presunto femicidio

El hermano del único acusado por el crimen en Pocito, detenido: ¿quién es y por qué cayó?

Luego de que fuentes oficiales confirmaran a Tiempo de San Juan la detención, señalaron que su testimonio será clave para la investigación.
lunes, 25 de febrero de 2019 · 17:00

Después de las primeras informaciones que circularon este lunes sobre el mediodía, fuentes oficiales confirmaron a Tiempo de San Juan que la Policía detuvo al hermano del único acusado por el crimen de Myriam Morales, Mariano Valdéz, tras un allanamiento el último jueves. 

Acorde a los datos proporcionados, el hombre que quedó bajo arresto fue identificado como Cristian Valdéz de 34 años, quien en su domicilio fue hallada la moto propiedad del sospechoso del femicidio en el Médano de Oro, en Pocito, el viernes 15 de febrero pasado.

Si bien aún no ha sido definido como el autor del sangriento asesinato por el juez que investiga el caso, Martín Heredia Zaldo del Cuarto Juzgado de Instrucción, la ex pareja de Morales está sospechada de haber cometido el crimen pues varias pruebas e indicios lo incriminan. 

En la vivienda del arrestado, estaba el rodado con el que normalmente se trasladaba el acusado que permanece prófugo. La misma fue incautada por personal policial que, por orden del magistrado, la peritará para hallar rastros que comprometan al buscado. 

Según comentaron fuentes calificadas a este medio, la defensa del familiar se sostuvo en que aquel fatídico viernes -por la mañana- fue la última vez que lo vio a su hermano, cuando dejó el vehículo en su casa. Los motivos por los que dejó la moto en el lugar no fueron dados a conocer, sin embargo despierta las sospechas y pone bajo la lupa el accionar del hermano. 

Mientras tanto, desde la Justicia se informó que el aprehendido declarará en el juzgado cuando el juez lo determine pero lo hará en calidad de testigo y no como encubridor. Una vez hecha la testimonial, Heredia Zaldo será quien resuelva si debe imputarlo o no. 

Por el momento, pareciera que a Valdéz se lo tragó la tierra mientras la Policía está en busca de su paradero. Ahora, un nuevo testimonio lo comprometería (el de su hermano) después de que una vecina lo situara en las cercanías de la escena del crimen y de que su compañero de casa manifestara que mantuvieron una conversación telefónica en la que le habría reconocido que hizo algo malo. 

 

 

Comentarios