Scioli: "Nunca más le vamos a pedirle ayuda al Fondo"

La entidad elaboró un informe que pide que Argentina aplique un fuerte ajuste fiscal y a dejar de subsidiar a los usuarios de servicios públicos.
jueves, 08 de octubre de 2015 · 08:12
El Fondo Monetario Internacional (FMI) recomendó a la Argentina emprender un ajuste fiscal y una orientación monetaria "más restrictiva" que incluye eliminación de subsidios a los servicios públicos, según detalla un informe publicado por el organismo en el marco previo al inicio de la Asamblea Anual conjunta entre el FMI y el Banco Mundial que se llevará a cabo en Lima, Perú.

"Se necesitará un ajuste fiscal y una orientación monetaria más restrictiva para contener los efectos de la inflación y limitar las presiones de depreciación sobre el peso argentino", detalla el Fondo en un informe titulado "Las Américas: Ajustando bajo presión".

También menciona el congelamiento de los precios de los servicios públicos, lo que según el organismo "ha abierto una brecha entre los precios minoristas y la recuperación de costos".

No obstante, reconoció que los acuerdos de precios "han contenido de manera temporal las fuertes presiones inflacionarias". 

El organismo presidido por Christine Lagarde destacó además el "enorme impulso fiscal" de Argentina, al considerar que "contribuyó a estabilizar la actividad económica en 2015".

Scioli: "Nunca más"

Por su parte, este mismo miércoles, en un almuerzo con empresarios, el candidato presidencial Daniel Scioli aseguró que nuestro país "nunca más" va a "pedirle ayuda al Fondo". En ese mismo sentido, al actual gobernador bonaerense señaló que "Néstor canceló, marcó el camino de cancelar esas deudas para no volver a caer en lo mismo".

"A algunos les preocupa el nivel de reservas, ¿pero por qué no se ponen contentos cuando ven la baja de endeudamiento?", se preguntó y añadió: "No vamos a volver a pedir préstamos financieros con condiciones que quiera imponer el Fondo".

Además, durante lo que fue un encuentro con el Consejo Interamericano de Comercio, volvió a subrayar su promesa de brindarle a los inversionistas "reglas de juego claras", al tiempo que dejó en claro que garantizará la "gobernabilidad del país".

Elogios y críticas

En el informe, publicado este miércoles, considera que Argentina debe "eliminar las distorsiones microeconómicas" al considerar que éstas "hacen todavía más necesario un ajuste macroeconómico".

En particular, el FMI destaca que "los controles cambiarios distorsionaron los precios relativos, generaron un mercado paralelo de divisas y erosionaron la competitividad".

Aseguró además la la eliminación de subsidios y la reducción de la inflación "allanarán el camino para alcanzar un crecimiento más equitativo".

"La corrección de esas distorsiones es crucial para una mejor asignación de recursos y un mayor crecimiento luego de los ajustes de precios", señala el informe.

En su evaluación de la situación del país, el FMI subrayó que el gasto público alentó el consumo privado y la actividad en el sector de la construcción, y menciona que la caída de la producción industrial cesó en junio y julio (en términos interanuales) después de dos años de contracción.

Asimismo, detalló que las presiones sobre la balanza de pagos "se han mantenido relativamente bajo control en lo que va de 2015", aunque advirtió que "la brecha entre los tipos de cambio oficial y paralelo se amplió hasta aproximadamente un 50 por ciento en septiembre, a pesar de los intentos del Banco Central de aumentar la oferta de divisas y respaldar la demanda del peso argentino incluso mediante tasas de depósito más altas".

"La combinación de política monetaria y fiscal continúa siendo insostenible y los desequilibrios macroeconómicos, alimentados por la mayor monetización de los déficits fiscales y la sobrevaluación del tipo de cambio, han empeorado en 2015", sentencia el diagnóstico.

Para este año, el FMI pronostica que el crecimiento seguirá siendo de medio punto porcentual, con "intensos controles cambiarios que continúan deprimiendo la inversión y las importaciones".

Además, precisó que el debilitamiento de los términos de intercambio y la recesión en curso de Brasil junto a la apreciación real del peso "afectan a las exportaciones y contribuyen a profundizar la caída del superávit comercial".

 

Fuente: Infonews

Comentarios