martes 6 de diciembre 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Tiempo de San Juan. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Condena a Guajardo

La madre de Brenda, sola hasta el final

Laura Requena estalló en llanto cuando escuchó la sentencia contra el sujeto que abandonó a su hija. Ese fue el cierre de un capítulo de la pesadilla de la que nunca despertará.

Por Luz Ochoa 3 de octubre de 2022 - 19:19

Pasaron más de tres años del femicidio de su hija. Sin embargo, su procesión por los pasillos de tribunales siguió hasta este lunes para conocer la condena contra el sujeto que abandonó a Brenda Requena y no hizo nada para evitar su femicidio. Ella es Laura Requena, una mujer de apenas 51 años que vive sumida en una pesadilla desde el 11 de julio de 2019, el día que Diego Álvarez decidió terminar con la vida de su hija.

Hace unas semanas atrás se enteró que la denuncia que ella misma había radicado contra José Miguel Guajardo había llegado a la instancia de juicio, por lo que todavía le resultaba difícil entender cómo la causa había arribado a esas circunstancias. Le costaba explicar el por qué y mucho más comprender que, si el imputado terminaba castigado, la pena sería únicamente una multa económica.

"Quisiera que aunque sea, esté un día preso. Pero se que eso no va a ser posible", comentó antes de entrar a la audiencia del veredicto final. Ella ya sabía que fuere cual fuere el resultado, nada compensaría la ausencia de Brenda. Lo dijo en varias oportunidades, su bronca contra Guajardo era porque no hizo nada para evitar lo peor y, tal y como sostuvo el procesamiento, sintió desprecio por su vida.

Sola, sentada en las afueras de las salas de audiencia, siguió de cerca el desarrollo del debate del que también formó parte como testigo ya que, por desconocimiento del funcionamiento de la justicia, nunca se conformó como parte querellante, como lo hizo en la causa contra el femicida. "No sabía que tenía que hacer, nadie me dijo. Sólo me notificaron del juicio", respondió ante la consulta.

345cc8e6-1738-41d7-9312-fb9e428af5f6.jpg

Por no ser parte, no tuvo la oportunidad de reclamar que la imputación fuera otra y, por lo tanto, que la pena fuera más gravosa para el acusado. Sólo pudo contarle al juez Ricardo Moine su versión de los hechos y conformarse con que Guajardo fuera condenado. La fiscal Claudia Yanina Galante ya le había anticipado que la pena sería el pago de dinero.

Este lunes, mientras los nietos e hijos de Brenda que ella cría estaban en la escuela, una vez más Laura Requena se presentó en el palacio de justicia. Lo hizo sin ninguna compañía y, como tal parece, sin ninguna perspectiva. "Mi marido trabaja y mis otros hijos están con sus cosas", comentó al mismo tiempo que le contaba a esta cronista lo complejo que es llevar su familia adelante, no sólo por el factor económico, sino también por la realidad que les toca.

A pesar de que cumple con los requisitos, todavía no recibió el beneficio de la Ley Brisa (reparación económica); lo cual ayudaría bastante en su hogar. No obstante, se las arreglan para llegar a fin de mes. Es que reconoció que los otros abuelos, padres del femicida, colaboran para que a los niños de 7 y 8 años no les falte nada.

Cuando habla de ellos sus ojos se iluminan y confiesa que la nena le recuerda mucho a Brenda. "Tiene su mismo carácter", expresó la mujer que hizo de la paciencia un culto, mientras aguardaba en tribunales. "Estoy más nerviosa que la condena anterior", sostuvo minutos antes de saber el resultado de la sentencia, en referencia a la prisión perpetua dictada contra Álvarez.

Quizás porque estaba sola o porque no quería enfrentar lo que se venía, lo cierto es que cuando escuchó la pena para Guajardo, el dolor y la impotencia fueron más grandes y la hicieron estallar en lágrimas. La tristeza que se manifestaba en ese llanto podía palparse y tal fue así que ni el sentenciado se animó a cruzar mirada.

Si bien había estado acompañada más temprano por la abogada que fue querellante en el otro juicio, Filomena Noriega, al momento de la sentencia estuvo sola. Se sentó al lado de la fiscal que debió acudir de inmediato a buscar un vaso con agua para la mujer, seriamente afectada por lo sucedido. "Reabrir la herida" -tal y como lo había expresado en sus redes- no fue sencillo y todo aquello que había contenido terminó explotando.

"Si hubiera recibido el dinero lo habría usado para pagar un abogado y hacer que él (Guajardo) pague, porque en algún rincón de un libro debe decir algo que lo complique", sostuvo quien fue acompañada hasta la puerta del edificio por la fiscal, a la que le agradeció por su labor.

En el cierre de su calvario, al menos dentro del sistema judicial, Laura Requena cerró un capítulo. No obstante, la lucha por el femicidio de su hija no cesará, ya que, a través de una asociación civil que creó junto a otras madres del dolor, advirtió que acompañará el pedido de justicia por esas vidas que hoy ya no están.

Tiempo de San Juan

Suplementos

Contenido especial

Temas
Seguí leyendo

Dejá tu comentario

LO QUE SE LEE AHORA
tension en concepcion: una nina gritando y un supuesto abusador sexual detenido

Las Más Leídas

Mirá cómo estará el tiempo este martes en San Juan
Estos son el femicida y la mujer jachallera que sufrió sus maltratos hasta que fue asesinada
10 años del enigmático caso de Ariel Tapia: el crimen que todavía golpea a una comunidad video
Tensión en Concepción: una niña gritando y un supuesto abusador sexual detenido
Personal de la UFI Delitos Especiales trabajando en el caso del obrero muerto en Pocito. 

Te Puede Interesar