el análisis del día

“Respetame..., y llamame Marta”

Ayer, en el Congreso Nacional, obtuvo dictamen para su tratamiento la Ley de Identidad de Género, que habilita modificar el sexo y el nombre de pila en el DNI por el solo pedido del interesado.
miércoles, 09 de noviembre de 2011 · 18:55

Por Guido Berrini
gberrini@tiempodesanjuan.com

Argentina da señales claras de seguir en el camino de la ampliación de los derechos civiles.

A la sanción de la ley de matrimonio igualitario con adopción, le sigue ahora la Ley de Identidad de Género por la cual, como dice el primer artículo, “toda persona mayor de 16 años podrá solicitar la rectificación del nombre, el sexo e imagen registral en todos los registros públicos en los que figuren tales datos y no coincidan con su género autopercibido”.

No se exigirá acreditar ninguna  intervención quirúrgica por reasignación genital total o parcial, ni terapias hormonales, ni ningún tratamiento psicomédico.

El argumento de los legisladores se afirma en el respeto a la manera en que cada persona vive su cuerpo, modificado o no en un quirófano o a través de hormonas, y en otras expresiones de género, como la ropa o los modales.

Gays, travestis, transexuales, lesbianas, son reconocidos hoy en Argentina como sujetos de derecho, y no como objetos de estudio.

Comentarios