Contenido sensible

Exclusivo: ¿qué dice el informe forense del femicidio en Médano de Oro?

Una versión extra oficial dio detalles de cómo fueron los últimos minutos de Myriam Morales con el asesino que, según los indicios, sería Mariano Valdez.
domingo, 24 de marzo de 2019 · 14:21

El 15 de febrero, Myriam Morales fue encontrada sin vida en el interior de la casa de sus padres en el Médano de Oro luego de haber sido asesinada a sangre fría, en una escena que daba cuenta del horror que la víctima fatal había experimentado minutos antes de su último suspiro. Con heridas causadas por un arma blanca, la mujer de 40 años no resistió el feroz ataque aunque se defendió hasta el final. 

Según los datos a los que pudo acceder Tiempo de San Juan, cuyos detalles no serán ventilados por respeto a la familia, en total Morales recibió entre 7 y 8 puñaladas y una de ellas fue la que le quitó la vida y, trágicamente, fue la que dio directo en el corazón. 

Según la fuente, apunta que Morales se encontraba descuidada cuando fue atacada, pues presentaba un golpe en su cabeza que la habría dejado "confundida" o al menos indefensa en un principio. Luego el agresor le proporcionó los puntazos con saña: al menos 3 cortes tenía el cuerpo en la zona del abdomen y otros 4 en el pecho. El que se estima que fue el último fue en el cuello, aunque ya había perdido la vida. Ese detalle fue el primero que trascendió y por eso se hablaba de una mujer degollada. 

Acorde a las pruebas que se hallaron en la sangrienta escena del crimen, que tiene todos los indicios de ser caratulado como un femicidio -rótulo que sólo la Justicia puede determinarlo-, el arma corto punzante con la que se cometió el asesinato se sospecha que haya sido circunstancial pues el hecho se habría desencadenado en la cocina. Un cuchillo serrucho tipo "Tramontina" habría sido el arma letal.

Ante el embate, Morales se resistió. Con lo que tuvo a mano intentó contrarrestar el ataque y por ello el lugar se encontraba desordenado y con los muebles dados vuelta. A pesar de intentar escapar, no lo consiguió y por ello ningún vecino pudo escuchar sus pedidos de ayuda. La ubicación apartada de la vivienda colaboró con eso, ya que está situada aproximadamente a más de 50 metros de otras casas.

La agresión resultó tan violenta que el cuchillo, con empuñadura de madera, se habría quebrado cuando atravesó el área del tórax. Sin notar que la víctima ya había fallecido, el homicida continuó con el ataque y se sospecha que otro elemento corto punzante "finalizó" con el corte en el cuello. 

Como la víctima forcejeó con el asesino, de sus restos analizados buscarán rastros de ADN que conduzcan a otra persona, por ejemplo debajo de sus uñas. Las manchas de sangre tomadas de la escena también servirán ya que -como se defendió- se sospecha que haya otro indicio para vincular al agresor. 

Tanto el primer informe forense como las demás pruebas sometidas al análisis deberán ser analizadas por el juez que investiga el femicidio, Martín Heredia Zaldo, del Cuarto Juzgado de Insrucción. La autopsia y los cotejos podrían complicar a Valdez, que ya está detenido, que negó ser el autor del crimen pero que más de un indicio lo complica, lo sitúa cerca de la escena antes y después del crimen.     

    

Comentarios