Sala I de la Cámara Penal

Juicio contra la mujer que mató a su pareja: testigos complican a la acusada

Los testimonios de la madre de la víctima y  los amigos que tenían en común señalan a Juan Pablo Ojeda, como un hombre tranquilo, que no era golpeador, pero celoso. Además se confirmó que al momento de morir él tenía alcohol en sangre.
miércoles, 24 de abril de 2019 · 19:19

Este miércoles por la mañana se llevó a cabo la tercera audiencia por el juicio contra Guadalupe Rita Andrada Espinoza, afrontando el cargo de matar a su pareja Juan Pablo Ojeda Riveros el pasado julio de 2017. La madre de la víctima y amigos en común, comentaron que Ojeda no era un sujeto violento o golpeador, pero que si era celoso. Además Criminalística confirmó que el sujeto llevaba alcohol en sangre a la hora de morir, dato que la acusada dijo porque en el momento que ocurrió la discusión y luego el homicidio, ella dijo que se defendió ante el ataque de él hacia ella.

Patricia Riveros, madre de Juan Pablo, comentó ante el tribunal: “La relación que tenía ella con su mujer no sabía nada, tampoco fui a su casa”. Con respecto al día que ocurrió el fatal desenlace relató que había ido a comer y que en la siesta cuando se fue: “Me dijo una frase y me quedó grabada ‘de anoche no me aparezco por mi casa y no sé lo que me espera’ y nunca más lo vi”.

Con respecto a los amigos, fue Paola Genierro -amistad los dos y vecino de ellos- en el Lote Hogar; y también Leandro Castro -amigo de la infancia- de Ojeda; relataron que era un joven celoso como todos, pero que nunca ninguno de los dos vio que él contra ella sea violento.

La madre dijo que su hijo consumía alcohol con frecuencia “cada vez que estaba de franco” y que una vez lo vio fumar marihuana y también sus amigos confirmaron ese dato.

La estrategia que tiene la defensa es que ella actuó de legítima defensa ante los golpes que Ojeda le estaba produciendo. Porque en su declaración dejó en claro que el hombre llegó alcoholizado (dato confirmado por Criminalística con 1.309 grados/litros de alcohol en sangre) y que se defendió con el cuchillo.

En el Palacio de Tribunales también se hizo presente, María Callejas operadora del 911, la mujer que recibió el llamado de Guadalupe Andrada: “Llamo una mujer pasada la media noche, desesperada (lloraba), pedía una ambulancia y dijo, ‘le di un cuchillazo a mi marido en el pecho’. Le preguntamos su domicilio, nos contestó; dijo que vomitaba por la sangre y cortó”.

La etapa de testimonios de testigo terminó y ahora pasará a alegatos. El juicio está compuesto por un triunvirato, presidido por el juez Juan Carlos Caballero Vidal (hijo); completado por los magistrados: Raul José Iglesias y Silvia Peña Sanso de Ruiz.

Comentarios