jueves 30 de mayo 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Tiempo de San Juan. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
¿Accidente laboral?

El crudo relato de un ex empleado de la fábrica donde un operario murió intoxicado

La Justicia investiga si la empresa para la que trabajaba el fallecido tuvo responsabilidad en el hecho fatal. En los primeros procedimientos, la fiscalía descubrió que el lugar no estaba habilitado y que los empleados manipulaban ácidos sin protección. La figura de homicidio culposo podría ser endilgada a los representantes de la firma.

Por Luz Ochoa

Que haya tenido que morir alguien para que las malas condiciones de trabajo queden en evidencia fue el lamento más grandes que tuvo el ex empleado de Geo Track que habló con Tiempo de San Juan y contó cómo fue su experiencia en la fábrica de baterías donde un operario murió intoxicado, el último lunes en Rawson.

El ex empleado, que pidió que no se revelara su identidad por temor a recibir algún tipo de represalia, no dudó en asegurar que la desgracia se podría haber evitado, si los operarios hubieran contado con las medidas de seguridad necesarias para resguardar su salud. Es que aseveró que, a pesar de manipular químicos nocivos, no usaban EPP (Elementos de Protección Personal) y que lo único que se colocaban eran guantes de látex que de nada servían, ya que terminaban rompiéndose.

Ni ropa especial ni máscaras, el testigo comentó que sólo utilizaban vestimenta y calzado que pudiera ser desechable, ya que en ocasiones solían quemarse con ácidos y, si caía sobre lo que llevaban puesto, se arruinaba. Sin embargo, esos no eran los únicos llamados de atención que tenían, sino que además manifestó que fueron muchas veces que sus compañeros debieron ser trasladados de urgencia a un centro de salud para ser atendidos tras una descompensación.

"Hicimos denuncias anónimas, al gremio de los plásticos y a todos y nadie nos escuchó. Tanto a La Rotonda como a las salitas aledañas a la fábrica fuimos intoxicados o quemados con ácido un montón de veces", indicó y agregó que desde la propia empresa les pedían a sus empleados que fueran a esos sitios y no al Hospital Rawson para que no quedara constancia del nombre de la firma por el accidente laboral.

El interlocutor que detalló que cerca de 40 trabajadores cumplen tareas en la fábrica, los que trabajan por turno según explicó, expresó su disgusto por el final que tuvo Marcelo Gerardo Tobares, cuya muerte es investigada por la Justicia. "Es lamentable lo que le pasó a mi compañero, es triste, pero sabíamos que esto algún día iba a pasar. Lo denunciamos, vinieron desde organismos e hicieron multas, pero nada evitó la muerte", sostuvo.

Quien relató su propia vivencia indicó que los propietarios de Geo Track son los mismos de Ecobat, nombre que primero salió a la luz por parte de las fuentes judiciales, las que también revelaron algo similar a lo que el ex operario que habló con este diario describió. Es que el fiscal Francisco Micheltorena y sus ayudantes fiscales descubrieron que el sitio no contaba con habilitaciones y que los empleados no llevaban puesta protección alguna.

En las imágenes del interior de la fábrica que el ex trabajador compartió con quien escribe su relato, las cuales no se pueden publicar sin el permiso de todos los operarios que allí aparecen, a ninguno de los que aparece se lo observa con EPP; por el contrario, todos usan ropa casual y algunas incluso, según el testigo, dañadas o desintegradas en parte por el efecto del ácido.

Fuentes vinculadas a la investigación señalaron que el lugar se encargaba del procesamiento de plásticos y basura, aunque también se dedicaba al reciclaje y fabricación de baterías para vehículos. Los empleados extraían el ácido de las baterías viejas y lo guardaban sobre una pileta de color amarillo y después ese líquido -peligroso- se guardaba en tanques, los que al momento del allanamiento se encontraban sin tapas.

Los expertos que colaboran con la instrucción del caso explicaron que este tipo de líquido presenta una reacción química cuando entra en contacto con el agua y eso provoca vapores tóxicos. Se estima que Tobares aspiró la sustancia y ello le provocó la muerte. Al menos, esas fueron las primeras precisiones que arrojó el informe de autopsia que se realizó y que dieron pie al Ministerio Público para iniciar las actuaciones preliminares.

Por el momento se recaba toda la evidencia posible para formalizar el caso que, en principio, podría estar encuadrado en un homicidio culposo y que tendría en la mira a los responsables y encargados de la empresa, cuyo predio está situado en Ruta 40 Sur y Calle 5, en Rawson.

El hecho ocurrió el lunes 16 de abril, cerca del mediodía, cuando el fallecido de 34 años se descompensó tras finalizar su turno y, como si hubiesen estado acostumbrados a actuar en ese tipo de circunstancias, los compañeros de Tobares lo trasladaron en un vehículo de la fábrica hasta el Centro René Favaloro, escoltados por la policía, para tratar de salvarlo. Lamentablemente, llegó sin signos vitales y se originó la tragedia.

Tiempo de San Juan

Suplementos

Contenido especial

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

LO QUE SE LEE AHORA
asaltan a un taxista, lo meten en el baul y lo abandonan en un descampado de chimbas video

Las Más Leídas

Julia Horn: qué pasará con sus restos y qué hará su padre, que se quedó en San Juan
La explicación sobre el funcionamiento y las implicancias del escaneo del iris, según un experto sanjuanino.
Peter y Cristine Horn.
Estatales sanjuaninos tendrán este 31 de mayo sus sueldos depositados en cajeros.
Mirá cómo va quedando uno de los barrios que pronto entregará el IPV en San Juan

Te Puede Interesar