en guaymallén

En Mendoza hallan cráneos en una acequia: ¿qué fue de los huesos humanos encontrados en Los Berros?

El macabro hallazgo se dio por efecto de las lluvias, al igual que los restos que aparecieron hace un año en Sarmiento.
miércoles, 06 de febrero de 2019 · 10:19

En Mendoza, Guaymallén, un hombre encontró en la acequia del frente de su casa dos cráneos humanos que alarmó a los vecinos del lugar y por ello la Policía Científica intervino para investigar de dónde provienen. En primera instancia, se estima que producto de las continuas precipitaciones y por efecto de arrastre, los restos llegaron hasta allí al igual que sucedió hace un año atrás en Los Berros. 

En aquella oportunidad, el macabro hallazgo se dio después de las lluvias que azotaron a Sarmiento y generó el horror en los lugareños pues -por el tamaño- creían que los huesos descubiertos pertenecían a niños enterrados en una fosa. Tiempo de San Juan llegó hasta la localidad para dialogar con los testigos que no salían de su asombro y que se toparon con la sorpresa por el nauseabundo olor que de ahí se desprendía. 

Los huesos de al menos 7 cuerpos fueron encontrados -de casualidad- en una zona descampada aunque a metros de un asentamiento de viviendas, cuando vecinos recorrían el sitio. Al principio, despertó dudas sobre su origen e incluso se especuló con la posibilidad de que fueran de desaparecidos de la dictadura, pero rápidamente el equipo Argentino de Antropología Forense descartó que fueran del período del proceso militar. 

Tras abrirse una causa en la Justicia Penal para investigar el hallazgo, el expediente se cerró en ese fuero y pasó a manos de la Justicia de Paz y la Administración de Patrimonio, ya que se trataba de cadáveres de larga data enterrados en un cementerio improvisado. Es que en la antigüedad en la localidad sarmientina se estilaba crear una fosa común para los muertos que no contaban con los recursos económicos para afrontar los gastos de una parcela. 

Ahora, en la vecina provincia el Cuerpo Médico Forense Explicaron que se trata de piezas muy antiguas por el color amarillo que presentaban. En principio serían de humanos, aunque no se descarta que correspondan a animales, según informó Los Andes.  

 

 

     

Comentarios