Justicia local

El tesorero de la Policía de San Juan y su mujer seguirán presos por un fraude que casi llegó a $900.000

Es contra el oficial principal Oscar Vanetti y la subcomisario María Ivana Olivares. La otra funcionaria de la Tesorería, la cabo primero Carolina Tejada Montaño, también están investigada, pero aún está detenida a disposición del fiscal. ¿Cómo descubrieron la maniobra? ¿Cómo era el modus operandi?
lunes, 3 de mayo de 2021 · 21:31

Una grave acusación recayó contra los dos funcionarios policiales acusados de desviar fondos de la Tesorería de la Policía de San Juan hacia sus cuentas particulares. Los efectivos en cuestión son el oficial principal Oscar Vanetti, a cargo de la Tesorería, y su mujer, la subcomisario María Ivana Olivares. Creen que desviaron casi $900.000. Además, el fiscal pidió la prisión preventiva para ambos y la jueza de Garantías, Gema Guerrero, se la concedió: seguirán presos por el término de 6 meses.

Fue el propio Grassi, a cargo del Ministerio Público Fiscal, quien tuvo la primera palabra en la audiencia de formalización llevada adelante en la tarde de este lunes. Con la información bancaria correspondiente, Grassi se explayó sobre las distintas transacciones que Vanetti hizo desde la Tesorería de la Policía de San Juan hacia su cuenta, la de su mujer y hacia la de la cabo primero, Carolina Del Valle Tejada Montaño, quien también cumplía funciones en la Tesorería.

Grassi mencionó cuatro transacciones bancarias que están siendo investigadas y que ocurrieron durante el 2021. La primera fue el 14 de enero, cuando envió $228.400 de manera ilícita y sin justificación alguna, afirmó el fiscal. La segunda ocurrió el 9 de marzo. En esa ocasión, trasladó $104.197 desde la cuenta de un policía fallecido -monto correspondiente a su sueldo-, de apellido Bartol.

El matrimonio Vanetti-Olivares.

La tercera transacción la llevó a cabo el 18 de marzo, cuando transfirió uno $280.000. La última, y por la se produjo el escándalo, fue el pasado 15 de abril, día en que desvió nuevamente $280.000 desde las cuentas de la Tesorería. Es decir, en total se habla de un monto cercano a los $900.000.

¿Por qué acusan a la mujer de Vanetti, la subcomisario María Ivana Olivares, y a la cabo primero Carolina Tejada? Porque el tesorero no sólo transfería los montos hacia su cuenta privada, sino que una de las transacciones fue a parar a la cuenta de Olivares y otra, a la de Tejada. La cuenta desde donde salía el dinero pertenecían al pago de los adicionales de los efectivos sanjuaninos.

¿Cómo descubrieron la maniobra delictiva? Todo salió a la luz luego de realizada la cuarta y última transacción: la segunda de $280.000. Vanetti fue hasta el área contable de la Policía para que firmara el traspaso de los fondos. Ese oficio fue firmado y se transfirieron. Sin embargo, y tras enterarse de la trasferencia, el contador de la Fuerza se sorprendió ya que sabía que antes ya se había hecho una transferencia por el mismo monto y por el mismo motivo. Chequeó el sistema y descubrió que el destinatario era la cuenta de la cabo primero Carolina Tejada Montaño. Esto llamó su atención y decidió frustrar esa transacción. Luego, se comunicó con Jefatura y realizaron la denuncia.

¿En qué consistía el modus operandi? Según explicó el fiscal Grassi, Vanetti tenía a su cargo la administración de las cuentas de la Policía de San Juan. Al momento, de realizar los pagos de adicionales, el tesorero transfería los fondos hacia la cuenta de todos los policías pero las dejaba en "pendiente". Esas constancias pendientes las imprimía -todo normal hasta ahí- y las llevaba para ser firmadas por el resto de las autoridades. Mientras hacía eso, de manera oculta, eliminaba los destinatarios y los desviaba hacia su cuenta, la de su mujer o a la de Tejada, quien fue detenida este lunes y está a disposición del fiscal.

La cabo primero, Carolina Del Valle Tejada Montaño.

