Descorazonados

Por el robo a un comedor de Rawson, no podrán darle de comer a 30 niños

Los delincuentes se llevaron todos los electrodomésticos, los cuales son imprescindibles para el funcionamiento del comedor comunitario.  
viernes, 15 de febrero de 2019 · 07:52

Al menos 3 delincuentes atacaron en la siesta del miércoles una parroquia de Rawson y además de provocar un desastre con las donaciones de la gente, robaron varios artefactos que Cáritas utiliza para hacerle de comer a unos 30 chicos carenciados de la zona.

Aparentemente, los ladrones forzaron un postigo que está junto a una puerta y por allí entraron a una ampliación donde estaban guardadas las donaciones y los aparatos. Humberto Arancibia, director de Cáritas de esa parroquia, explicó a Telesol Diario que sustrajeron una procesadora Liliana, 2 freidoras de 3 litros (una Yelmo y Phillips), una cafetera y una garrafa de 15 kilos.

El robo fue descubierto a las 16:30 en la parroquia Nuestra Señora del Valle, ubicada en Juramento y Brasil, en el barrio Congreso, Rawson. Arancibia relató que en una ampliación que construyeron el año pasado junto al templo habían guardado bolsos de consorcio repletas de ropa donadas por la gente y los aparatos que usan para el comedor.

“En 2018 no funcionó el comedor por las obras que se realizaron. Así que guardamos las donaciones y los aparatos en distintos sectores. En marzo estábamos por reactivarlo, porque le damos el almuerzo a unos 30 chicos de entre 6 y 12 años, pero nos topamos con este robo. Es un hecho lamentable y que molesta mucho”, comentó el director.

Los ladrones entraron a la parroquia y fueron hasta esa ampliación. Tras forzar el postigo, abrieron sin demasiados problemas la puerta de ese sector debido a que estaba con la llave puesta por dentro. “Son puertas nuevas y estaban con las llaves por ese motivo”, comentó Arancibia.

Una vez dentro, los delincuentes provocaron un desastre: se ocuparon de abrir cada bolsa con ropa y las esparcieron por el piso. “Tal vez buscaban plata, no sé”, especuló el hombre. Como no hallaron nada de valor en esas bolsas, tomaron los aparatos y la garrafa. Posteriormente del ataque, una vecina de la iglesia vio a tres sujetos escapar con el botín.

“Cuando entré a la ampliación, me topé con un desastre. La ropa tirada por todos lados y el faltante de los electrodomésticos. Revisaron todo. Lo lamentable de todo esto es el daño que le provocan a la comunidad, a los niños sobre todo, porque sin esas cosas no podemos hacerles de comer“, relató Arancibia, dolido.

Por último, el hombre agregó que “hace 3 años que estoy aquí y es la segunda vez que nos roban. La anterior vez fue en 2012, cuando se metieron por el hueco de una chimenea. Le pido a la gente, si sabe algo de dónde están las cosas, le avise a la Policía”

Comentarios