Separación en la cárcel

La mujer que mató al esposo y volvió a casarse en el penal de Chimbas, ahora quiere divorciarse

Es Claudia Moya, quien en junio de 2017 asesinó a su marido Alfredo Turcumán. La chica busca separarse del todo del ex presidiario con el que contrajo matrimonio en 2019.
martes, 23 de febrero de 2021 · 07:01

La joven que se hizo tristemente conocida por asesinar a su esposo en junio de 2017 y que después fue noticia por contraer matrimonio con otro preso en el penal de Chimbas, quiere que le den el divorcio. Es Claudia Moya, que cumple 15 años de cárcel e inició los trámites de separación junto, a su hasta ahora marido, en un Juzgado de Familia.

Claudia Antonella Moya parece que se hartó de Cristian Ramírez, el narco con el que contrajo matrimonio el miércoles 30 de enero de 2019 dentro de los muros del Servicio Penitenciario Provincial. Ese ex convicto, que ahora goza de libertad, era uno de los 34 condenados por la mega causa por droga que culminó en julio de 2018 con el secuestro de 103,464 kg de marihuana, 2,220 kg de cocaína, 711 gramos de anfetaminas, 72.961 pesos, 58 celulares, 8 autos, 3 motos, soportes informáticos y hasta una gorra y un chaleco de la Policía de San Juan.

Fuentes judicial revelaron que el pedido de divorcio lo presentaron a fines del 2020, a través de la abogada penalista Sandra Leveque, pero el trámite se demoró y recién en las próximas semanas se concretará la primera audiencia en un Juzgado de Familia. Hay común acuerdo y no habría bienes en disputa, esto hace creer que la disolución legal del matrimonio no tomará mucho tiempo.

Recuerdo. La foto de Moya junto a Alfredo Turcumán, el fallecido.

Moya es la autora del asesinato de Alfredo Turcumán, de 28 años, en un hecho de sangre ocurrido la noche del 13 de junio de 2017 en el domicilio que alquilaban en la zona de Trinidad, Capital. Aquella vez ella llamó al 911 y aseguró que su entonces esposo, Turcumán, se había clavado un cuchillo en el pecho mientras arreglaba la cerradura de la puerta. El muchacho tenia puntazo que le perforó el tórax y el corazón. Fue llevado moribundo al Hospital Rawson. Allí estuvo internado nueve días hasta que falleció el 22 de junio de ese año.

Al momento del juicio, en agosto de 2018, la joven aseguró que en realidad actuó en defensa propia. Su versión fue que Turcumán la atacó y, en su afán por defenderse y proteger al bebé que llevaba en su vientre, tomó ese cuchillo con el que finalmente lo hirió de forma mortal.

Los fiscales no le creyeron, más teniendo en cuenta que en un principio ella aseguró que fue un accidente. Por otro lado, existían antecedentes que confirmaban que la pareja se agredía mutuamente y que la joven ya había herido al muchacho anteriormente. Fue así que pidieron que la condenaran a prisión perpetua por el delito de homicidio agravado por el vínculo. Su defensa planteó que se trató de una acción en defensa propia.

El tribunal de la Sala III de la Cámara en lo Penal y Correccional mantuvo la calificación del delito, pero interpretó que se dio una circunstancia extraordinaria de atenuación –por la violenta y conflictiva relación de la pareja- y condenó a la joven a 15 años de prisión. La sentencia fue apelada por el defensor, pero en agosto de 2019, la Corte de Justicia confirmó el fallo de primera instancia. En la actualidad, Claudia Moya sigue purgando su pena en el penal de Chimbas y, a casi dos años de su casamiento, ahora busca divorciarse del ex presidario con el que contrajo matrimonio.

Comentarios