Exclusivo

Los gitanos acusados de trata, se defienden: “No hicimos nada malo”

La comunidad dijo que la jovencita se vino por voluntad propia de Entre Ríos y que no conocían a la madre de la menor.
lunes, 16 de enero de 2017 · 14:11
Por Natalia Caballero

El caso de la gitanita menor de edad que fue encontrada en San Juan luego de desaparecer misteriosamente de su Entre Ríos natal conmocionó la provincia. Se trata de un hecho complejo, en el que chocan las tradiciones ancestrales de comunidades que residen en el país con las leyes argentinas. Tiempo de San Juan logró hablar en exclusiva con una mujer que integra la tribu con la que compartió cinco años la menor de edad que tiene 2 hijos y está casada. 

Al principio nadie de la comunidad quería hablar. Los gitanos siguen a raja tabla sus tradiciones y les cuesta exponer su forma de vivir con la gente. A pesar de la resistencia inicial, una de las gitanas charló con este medio y entre lágrimas dijo que no tienen nada que ver con la desaparición de la jovencita entrerriana, que la chica estaba por su voluntad y que vivía en una casa aparte con su esposo e hijos. 

"Ya se van a aclarar las cosas. Estamos tranquilos porque sabemos que no hemos hecho nada malo. No conocemos a la madre, ni por Facebook, ni por nada. Ella vive aparte y está acá por voluntad propia”, dijo la gitana que dialogó con este medio, quien no quiso revelar su nombre pero respondió amablemente los requerimientos. 

Los vecinos de la comunidad gitana que vive en Juramento antes de Comandante Cabot (Rawson) los describen como muy sociables, buena gente y tranquilos. Todos los consultados aseguraron que no recuerdan algún miembro de la comunidad involucrado en problemas y los describieron como "excelentes vecinos”. 

La gitanita fue reportada desaparecida hace cinco años por su madre en Entre Ríos. La madre de la chica llegó a la Central de Policía de San Juan informando que había encontrado a su hija a través de Facebook viviendo con una comunidad en Rawson. Los uniformados actuaron de inmediato y dieron con la menor, que no se sabe con certeza si es menor porque los gitanos suelen documentar a sus hijos cuando ya son más grandes. No hubo resistencia, ni tampoco nadie detenido hasta tanto no se averiguara qué había sucedido en realidad. 

Mientras tanto, la gitanita se encuentra en un hogar del Ministerio de Desarrollo Humano junto a sus dos chicos. Han intervenido psicólogos y trabajadores sociales para determinar si la joven se vino por propia voluntad. Las primeras versiones indicarían que sí, que se vino enamorada a San Juan y no mantuvo más contacto con su familia de origen porque el conflicto se dio tras no ponerse de acuerdo por el pago de la dote, que la abonan los padres del novio por tradición. 
Al consultar sobre el tema a la gitana que dialogó con Tiempo de San Juan, ella decidió no contestar. 

Cuando no hay acuerdo de dote, muchas veces la familia de la novia denuncia el caso en la Policía como trata de personas. Suelen encajar los casos porque son menores las involucradas y hay un pago de dinero en el medio aunque las menores no son casadas en contra de su voluntad. Es justamente por este motivo que la investigación del caso la está haciendo la Policía Federal y el Juzgado Federal ya que la trata de personas es un delito federal. 


Qué es la dote

La dote es el patrimonio que la futura esposa o su familia entregan al novio, siendo en muchos casos proporcional al estatus social del futuro esposo. Su significado, según diferentes culturas, bien sería el de contribuir a la manutención de la propia novia o contribuir a las cargas matrimoniales. En todo caso, la dote se otorga al hombre quien la administra durante la duración del matrimonio y de producirse el repudio, la separación o el divorcio tendría que devolverla.

Comentarios

Otras Noticias