario”, admitió una fuente peronista consultada por Tiempo de San Juan. Ahora el objetivo es "que la militancia interprete el mensaje”.

José Luis Gioja dio el aura el viernes 30 de octubre por la noche en la sede del Partido Justicialista, un día después de concentrarse con sus colegas gobernadores peronistas y el propio Scioli en Tucumán. Micrófono en mano, dijo que había que salir a la calle. Puertas adentro, también habilitó a un grupo de jóvenes para instruir a los militantes antes.

Porque cualquier error de concepto, en un juego tan delicado y en la conquista del voto a voto, podría resultar irreparable. Ningún distrito, por pequeño que parezca frente a los gigantescos electorados de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe o Mendoza, resulta despreciable en esta coyuntura.

Y un dato más: en San Juan el segundo presidenciable más votado no fue Macri, sino Sergio Massa. El rumbo de esos electores el 22 de noviembre podría consolidar más al candidato peronista o acercar vertiginosamente al Jefe de Gobierno Porteño.

El equipo de instructores, por llamarlos de algún modo, comenzó la capacitación de militantes en Caucete al día siguiente del discurso de Gioja. Justo el departamento donde Scioli quedó segundo, detrás de Massa. Y donde la candidata giojista Mariela Ginestar cayó derrotada con el basualdista Julián Gil, en medio de una interna no del todo resuelta con Emilio Mendoza. Casi nada.
Eligieron Caucete, entonces, para empezar ese sábado 31 de octubre, con material en Power Point y total claridad en el mensaje.

Son cuatro equipos que, trabajando en simultáneo, debían cubrir toda la provincia en siete días. Entre otros, aparecen Cristian Morales, Daiana Luna, Gaston Berenguer, Daniela Castro, Marcos Andino y Matías Sotomayor.

Hay dos ejes de los cuales nadie debería salirse: las cuatro últimas propuestas de "Daniel” y el acta compromiso con San Juan. Las iniciativas del presidenciable del Frente para la Victoria tienen que ver con el 82 por ciento móvil para las jubilaciones mínimas, la reducción de retenciones a las exportaciones, la lucha contra el narcotráfico y la elevación del mínimo no imponible para el Impuesto a las Ganancias.

El acta compromiso con San Juan se defiende por sí solo, sin mayores esfuerzos. Pero las otras promesas de campaña son puntuales y requieren manejo fluido, en lenguaje llano y apropiado para cada sector. Por ejemplo, a una señora mayor no le hablarán de economías regionales, sino directamente de la movilidad jubilatoria. Y punto.

Tal vez más importante que el contenido sean los modos. En eso también hay una instrucción precisa sobre "militar de otra forma”. La consigna es "escuchar al otro, invitarlo a que se tome el trabajo de reflexionar”. Y fundamentalmente evitar la crítica descarnada a Macri, porque estiman que podría tener un efecto rebote. El mensaje será positivo y siempre a favor de Scioli.

"La idea es que la militancia tenga argumentos, no sólo globos”, graficó la fuente, en clara referencia al sector contrincante en el balotaje.

El pasado lunes 2 de noviembre Gioja encabezó una reducida reunión de campaña en la que evaluó que el crecimiento de Macri empezó a amesetarse. Esto permitió recomponer el ánimo y armarse nuevamente de cara al último tramo de campaña, el que más cuenta, el decisivo. Sin embargo, no se atreven a proyectar cuánto más podrá crecer Scioli en San Juan en comparación con los guarismos del 25 de octubre, cuando obtuvo un nada despreciable 46 por ciento, contra un 20 por ciento de Macri. Lo dicho: son muchos los votos que quedan en el medio. La taba está en el aire.

Ante todo, lealtad

Que José Luis Gioja eligiera rememorar el 17 de octubre de 1945 para abrir su discurso ante el peronismo el pasado viernes 30 de octubre no fue un accidente. Una fuente interna del justicialismo confirmó a Tiempo de San Juan que durante los comicios del 25 de octubre se encontraron con sorpresas como "compañeros” derrotados en las primarias que estaban "dando una mano” al PRO como fiscales en Capital.

El ejemplo sirvió para tomar real dimensión sobre la apelación de Gioja a la lealtad, concepto caro al peronismo, en momentos en que ya no se juega nada a nivel municipal ni provincial en términos de cargos prometidos o facturas impagas. "Es una bisagra, que puede ser para arriba o para abajo”, definió el gobernador días después, durante la visita de Karina Rabolini.

Además, ante la militancia de base, Gioja procuró mencionar el contacto post-electoral entre Daniel Scioli y Cristina Fernández de Kirchner, para despejar dudas sobre la relación entre ambas primeras figuras del plano nacional. Hacia adentro dijo que la presidenta se puso a disposición del candidato y que la premisa es ganar las elecciones, más allá de los matices que –se sabe- separan a uno de otra. Más claro aún: en la Casa Rosada nadie está conspirando contra la campaña naranja y se espera de las provincias el mayor de los esfuerzos para este tramo final.