en valle fértil

Murió un sanjuanino por comer semitas envenenadas: la cronología de este trágico hecho

El deceso fue el último sábado. El Segundo Juzgado de Instrucción en conjunto con la Policía investigaron el hecho. Dos mujeres, pareja y cuñada, estuvieron detenidas por 24 horas. Los detalles.
lunes, 7 de diciembre de 2020 · 19:22

Trágica e inédita fue la muerte de Mauricio Fernández de tan solo 28 años, joven oriundo del departamento Valle Fértil. El pasado sábado murió envenenado en el Hospital Rawson y según relataron fuentes policiales a este diario, habría sido por comer semitas envenenadas.

La jueza que subroga el Segundo Juzgado de Instrucción Gema Guerrero, apenas se enteró del hecho le pidió colaboración a la Comisaría 12ª y la Sección Homicidios para que se encarguen de la investigación de este hecho.

Con las primeras averiguaciones, la policía pudo verificar que esas semitas la prepararon dos mujeres: la pareja del fallecido (que está embarazada) y la cuñada. Ambas estuvieron detenidas por 24 horas, pero después quedaron en libertad, porque ninguna se habría percatado del veneno; pero eso no es todo, ellas también consumieron semitas.

Los investigadores expresaron que el pasado viernes, 4 de diciembre, Fernández no fue el único que se atendió después de consumir las semitas, sino que las dos mujeres también fueron con él. Los tres estuvieron internados hasta la medianoche del viernes, horario en el que fueron dados de alta. Pero en la madrugada él seguía con molestias estomacales, caso contrario de las mujeres que mejoraron ya que supuestamente no habían comido la misma cantidad de semitas que Fernández.

El joven vallisto tuvo que volver esa madrugada al Hospital municipal, y los médicos decidieron enviar al paciente al Hospital Rawson para que tenga una mejor atención. Ya en la Capital, el cuadro de Mauricio fue empeorando con el transcurso de las horas y murió cerca de las 14 horas del sábado.

Los investigadores de la Seccional Homicidios investigaron a fondo para determinar si se trataba de un asesinato, pero al parecer las mujeres se equivocaron al momento de la preparación de la masa.

Con la recopilación de testimonios de la policía, supuestamente el fallecido le había pedido con anterioridad a su suegra el veneno de hormigas. La señora se lo dio en una bolsa y este recipiente habría quedado apoyado en una ventana. En los días siguientes, hubo refacciones en la casa y la bolsita con el veneno habría quedado cerca de la alacena.

El pasado viernes, cuando las mujeres estaban en pleno proceso de la masa, la cuñada (que no sabía del lugar de las cosas) habría agarrado el veneno porque lo confundió con la harina y lo puso en la preparación.

Otro de los testimonios que la policía recaudó, es que uno de los enfermeros dijo que las mujeres llevaron este veneno al hospital y confirmó que tenía un color muy claro (blanco) y se parecía mucho a la harina.

La magistrada Guerrero, jueza subrogante del Segundo Juzgado de Instrucción investiga de lleno el hecho, para determinar y dejar en claro como ocurrió el deceso de Mauricio Fernández.

Comentarios