miércoles 1 de febrero 2023

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Tiempo de San Juan. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Personajes

La sanjuanina que hace hablar a los muertos

Es la primera forense mujer del Poder Judicial de San Juan. Realizó 4 mil autopsias y trabajó en crímenes resonantes. Esta es la historia de María Beatriz Vázquez.

Por Redacción Tiempo de San Juan

Ella dice que siempre supo que iba a ser médica. Lo que quizás no estaba en sus planes era que se convertiría en una verdadera especialista en hacer hablar a los muertos. Esa es María Beatriz Vázquez, una mujer de bajo perfil, madre y ama de casa en tiempo compartido. Pero sobre todo, la reconocida médica forense sanjuanina que examinó más de 4 mil cadáveres en su carrera profesional e intervino en algunos de los casos criminales más conmocionantes de la provincia.

La doctora Vázquez vio mucho en sus más de veintiséis años de carrera como forense en San Juan. Fue una de las profesionales que trabajó en el estudio de los restos óseos de la psicóloga María Rosa Pacheco de Balmaceda, desaparecida y asesinada en 1996. También colaboró con el Equipo Argentino de Antropología Forense en busca de restos de sanjuaninos desaparecidos durante la última dictadura militar.

morgue.jpg
El comienzo. María Vázquez junto al equipo de la vieja morgue del Poder Judicial de San Juan. En ese entonces tenía 30 años.

El comienzo. María Vázquez junto al equipo de la vieja morgue del Poder Judicial de San Juan. En ese entonces tenía 30 años.

Fue quien junto a los especialistas del Laboratorio Regional Forense del NOA –en Salta- confirmaron que el niño Ariel Tapia, de Santa Lucía, fue golpeado y luego murió asfixiado dentro de la heladera en la que hallaron su cuerpo el 6 de diciembre de 2012. Otro dato es que Vázquez tuvo la difícil tarea de hacer la autopsia al cuerpo de Cristina Olivares, la joven mamá de Pocito asesinada de más de 160 cuchilladas en julio de 2012.

Entre los casos más insólitos en los que trabajó se encuentra el de una mano que encontraron en la calle y que tenía las yemas de los dedos amputadas. O el del supuesto cráneo de un bebé mutilado, según la Policía, que después resultó ser la cabeza de un muñeco de goma. Y así tiene muchas otras anécdotas.

Vazquez 2.jpg

Para la mayoría es la “Doctora Vázquez”. Es que es toda una referencia. Fue la jefa del Cuerpo Médico Forense del Poder Judicial. Actualmente trabaja con los equipos de la Unidad Fiscal de Investigaciones de Delitos Especiales, bajo la dirección del Fiscalía General de la Corte. A sus cincuenta y pico de años fue la primera médica forense del Poder Judicial de San Juan. Junto con el reconocido doctor Alejandro Yesurón son los profesionales más experimentados y reconocidos en medicina forense en San Juan. Ambos son docentes en la carrera de medicina en la Universidad Católica de Cuyo y expusieron en numerosas conferencias y congresos relacionados a la ciencia forense. En el caso de Vázquez, se especializó en casos de femicidios y violencia intrafamiliar.

Así también está la “Bea” -como la llaman sus amigos-, esa mujer que no deja de hablar de sus hijas y que hace más de treinta años es acompañada por su esposo, otro profesional de la salud. Esa que en sus tiempos libres deja de pensar en los muertos y sale a hacer trekking o va al gimnasio.

Trekking.jpg
La deportista. La médica forense también practica trekking.

La deportista. La médica forense también practica trekking.

Aún así es imposible separar a Vázquez de su atuendo de profesional de la salud. Su deseo de estudiar medicina la llevó a Córdoba. Apenas se recibió con 24 años, entró a trabajar al Hospital Misericordia de la capital de esa provincia y ahí empezó a forjar el oficio de estudiar a los muertos. Primero analizando los cuerpos de pacientes fallecidos por enfermedad.

“Los médicos no sólo debemos tener la capacidad de poder decir a las personas vivas qué enfermedad tiene y cómo puede mejorar su salud, como profesionales también tenemos que descubrir de qué murió una persona”, explica Vázquez, quien recuerda que esa primera experiencia laboral como especialista en anatomía patológica en Córdoba le sirvió para adentrarse al mundo de la medicina forense.

Después decidió probar suerte en su San Juan natal. Tenía 30 años cuando entró a trabajar a la morgue del Poder Judicial. Desde entonces no dejó de seccionar y analizar cadáveres para descubrir la verdad, pero jamás perdió la sensibilidad ante las desgracias de los otros.

viaje.jpg
Con especialistas. Vázquez junto a sus colegas del Equipo Argentino de Antropología Forense.

Con especialistas. Vázquez junto a sus colegas del Equipo Argentino de Antropología Forense.

“Muchas veces lloré. Lloré porque no podía creer lo que veía. Es que te atropella la realidad al ver cosas tan terribles. Hubo el caso de un niño de dos años y medio que tenía más de 80 lesiones y fracturas. Es imposible no ponerse mal, no lo podés creer y te tiemblan las manos”, reconoce la médica.

Lo primero es saber de qué murió esa persona y si se trató de un asesinato y posteriormente determinar si hay indicios, huellas o una prueba, aunque sea milimétrica o genética, que ayude a encontrar al homicida. Los últimos casos más resonantes en los que María Beatriz Vázquez participó de forma directa para sus esclarecimientos, fueron los asesinatos del oficial Oscar Mura, en 2021, y de la jubilada María Pérez en agosto del mismo año, entre otros crímenes.

Vazquez.JPG
En plena tarea. En unos de los trabajos tratando de identificar a posibles víctimas de la última dictadura militar.

En plena tarea. En unos de los trabajos tratando de identificar a posibles víctimas de la última dictadura militar.

“Una nunca deja de pensar en su trabajo y mi familia me acompaña siempre. Nuestro desafío es saber qué pasó. Si una persona murió por causas naturales o de forma violenta. Porque hay una diferencia, no se murió una cosa. Hay un ser humano ahí. Y tenemos la obligación moral y profesional de descubrir la verdad para que se haga Justicia”, reflexiona Vázquez.

A la doctora Vázquez le quedan pocos años para jubilarse y le sigue motivando ese inusual trabajo de examinar los cadáveres, como también la intriga por ayudar a descubrir los asesinatos, pero no deja de sorprenderse por las miserias humanas. “Somos profesionales, pero la realidad es que ves y tocas el dolor del otro cada vez que examinas un cuerpo. Uno no puede alejarse de esa realidad. Me conmueve ver los cuerpos de los niños o a esas mujeres víctimas de violencia de género. Pero pienso que nuestro trabajo sirve para ayudar a hacer Justicia, para visibilizar estos casos y poder prevenir muertes, entre otras, por maltratos infantil y femicidios”, cerró.

Tiempo de San Juan

Suplementos

Contenido especial

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

LO QUE SE LEE AHORA
Imagen ilustrativa

Las Más Leídas

Imagen ilustrativa
Qué pasó con el sujeto que golpeó a un ciclista en pleno sprint video
El Servicio Meteorológico Nacional comparte un pronóstico de alerta amarilla con altas probabilidades de lluvia en nueve departamentos de San Juan para esta tarde-noche
La Justicia le da a Alberto Fernández la peor noticia
Procesaron a un estafador serial que robaba DNI y sacaba tarjetas de crédito

Te Puede Interesar