El túnel vive

Agua Negra: Hubo que empujar hasta el último minuto para festejar

Una día histórico, una firma para la posteridad. Cristina Fernández y Sebastián Piñera finalmente suscribieron un acta que establece la licitación del túnel binacional, la obra más estratégica para San Juan y la región, que prevén que se licite en el “menor tiempo posible”. Por Sebastian Saharrea.
sábado, 17 de marzo de 2012 · 10:15

Por Sebastián Saharrea
Enviado Especial a Chile

Unos minutos antes de bajar al salón donde todos esperaban el anuncio final, el gobernador José Luis Gioja y el intendente de la IV Región chilena Sergio Gahona fueron convocados al primer piso, donde estaban Sebastián Piñera y Cristina Fernández. Bajaron al rato con una sonrisa dibujada. Era el anticipo de que Agua Negra finalmente quedaba incluida en la firma del acuerdo entre los presidentes, y que comienza el tiempo de la realización del esperado túnel a Chile por la provincia de San Juan. El llamado a licitación, según se acordó por escrito en esta histórica jornada en Santiago de Chile, será “en el más breve tiempo posible”, que intentarán que ocurra este año.

El encargado de hacer el anuncio formal fue el ministro Julio De Vido, porque en la declaración final de los presidentes no lo leyeron por falta de tiempo. Allí, el ministro de Planificación puso punto final a la especulación y no dejó dudas: dijo que se trata de la concreción de lo que se había avanzado hasta ahora, la antesala de la convocatoria a las empresas. ¿Cómo sigue la historia? Ahora Chile deberá aprobar los estudios finales presentados por San Juan y el EBITAN (Ente Binacional Túnel Por Agua Negra) quedará facultado a iniciar la licitación y buscar los 850 millones de dólares que hacen falta. Podrá ser por medio de empresas con financiación, o con aportes del BID (Banco Interamericano de Desarrollo) o de la CAF (Corporación Andina de Fomento).

Al lado de Julio De Vido, el gobernador Gioja dijo que se trataba de “uno de los días más importantes de la historia” de San Juan por la concreción del proceso para construir la obra faraónica. Y Sergio Gahona, de la IV Región chilena, no ahorró entusiasmo tampoco.
Fue el final de un día extremadamente agitado por las gestiones que hicieron falta para la obra –una de las más importantes en la historia provincial-quedara incluida en la voluntad de los presidentes. Y la cosa no estaba en que figurara, sino en cómo lo hacía. En que la redacción no ofreciera dudas sino certezas, que fue lo que finalmente ocurrió.

Pero hubo incertidumbre hasta el final. Primero, porque el día anterior había terminado con una redacción que no conformaba: había una palabra que decía “eventual” licitación, que los funcionarios sanjuaninos y chilenos consiguieron sacar, igual que para la convocatoria a interesados para el tren Trasandino en Mendoza.

Los gobernadores, ministros, legisladores argentinos junto a sus pares chilenos habían sido reunidos en un salón contiguo a donde estaban los presidentes. Todo venía bien con los términos finales hasta que llamaron a De Vido a la sala con los presidentes, y sobrevoló el fantasma sobre lo que podía ocurrir. Pero las noticias eran buenas.

El bordado fino del acuerdo había generado angustias e incertidumbres, pero al final se consiguió como se preveía. Se sabía que estaba. Ahora había que ver de qué manera y con qué términos. De esas palabras surgía la contundencia del pronunciamiento, si era una invitación o una orden para comenzar ya con los trabajos concretos.

Desde su aterrizaje en Santiago, el gobernador Gioja y su comitiva se dedicaron a fatigar los oídos nacionales del gobierno argentino. En realidad, desde bastante antes: ya arriba del avión que trajo a la Presidenta, el gobernador Gioja y el senador Ruperto Godoy conversaron informalmente con De Vido, el hombre por el que pasan todas las decisiones de obras en el país, y el ministro los consoló diciendo que estaba todo bien.

Luego, en el Patio de los Naranjos de la Moneda, se los pudo ver a los sanjuaninos nuevamente con De Vido para avanzar sobre la definición de los términos. A esa hora, la cuestión no estaba del todo resuelta porque por la noche hubo una reunión en el hotel para tratar de ajustar los términos a la expectativa sanjuanina. Y al final se acordó volver a redactar ese punto del acuerdo ya sin el término “eventual” que tanto asustaba a sanjuaninos y mendocinos, presentes aquí por el Trasandino.

Esta obra en Mendoza fue el gran asunto. Porque hubo decisión de incorporarlo junto a Agua Negra, pese a las diferencias de ritmo y de envergadura. Los sanjuaninos temían que el hecho de poner ambas obras en la misma bolsa podía tirar abajo la intensidad con la que vienen trabajando en el gobierno sanjuanino. Eso era lo que le decían a De Vido para que el ministro separara una cosa de la otra, teniendo en cuenta que el mendocino es un megaproyecto que implica más gestiones y más fondos.

Pero la orden desde la Rosada era que no había que dejar desairado a Paco Pérez, el gobernador K de Mendoza al que nadie le quiere soltar el brazo en una provincia tan importante. Y saben que cualquier cosa que obtiene San Juan del Gobierno Nacional inmediatamente le es facturado al gobernador mendocino en su provincia. Por eso la Nación buscó en todo momento que los proyectos de San Juan y Mendoza fueran juntos. Y así fue.

Textuales

“Agua Negra es el túnel que por historia, por el esfuerzo del gobernador Gioja a través de los tiempos, es el que tiene un mayor grado de avance en la integración de ambos países. Esperamos avanzar en los próximos meses  para llamar en el más breve plazo a la licitación internacional”. Laurence Golborne/Mtro. de Obras de Chile

“Realmente esto marca a las claras que hemos trabajado a la par con las autoridades de San Juan, de Coquimbo, creo que es muy importante remarcar lo que dijeron los presidentes, que es necesario avanzar en la integración a través de la conectividad, en este caso física”. Julio De Vido/Mtro. De Planificación de Argentina

Comentarios