Las perlitas más sabrosas de los números electorales en San Juan

En el oficialismo, los intendentes más exitosos: Aballay y Juan Carlos, por motivos distintos. En qué superó Fabián Martín a Marcelo Orrego. Intendente de uno y diputado de otro: 2 casos. Ensalada de corte en Capital, Santa Lucía y Rivadavia. Curiosos casos: Jáchal y Caucete.
lunes, 26 de octubre de 2015 · 14:31

En una sana competencia entre los jefes comunales y los postulantes en todos los distritos, hubo quienes obtuvieron mejores y peores resultados. Algunos, muy impactantes y muy reveladores.

En el escenario oficialista, los candidatos departamentales que mejor rindieron fueron Fabián Aballay y Juan Carlos Gioja, ambos por motivos distintos. El pocitano fue el que mejor porcentaje obtuvo entre todos los postulantes del Frente para la Victoria: 66,17% para obtener su reelección en el departamento de origen del gobernador electo Sergio Uñac, superando a Cristian Andino, quien obtuvo el 62,10% en San Martín y obtuvo un meritorio segundo lugar. En este casillero, buena nota para el calingastino Castañeda con el 58,38% de los votos en su departamento y Fabián Gramajo con el 57,43 en Chimbas.

Pero el candidato departamental del FpV que más votos sacó fue el rawsino Juan Carlos Gioja, con 36.595 sufragios que hicieron un 54,41%. Seguido por el chimbero Gramajo  con 25.223 y el electo intendente capitalino Aranda con 28.197.Claro que en este rubro tienen ventaja los departamentos grandes.

En la oposición hubo dos nuevos intendentes con casi idéntico nivel porcentual. Marcelo Orrego consiguió su reelección en Santa Lucía con el 57,32% de los votos, mientras Fabián Martín llegó al sillón comunal de Rivadavia con el 57,12%. Pero éste último lo superó en cantidad de votos físicos: obtuvo 29.309 contra los 18.291 de Orrego.

Se dio el caso de dos departamentos en los que el corte de boleta, más o menos significativo, arrojó como consecuencia que el intendente será de un partido y el diputado de otro. Se dio en 9 de Julio, donde el candidato oficialista Oscar Matamora perdió con el nuevo intendente, el basualdista Gustavo Núñez: el triunfo fue por 3.418 votos contra 3.198, aunque en la categoría de diputados el actual intendente del FpV Wbalberto Allende sacó 3.233 y superó al basualdista con 3.155.

 

También se dio en Valle Fértil, donde el corte de boleta hizo que el intendente resultara Omar "Mengueche” Ortiz del FpV y el diputado sea el médico Sepúlveda del basualdismo. Ortiz ganó por menos de 100 votos, exactamente por 84: 2.497 a 2.413 de Angel Carrizo. Pero Sepúlveda se impuso más cómodamente: sacó 2.804 votos sobre los 2.038 del diputado Emilio Fernández que iba por la reelección.

En materia de cortes y migración de votos hubo muchos otros casos llamativos. Uno de ellos es Capital, donde se impuso holgadamente Aranda para intendente, pero para presidente ganó Macri. Aranda se quedó con 28.197 votos (el 40,76%), sobre el basualdista Rodolfo Colombo con 21.533 votos (31,13%) y el macrista Eduardo Cáceres con 16.749 votos (24,21%). En cambio para presidente Macri sacó 26.898 votos (38%), Scioli obtuvo 22.346 (32%) y Massa sacó 15.990 (22.9). Lo que lleva a la interpretación de que los 10.000 votos de diferencia entre Cáceres y Macri fueron a Aranda y Colombo. Un corte muy significativo de casi 15 puntos porcentuales.

