la interna sindical sanjuanina

CGT: Ávila le quiere disputar el trono a Cabello

Luego de resultar nuevamente electo Secretario General del Sindicato Centro Empleados de Comercio, Raúl Ávila dejó abierta la puerta para liderar a todos los trabajadores. “Sé que muchos sindicatos me apoyan”, manifestó.
sábado, 2 de junio de 2012 · 13:49

Las aguas parecen calmas dentro de la CGT local. Pero no todo es lo que aparenta ser. Dentro de la central obrera hay ciertos roces y aunque aún falta un largo trecho para la renovación de autoridades (es en diciembre), ya suenan nombres para disputarle la interna al actual delegado regional, Eduardo Cabello, quien ya adelantó sus intenciones de repetir “si se lo piden los compañeros”. El recientemente ganador de la secretaría general del sindicato Centro Empleados de Comercio, Raúl Ávila, se viste como un posible titán para luchar por el comando general de la mega agrupación.
Hasta diciembre del 2008, Julio César Godoy estuvo liderando la central. El dirigente (que era integrante de una de las comisiones del SEC), nunca fue elegido por sus compañeros sino que fue designado en el cargo hasta que se convocaran a elecciones. En el 2007 se le puso fecha al sufragio y por común acuerdo el secretario general de la UOCRA, Eduardo Cabello, asumió como delegado. En ese momento, trascendió una posible candidatura de Ávila, pero finalmente la intención quedó en la nada.
Cuatro años después de la asunción de Cabello y a siete meses del recambio de autoridades en la CGT, la figura de Ávila como un posible competidor  vuelve a tomar fuerza, sobre todo después de que resultara nuevamente ganador de los comicios dentro del sindicato con más del 54 % de los votos y de que lograra una banca como legislador en la Cámara de Diputados de la mano de la gestión G.
El gremialista Ávila le dio vuelo a esa posibilidad: “Sé que muchos sindicatos me apoyan. No me lo planteo en lo inmediato, pero no lo descarto. Ya veremos qué pasa cuando llegue el momento, ahí lo podemos discutir”, señaló reflexivo.  Al mismo tiempo, abriendo puertas dijo: “A cualquier dirigente le gustaría ser el líder de la CGT”.
Una línea directa al despacho del primer mandatario provincial y un fuerte poder para luchar por mejoras para los obreros son algunas de las virtudes señaladas por los seguidores de Ávila. Desde la vereda opuesta, sus detractores lo tildan de “tibio” y con “poco carisma para aglutinar a las masas”.
Actualmente el sindicato Centro Empleados de Comercio no integra la central. Según dice, no por una mala relación con Cabello sino porque él desde hace mucho tiempo forma parte de las 62 Organizaciones Peronistas. “Para mí la gestión de Cabello ha sido buena, está aprobada”, agregó en este sentido. 
Al igual que Ávila, la mayor parte de los sindicalistas que integran la CGT  le dan el OK a la gestión del secretario general de la UOCRA.  Los avances en materia de viviendas y los constantes incrementos salariales son puntos que inclinan la balanza a favor del ex obrero de la construcción.
A diferencia de Cabello, el líder del comercio no apoya a Hugo Moyano. “Para mí, Moyano es un patotero. No tengo un favorito, cuando haya más definiciones sabré a quién apoyar”, manifestó. Justamente esta posición es la que lo separa de varios sectores, especialmente del sindicato que representa a los camioneros. Enrique Castro, Secretario General de STOTAC, se mostró totalmente opositor a la candidatura de Ávila. Queriendo no dejar dudas sobre su posición, Castro alegó sin pelos en la lengua: “Desde ya, el gremio no lo va a apoyar porque es un traidor”.
El camino a diciembre dentro de la CGT no será tan calmo como se auguraba. La disputa de poder en la central obrera ya comenzó y en una lucha siempre hay un ganador.

Más datos
Cada cuatro años se renuevan todos los cargos en la CGT. En San Juan, más de 60 sindicatos integran la central obrera. De igual modo, el número es fluctuante porque en forma constante ingresan nuevos gremios. Los representantes gremiales son los que emiten su voto cuando hay elecciones. En el 2008 no hubo comicios porque Cabello fue elegido unánimemente por sus compañeros.


