Horrible estadística

El presunto matricidio marcaría un hito en la historia criminal sanjuanina: ¿por qué?

Se trata de la muerte de Liliana Loyola (64). El único sospechoso es su hijo, Juan Eduardo Echegaray (27), quien estaba prófugo de la Justicia hasta la madrugada de hoy. Por Gerardo Bustos.
jueves, 10 de enero de 2019 · 07:05

El posible asesinato de Liliana Loyola (64) podría marcar un nuevo hito en la historia criminal sanjuanina. Es que de comprobarse que fue su hijo, Juan Eduardo Echegaray (27), quien le prendió fuego con intenciones de asesinarla, el hecho sería un matricidio. Este tipo de femicidio se produce cuando un hijo mata a su propia madre.

¿Y por qué podría marcar un hito en la historia criminal sanjuanina? Justamente porque las estadísticas lo avalan: sería la primera vez en la historia policial de la provincia en que se produce un crimen de las características de un matricidio. El día en que, supuestamente, su hijo la quemó fue el 29 de noviembre. Tras más de un mes de agonía, Liliana no soportó las terribles quemaduras y terminó falleciendo en la mañana del miércoles último.

Ese 29 de noviembre, según el relato del hermano de la víctima, Omar Loyola, la mujer se encontraba en su vivienda del barrio Aramburu cuando, en horas de la noche, llegó su hijo a pedirle dinero. "Hacía tiempo mi hermana lo había echado de su casa porque la vivía golpeando cuando no le quería dar dinero", afirmó Omar. Como Liliana no le quiso dar dinero, Echegaray le habría tirado alcohol etílico sobre su cuerpo y, con un encendedor, la incineró.

"Ésto fue la gota que rebalsó el vaso. Este sujeto -por Juan Eduardo Echegaray- le vivía pegando a mi hermana porque no le quería dar plata. Ella trabajaba en el Juzgado de Menores y todos ahí sabían que ella llegaba con varios golpes en su cara y sabían que se trataba de la golpiza que le daba su hijo. Pero ella -por Liliana- prefería aguantarse los golpes y no verlo en el Penal de Chimbas porque sufría más viéndolo preso", aseguró el hermano.

Si bien esta versión pertenece al hermano de la víctima, que según él, también fue develada en algún momento cuando despertó la propia fallecida a su otro hermano, la causa se encuentra en etapa investigativa. Recayó en el Cuarto Juzgado de Instrucción, a cargo del juez Martín Heredia Zaldo, quien desde el 12 de diciembre, cuando sus hermanos hicieron la denuncia en la Comisaría de la Mujer, ordenó la detención del único sospechoso.

Echegaray estuvo prófugo hasta este jueves en la madrugada. Luego de que la Policía hiciera más de 9 allanamientos, lo encontraron a las 2 de la mañana, escondido en un departamento que pertenece a su padre. Durante la búsqueda incluso lanzaron un pedido de detención por INTERPOL, aunque finalmente se encontraba en la provincia. 

Más allá de todo, de ser hallado, el acusado será investigado por Homicidio agravado por el vínculo, delito que lo podría dejar el resto de su vida en prisión. Y de ser encontrado culpable, Juan Eduardo Echegaray se podría convertir en el primer matricida de la historia criminal de San Juan.

 

Comentarios