Además de esa información bancaria, el fiscal Grassi recolectó otra información de gran relevancia. Es que descubrió que entre el período de enero-abril Vanetti y su mujer se realizaban distintas transacciones bancarias de importantes sumas de dinero. El fiscal sospecha que ese dinero pertenecía a la Fuerza. También, relató que la información bancaria recolectada corresponde únicamente a este año. Investigarán los años anteriores.

Otro dato a destacar es que, cuando se descubre la maniobra, Vanetti fue al Banco San Juan y sacó un préstamo de $150.000. "A esto lo utilizó para tratar de ocultar sus maniobras fraudulentas", expresó Grassi.

Ante esto, el fiscal pidió que Vanetti sea investigado por el delito de peculado (de 2 a 10 años de prisión e inhabilitación perpetura para cumplir funciones públicas por apropiarse indebidamente de dinero perteneciente al Estado). Por su parte, solicitó que Olivares sea investigada por ser partícipe principal ya que, sostuvo el fiscal, sin su accionar "Vanetti no hubiese podido realizar el ardid".

Tras su alocución, llegó el turno de ambos imputados. Empezó Vanetti. Dijo que ingresó a la Policía en el año 2002. Es decir, hace 19 años, y 16 lleva en la Tesorería. Hasta el 2019, afirmó que siempre tuvo los balances aprobados tanto desde Hacienda como del Tribunal de Cuentas.

Sostuvo que, llegada la pandemia por coronavirus, sufrió varios inconvenientes para los pagos. Expresó que había muchos policías que no tenían el plástico, o se habían cambiado de banco o tuvieron otros problemas por los que se les dificultó realizar los pagos correspondientes. Ante esto, y como una muestra de su caridad, los transfirió a su cuenta y, desde ella, le pagaba a los efectivos.

Sobre las transacciones con la cuenta de su mujer, contó que su esposa nunca manejó sus cuentas. Vanetti era quien se la manejaba y que siempre que necesitaba del dinero de Olivares, directamente se transfería hacia su cuenta para realizar los distintos pagos que debían afrontar.

Por su parte, Olivares solamente relató que desde marzo de 2020 posee licencia para no ir a su trabajo ya que padece asma crónico. Al igual que su marido, señaló que ella nunca manejó sus cuentas, sino que siempre estuvieron en manos de Vanetti.

Luego, la jueza de Garantías, Gema Guerrero, le dio la palabra a la defensa de los policías, a cargo de Filomena Noriega, quien esbozó que pudo haber habido un error contable y "no un delito de carácter intencional. Vanetti es un oficial de Policía, no un contador, que tiene que contar todos los haberes, muchos gastos, erogaciones, etc. Si un contador puede tener errores, mi cliente también los puede tener".

Para Noriega no existió delito, sino que "fue solo una negligencia o un error contable. Son ocho personas nada más en Tesorería, de los cuales mi cliente es el único que realiza la carga y descarga de toda la información contable", finalizó.

Finalmente, volvió a hablar el fiscal quien solicitó la prisión preventiva por un año para ambos imputados -mismo plazo para la investigación penal preparatoria- y que sea cumplida en el Penal de Chimbas. Noriega dijo que se trata de delitos excarcelables por lo que la preventiva no es necesaria. O, en su caso, que la cumplan en sus hogares. Para ello, recalcó la situación de Olivares, quien sufre de "asma crónico persistente".

Ante esto, Grassi señaló que en el Servicio Penitenciario Provincial hay otros internos que sufren de asma y que cuenta con un sector para reos con todos los cuidados para evitar el contagio del Covid-19. Y sino, solicitó que Olivares sea vacunada ya que es una paciente de riesgo y que no alterará el calendario de vacunación.

Finalmente, la jueza Guerrero afirmó que ambos imputados puede entorpecer la investigación ya que hay terceras personas involucradas aún no identificadas y que pueden ser contactadas. Por esto, castigó al matrimonio con la prisión preventiva por el término de 6 meses. Además, otorgó el plazo de un año para la investigación penal preparatoria contra Vanetti y Olivares. Noriega sustanció el recurso de apelación y fue otorgado por Guerrero, por lo que la defensa pedirá la domiciliaria para sus clientes en la Cámara de Apelaciones. Por ello, hasta tanto se dirima la apelación, Olivares pasará la preventiva en su casa.

Comentarios