No se salva nadie…

De terror: asaltan a dos niños en su casa de Chimbas, los dejan atados y roban $40.000

Fue una vivienda de Chimbas. Los padres se fueron a trabajar y los pequeños quedaron solos, eso fue aprovechado por delincuentes que no tuvieron contemplación.
lunes, 26 de agosto de 2019 · 23:09

Una nena de 12 años y su hermanito de 6 vivieron una pesadilla cuando dos encapuchados entraron a su casa en Chimbas y los asaltaron de una forma inusitada. Los delincuentes los amenazaron, los maniataron y los cubrieron con colchas. Después revisaron toda la vivienda y se alzaron con 40.000 pesos en efectivo.

El insólito atraco se produjo el sábado último en la manzana C del barrio Talacasto, cuando esos dos niños estaban solos en la vivienda. Andrés Godoy y su pareja, los padres, habían salido a los 8 rumbo  a sus respectivos trabajos y dejaron a los chicos durmiendo en la cama grande de la habitación principal.

Ninguno de los papás supuso que los pequeños corrían peligro. Sin embargo, aparentemente unos ladrones los estaban vigilando o merodeaban la casa en el momento en que ambos salieron. Una vecina contó que vio a dos desconocidos que iban y venían por la calle y les llamó la atención.

Sospechan que fueron esos sujetos los que al rato entraron a la casa de Andrés Godoy en la manzana C. No tuvieron mucho problema de ingresar. La pareja dejó las dos puertas de la cocina sin llave, entonces lo único que hicieron los desconocidos fue destrabarlas y empujarlas.

Los dos delincuentes entraron y despertaron a la nena de 12 años y a su hermano de 6, que quedaron paralizados del susto, según su papá. “Me cuentan que eran dos encapuchados, sólo se les veían los ojos. Con el miedo que tenían los niños no saben si tenían armas. Pero los tipos los agarraron y con unas medias, el calzoncillito y otra ropa les taparon la boca y les ataron las manos. Los dejaron en la cama y los taparon con las colchas para que nos los miraran. Y ahí los niños se quedaron quietos”, relató Godoy.

Los ladrones revisaron toda la casa buscando dinero. De esa forma encontraron un monedero con 6.000 pesos y otros 34.000 que guardaban en un mueble. Esa plata provenía de la venta reciente de una moto de la familia. Con la plata en mano, los desconocidos emprendieron la fuga. Los pequeños aguardaron unos minutos y lograron soltarse por sus propios medios. Después se cruzaron corriendo al domicilio de una vecina, que los tranquilizó y llamó a los papás para avisarles que acababan de asaltar su casa.

 

 

Comentarios