Claridad propositiva y respuestas concretas serán claves para el debate

Dos especialistas en comunicación política analizaron las fortalezas y debilidades de los candidatos ante el debate de esta noche.
domingo, 15 de noviembre de 2015 · 12:11

A siete días de la celebración del primer balotaje de la historia argentina, el debate presidencial llega en un clima comparable al de una final de fútbol. Podría incluso ser un entretenimiento si no fuera porque influirá en el destino del país para los próximos cuatro años. El nivel de expectativa es mayúsculo. Se trata de la primera contienda televisiva, con sólo dos candidatos, que se realiza desde 1983. Se suma que, desde cierto punto de vista, es posible aseverar que polemizarán dos visiones de la Argentina que han recorrido la historia del país y que en pocas oportunidades han estado tan nítidamente diferenciadas en el terreno político. Esto es así, más allá del giro discursivo que tuvo el opositor Mauricio Macri en julio pasado, cuando asumió una repentina postura estatista y nac&pop. 

Según consignó Tiempo Argentino, un debate por televisión es esencialmente un hecho comunicacional. Implica que los gestos, el tono, el sudor en la frente, las posibles zancadillas que un candidato le pueda poner al otro, la habilidad o no de sortear esas zancadillas, tienen un peso enorme, quizás mayor al de los conceptos. Tiempo consultó sobre todos estos temas a dos especialistas en comunicación política: Belén Amadeo, cientista política y profesora titular de Opinión Pública de la UBA, y Esteban Cherocles, parte de la consultora Analogías y Coordinador de Ciencias Políticas de la Universidad de La Matanza. Esto dijeron.

Los riesgos de un debate

Para entrar en tema, los consultores hicieron un recorrido general sobre las cosas que "deberían evitar" los dos contendientes. ¿Cuáles son los errores que no habría que cometer? Ambos especialistas coincidieron en que los debates se producen en el contexto cultural de cada país y que la falta de antecedentes en la Argentina obliga a tomar a grandes rasgos lo que se conoce de otras latitudes.

"Lo que funciona en Estados Unidos no es lo mismo que podría funcionar acá. Eso es lo primero que hay que aclarar", sostuvo Amadeo. "En general, al público–agregó– no le gusta que no se contesten las preguntas. La gente espera que el candidato dé respuestas. Es lo que muestra la experiencia de otros países. Las respuestas evasivas no sirven. La regla es saber qué piensa el candidato. El eje está puesto en la duda del ciudadano." 

La visión de Cherocles fue similar. "Los candidatos deben tener claro lo que quieren transmitir. El debate es la última posibilidad para dirigirse a su electorado, al del otro, y a los indecisos. Tienen que hacer lo posible para no generar dudas. El que genera dudas, en general, pierde. Es más proclive a despertar sospechas sobre su capacidad para manejar los temas. Hay que tener claridad propositiva." "Hoy hay una demanda del electorado de querer conocer propuestas –agregó Cherocles–. Va a haber mucha expectativa y me parece que la ciudadanía quiere conocer."

Rasgos y chances de Scioli

Los rasgos personales y el camino recorrido de ambos contendientes fue otro aspecto que los consultores incorporaron en su análisis. "Los dos candidatos tienen liderazgos consolidados y personalidades que se han construido en buena medida en los medios", describió Cherocles. Luego, se centró esencialmente en las potencialidades que podría exponer Scioli en la contienda televisiva de hoy. "A mí me parece que tiene la oportunidad de marcar lo que el candidato de Cambiemos (Macri) viene tratando de evitar, que es hablar de lo que haría si gana. Sin perder su estilo conciliador, Scioli debería apostar a confrontar con el modelo que propone el PRO. Debería mantener el equilibrio y tratar de desequilibrar al otro candidato." "En un debate –agregó Cherocles– todos los gestos son amplificados, cada movimiento, cada detalle. Él (el gobernador bonaerense) debería apostar también un poco al humor." 

Amadeo puso el acento en otro aspecto, a la hora de remarcar qué podría desplegar el candidato del FPV para aprovechar la polémica televisada. "Para Scioli, un acto de audacia sería resaltar que él implica un cambio de estilo respecto de Cristina. Es algo que no desplegó con demasiada fuerza hasta ahora."

Debilidades y fortalezas de Macri 

Sobre el candidato opositor, Amadeo sostuvo que "ya fue audaz a su manera. Macri dio su vuelco la noche del balotaje porteño, cuando rompió con su propio discurso y planteó no impulsar ningún esquema de privatización en el futuro. Se puso en el lugar de que él va a administrar mejor el Estado que ya está y parece que eso le funcionó." 

Podría decirse que, parcialmente, Cherocles coincidió en que el líder del PRO no intentará sorprender en el debate. "Él juega a hacer la plancha –dijo–. Tratará de no profundizar en ciertos temas. Cambiemos está evitando dar definiciones políticas, aunque el debate sea el momento en el que se generan definiciones. Ese es el problema que tiene Macri. Está en ventaja y esa puede ser su fortuna y su debilidad." Un punto de disidencia entre los analistas fue sobre la posibilidad de que el debate consiga un efecto en las preferencias del electorado. "La duda está en el impacto que pueda tener en los indecisos –sostuvo Amadeo–. La gente que ya está decidida difícilmente tenga un cambio, a menos que pase algo muy groso." 

"No sé si los debates en general pueden generar una gran modificación en las tendencias –describió Cherocles–. Sin embargo, por las características de esta campaña, hay mucha necesidad del electorado por escuchar definiciones, así que no descartaría que pueda tener una influencia importante."

 

 

(Fuente: Info News) 

Valorar noticia

Comentarios