Familia en problemas

En Santa Lucía: una familia denunció un robo y ahora atacan a tiros su casa

Son dos familias del Loteo San Judas Tadeo. Ladrones entraron a robar a la casa de una de ellas. Denunciaron a los presuntos ladrones y éstos supuestamente buscan vengarse.
miércoles, 25 de marzo de 2020 · 21:19

La denuncia por el robo de un celular en una casa de Santa Lucía, desató una pesadilla para el damnificado y su familia. Los ladrones ahora buscan vengarse a toda cosa y no sólo que los atacaron a pedradas, ya dos noches seguidas balearon sus casas.

Todo comenzó el domingo a la noche cuando dos jóvenes se metieron a robar a la casa de Cristian Enríquez, en la manzana C del Lote San Judas Tadeo, en Alto de Sierra. Los ladrones entraron por  una ventana y lograron manotear un celular, mientras que el dueño de casa despertó cuando éstos fugaban. Un vecino también los vio escapar.

Enríquez llamó a la Policía y después salió a buscarlos. Juntos con un primo, que viven al fondo de la misma propiedad con su familia, enfrentaron a los ladrones que tenían cuchillos y se lanzaron piedras de ambos lados. Esa noche, los problemas no llegaron a más. El lunes a la mañana, denunciaron el robo en la Seccional 5ta y señalaron a dos jóvenes apodados “Juanchi” y “Chachi”, como presuntos autores, relató. Los conocen. Casi son vecinos. Uno vive en Villa Rio San Juan y el otro en barrio Bustelo, aseguraron. Además, supuestamente ya tuvieron problemas con otras personas.

El mismo lunes en horas del mediodía, estos muchachos aparecieron en la casa de Enríquez para amenazarlos, pero éste salió con un palo y los enfrentó. “Uno se paró en la puerta y sacó algo de la cintura. No sé si era un cuchillo o un arma, pero le pegué como diez palazos en la cabeza. Ellos me largaron piedras y se armó un lío grande por apedrearon nuestras casas y al vecino”, relató el damnificado. Los jóvenes prometieron volver. El lunes a la noche, recibieron un mensaje mafioso. Desde la calle largaron un escopetazo contra la casa de Enríquez y de su prima Paola Espinoza. Los atacantes luego fugaron por un descampado.

En la ventana. Cristian Enríquez señala en lugar dónde impactó uno de los disparos.

Enríquez tuvo que sacar a su mujer y sus cinco hijos y llevarlos a la casa de su suegra por temor a que vuelvan a atentar contra su vivienda. Espinoza y su marido hicieron lo mismo y trasladaron a sus dos hijos a la casa de otro pariente.

Los temores no fueron en vano. Este miércoles a la madrugada, largaron otro disparo contra la ventana de la casa de Enríquez. Cuanto éste salió ya no había nadie. Tanto el hombre y como sus primos, que viven en otra parte del lote, no durmieron toda la noche. Creen que esto no va a parar sin no interviene la Policía y detiene a los jóvenes a los que denunciaron.

“Tenemos que estar alejados de la ventana y no pegamos un ojo toda la noche. Porque no sabemos qué va a pasar. Hicimos la denuncia en la Seccional 5ta y llamamos a la Policía cada vez que tuvimos problemas. Les dimos los nombres y las direcciones de esta gente, pero no hicieron nada. En la Policía nos responden que mandaron los papeles al juzgado, que tienen esperar y que más no pueden hacer”, explicó Enríquez, quien no sabe qué hacer. “¿Qué? ¿Van a esperar que maten a uno de mis hijos o a nosotros?”, agregó preocupado.

Comentarios