Otra particularidad es lo que ocurrió en ahora los dos departamentos opositores más importantes (que ahora no serán los únicos porque también lo serán Caucete, 9 de Julio y Zonda): Rivadavia y Santa Lucía. Allí, las elecciones para presidente fueron ganadas por Daniel Scioli. En Rivadavia sacó 20.177 votos (el 39%) y su candidata Ana María López obtuvo sólo 14.906. Sergio Massa, el candidato presidencial del intendente electo Fabián Martín, obtuvo el 27%, 30 puntos menos que su candidato local. Mauricio Macri obtuvo el 26%, 15 puntos más que su candidato Ruiz Olalde, quien obtuvo el 11%. Es decir que hubo mucho voto de Martín y Macri, también mucho de Scioli y Fabián Martín.

En Rivadavia también hubo un corte de boletas brutal para la categoría de diputado departamental, que de igual modo no cambió el orden. Mientras Fabián Martín para intendente bordeó la impresionante suma de 30.000 votos, su candidato a diputado Sergio Miadowsky sacó 21.555. A la inversa, en el FpV Ana María sacó 14.906 y su postulante a legislador departamental Marcelo Delgado tuvo 18.026. No le alcanzó, pero la diferencia fue mucho más estrecha.

En Santa Lucía, Daniel Scioli sacó el 41% de los votos (12.714) y fue el presidencial más votado. Massa, el candidato del intendente electo Marcelo Orrego (quien también llevaba en su boleta, igual que Fabián Martín, al puntano Rodríguez Saá, aunque éste no obtuvo sumas significativas) obtuvo 9.300 votos (el 30%), lejos de los más de 18.000 del jefe comunal. Y Macri hizo 21 puntos en el departamento, de los cuales menos de 5 quedaron para su candidato Federico Bravo. Consecuencia. También hubo mucho voto de Orrego con Macri y hasta de Orrego con Scioli.

Para diputado departamental, al diputado de Orrego también lo cortaron mucho: si bien ganó Pantano, la diferencia fue mucho más estrecha que en la categoría de intendente. Fue por 14.825 contra 12.058 de Lucio González.

En Jáchal se dio la mejor perfomance del frente Progesistas, que postuló a la presidencia a Margarita Stolbizer y a la gobernación a Benjamín Kuchen. Se dio un reflejo lógico al tratarse del departamento más movilizado por la minería, pero con una particularidad muy llamativa. El candidato a intendente Silva sacó 1.142 votos (el 8,26%), pero para la categoría de diputado departamental sacó 2.796 votos (el 22%) es decir que más que duplicaron los votos de una categoría a la otra. El otro departamento donde Progresistas hizo una buena elección fue Angaco, donde sacó el 13,96% de los votos.

Otro departamento donde se registró un movimiento de votos llamativo fue Caucete. Allí, el flamante intendente electo Julián Gil ganó por una diferencia muy importante: 10.959 votos (49,2%) contra 7.003 votos de Mariela Ginestar (31,73%), mientras el radical Salvador Mercado hizo una elección presentable con 3.134 (14,30%). El asunto es que para diputado departamental la diferencia fue mucho más chica, aunque sin cambiar el orden. Jorge Frías, en candidato de la boleta de Gil, obtuvo más de 2.000 votos menos, apenas 8.295. Mientras que Marcelo Vera, hombre del intendente saliente Juan Elizondo, sacó más de 800 votos más que Ginestar: 7.829. Estuvo a poco más de 400 votos de ganar, mientras la diferencia para intendente fue muy amplia. Tal vez allí se marcaron las diferencias de la complicada interna caucetera.

En el resto de los departamentos también hubo mucho corte y variaciones, pero sin diferencias sustanciales en las tendencias. Y para la categoría gobernador, los niveles porcentuales fueron parecidos a los que se había registrado en las Paso y se venían anunciando en las encuestas.

Con una particularidad. Todas las fórmulas tuvieron mayor cantidad de votos físicos que el 9 de agosto, producto de un hecho inédito en la provincia. Fue a votar el 82,4 del padrón, todo un récord para la historia democrática de San Juan.

 

 

 

Comentarios