PERFIL
De la política a la lucha sindical
La vida de Raúl Ávila siempre estuvo vinculada a la política. Comenzó con la labor en 1972, cuando era estudiante de Ciencias Económicas en la Universidad Católica de Cuyo. Dentro del seno universitario formó una agrupación peronista y hasta llegó a alcanzar la presidencia del centro de estudiantes. La participación partidaria lo envolvió a tal punto, que en 1973 decidió abandonar su carrera en la UCC y dedicarse de lleno a la campaña “Lucha y vuelve”,  una cruzada que se lanzó a nivel nacional para que Juan Domingo Perón retorne a Argentina.
Su intensa colaboración con la candidatura de Eloy Próspero Camus lo catapultó como un fuerte referente de los jóvenes justicialistas y en 1973 fue elegido presidente de la Juventud Peronista y también fue candidato a diputado provincial (no cosechó la cantidad suficiente de votos para ingresar a la Cámara).
En ese momento histórico se vivían épocas convulsionadas en el país y justamente su activa participación política lo condenó. En 1974, la Triple A lo capturó y terminó preso en el Penal de Chimbas junto a otros militantes de trayectoria. “Fui compañero de celda del gobernador José Luis Gioja, de César Gioja, del Chango Illanes y de Eloy Camus”, contó Ávila.
En 1976, cuando Jorge Rafael Videla, Emilio Massera y Orlando Ramón Agosti tomaron el poder, el actual secretario general del Sindicato Centro Empleados de Comercio, fue trasladado a la Unidad Número 9 de La Plata, donde permaneció tras las rejas hasta 1979, año en el que consiguió la libertad.
Ante el inminente regreso de la democracia en 1982 retornó a la actividad política como militante. Al mismo tiempo, comenzó una búsqueda desesperada de trabajo. Finalmente, logró conseguir un puesto como administrativo en la conocida joyería El Regulador. Esta labor fue la que lo conectó con el sindicalismo.
“Mi primer acercamiento con el gremio fue en 1984 porque con un grupo de compañeros decidimos formar una agrupación de empleados de comercio y en 1985 fundamos la Asociación Empleados de Comercio”, explicó el gremialista. En 1988, ingresó como delegado a OSECAC y fue designado presidente de la Mutual.
Durante dos décadas trabajó para el sector. Finalmente, en el 2004 se le dio la gran posibilidad al salir ganador en los comicios del SEC. “Logramos triunfar contra un hombre como fue Claudio Velázquez, que estuvo más de 20 años al frente del gremio”, relató visiblemente satisfecho.
Desde el 2004 a la fecha se encuentra ocupando el mismo cargo dentro del sindicato. Los más de 4.000 socios del gremio le volvieron a dar un voto de confianza en el 2008 y este año,  resultó electo nuevamente en el cargo con el 54 % de los sufragios.
Con respecto a su introducción nuevamente en el Partido Justicialista, Ávila dijo que se debe al gobernador José Luis Gioja y al “proyecto superador” de Provincia que propuso en el 2003 cuando se candidateó. “Siempre creí en este proyecto de desarrollo. Así que no dudé en volver al ruedo”, señaló Ávila. En el 2011, resultó electo diputado proporcional, cargo que ocupa en la actualidad y que pone, según dijo, a disposición de los “obreros”.

Cifras
40 años. Desde 1972, Ávila participa activamente en política. Siempre lo hizo en el PJ.
5 años. Desde 1974 a 1979 el dirigente estuvo preso por su ideología política.
8 años.  En el 2004 el gremialista resultó electo secretario general del SEC.

Ganó tres veces al hilo
Con una diferencia menor a la esperada, Ávila se quedó con la secretaría general del Sindicato Centro Empleados de Comercio por tercera vez consecutiva. Dice que apuesta a mejorar la obra social.
Raúl Ávila resultó nuevamente electo el 29 de mayo secretario general del Sindicato Centro Empleados de Comercio. Un triunfo previsible, pero no tan holgado como se especuló en un principio. Con el 54 % de los votos, el dirigente peronista se aseguró el liderazgo dentro del gremio durante cuatro años más. El opositor a la lista ganadora, Rolando Castro, quedó fuera pero con un caudal de sufragios nada despreciable.
Los números finales de la contienda indicaron que Ávila cosechó 1.192 votos mientras que su rival 1.015, sólo 177 más que Castro. De los 4.500 socios, 4.000 estaban en condiciones de votar pero sólo concurrió a las urnas el 56 % del padrón.
La campaña sindical fue una de las más picantes de los últimos tiempos en el ámbito gremial; incluyó desde pegatinas en todo el centro hasta la impugnación de la lista opositora (se dio marcha atrás con la decisión poco después). Al menos durante un mes, el cruce de las peatonales fue el lugar elegido para convencer a los socios.
El fuego cruzado entre los dos candidatos se veía venir. Es que Rolando Castro fue uno de los delegados echados del Sindicato en diciembre del año pasado por denunciar irregularidades en el manejo de fondos dentro de la institución. Anualmente, el  SEC maneja casi 20 millones de pesos.
Castro le recriminó siempre a Ávila su “escaso conocimiento del mundo del trabajo en el comercio”, porque “sólo trabajó seis meses en El Regulador”. Este tipo de declaraciones fueron comunes a lo largo del proceso eleccionario, que terminó con la balanza inclinada a favor de justicialista.
Cuando el conteo de votos terminó, la bronca nuevamente se adueñó de los integrantes de ambas listas. Fue tal el enojo, que terminaron agarrándose a las piñas en la puerta de la institución. Sin embargo, la pelea terminó pronto y Ávila comenzó a festejar junto a los suyos.
A diferencia de lo que se pensaba, el también diputado provincial emitió un discurso de tinte conciliador. Incluso, invitó a los miembros de la lista opositora a sumarse al proyecto. Por otro lado, hizo un “racconto” de su actividad partidaria dentro de las filas del peronismo.
El 22 de diciembre asumirá nuevamente Raúl Ávila. El hombre dijo que sueña con mejorar el servicio de salud que brinda la obra social OSECAC y que también prometió pelear por la construcción de más viviendas para el sector.

Representación nacional compartida

En los comicios también se disputaron cinco lugares para congresales nacionales. Debido a la cantidad similar de votos conseguidas por ambas listas, Ávila se quedó con tres lugares en la Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicio y Castro con dos.


Tres elecciones consecutivas
Luego de participar activamente durante 20 años en temas vinculados con la actividad mercantil, Ávila consiguió su primera titularidad en el SEC en el 2004 cuando logró ganarle al imbatible hasta ese momento Claudio Velázquez. En esa primera gestión se abocó a normalizar la situación del gremio y a mejorar el servicio sanitario. El edificio que la obra social OSECAC posee en la Mendoza y Belgrano fue adquirido durante ese período de gobierno. 
En el 2008, se coronó nuevamente secretario general del Sindicato. Esta vez, no hubo contienda ya que por un acuerdo generalizado entre compañeros se proclamó ganador al legislador.
Este año sí tuvo que luchar. Volvió a salir airoso y en diciembre comenzará su tercera gestión al hilo.

Comentarios